Día de la Dinastía Carlista 2014

Desde hace más de 100 años lo carlistas celebran en el día de San Carlos Borromeo el día de la Dinastía Legítima.

Día de la Dinastía Carlista 2014

Día de la Dinastía Carlista o legítima
La Junta Regional Carlista
de Navarra – CTC
le invita a la Santa Misa del
MARTES 4 de noviembre,
festividad de San Carlos Borromeo,
a las 20:00 horas
en la capilla Juan Pablo II de la
parroquia de San Nicolás de Pamplona
(rincón de San Nicolás-Casa Paco)
La Dinastía fiel al pueblo español contra el Liberalismo y la irreligiosidad en la vida social y política, exigió que, si el país estaba  pobre,  viviesen pobremente el rey y sus ministros.
La Dinastía insobornable.

MONARQUÍA DE VERDAD

 

La monarquía de España o las Españas es eminentemente popular. Defendió al pueblo llano, al vecino débil, a la familia, las instituciones sociales y laborales, los sindicatos libres y no politizados, la personalidad municipal y los comunales, la verdadera representación social. Defendió a las llamadas clases trabajadoras -urbanas y rurales-, la propiedad individual, colectiva e institucional, y el salario familiar para que todos los miembros de la familia viviesen dignamente. Se opuso a la desamortización o latrocinio de los bienes de las instituciones asistenciales, municipales y de la Iglesia. Ello es correlativo a su carácter de monarquía católica. Se tomó muy en serio la Doctrina Social de la Iglesia, y también por eso sus reyes fueron admirados y amados, en oposición a la denominada “monarquía” liberal o liberal-socialista, que –mera apariencia de monarquía y sujeta a cambios y recambios tácticos- nada hace, vive del cuento, “reina” con la ley del aborto, y se sujeta sumisa a las grandes finanzas y a los centros del poder internacional. Una caricatura tal de monarquía es lo mismo que una República.
“Ahora, al pobre pueblo se le ha chupado la sangre y dejado desnudo… En cambio, para engañarle se le ha puesto sobre la cabeza una corona… de espinas” (Aparisi Guijarro). RdeA.

“¡Adelante, mis queridos carlistas! ¡Adelante por Dios y por España! Sea ésta vuestra divisa en el combate, como fue siempre la mía y los que hayamos caído en el combate, imploraremos de Dios nuevas fuerzas para que no desmayéis.

Mantened intacta vuestra fe, y el culto a nuestras tradiciones, y el amor a nuestra Bandera. Mi hijo Jaime, o el que en derecho, y sabiendo lo que ese derecho significa y exige, me suceda, continuará mi obra. Y aun así, si apuradas todas las amarguras, la dinastía legítima que nos ha servido de faro providencial, estuviera llamada a extinguirse, la dinastía de mis admirables carlistas, los españoles por excelencia, no se extinguirá jamás. Vosotros podéis salvar a la Patria, como la salvasteis, con el Rey a la cabeza, de las hordas mahometanas y huérfanos de Monarca, de las legiones napoleónicas. Antepasados de los voluntarios de Alpens y de Lácar, eran los que vencieron en las Navas y en Bailén. Unos y otros llevaban la misma fe en el alma y el mismo grito de guerra en los labios”.
“Nuestra Monarquía es superior a las personas. El Rey no muere. Aunque dejéis de verme a vuestra cabeza, seguiréis, como en mi tiempo, aclamando al Rey legítimo, tradicional y español, y defendiendo los principios fundamentales de nuestro Programa”.
Carlos VII, Testamento político, Loredán, 6-I-1897.
Día de la Dinastía, Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra, 4 de noviembre de 2014

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada