Del federalismo a la secesión

Mientras el gobierno español sólo sabe decir ¡Niño estate quieto! para combatir el secesionismo que se avecina, ellos siguen avanzando

Alegoría de España deshecha por el cantonalismo federal.

Alegoría de España deshecha por el cantonalismo federal.

Se está introduciendo en la sociedad por parte de todos los partidos políticos, incluido el PP,  la idea de que “los males políticos” de  España se resuelven con un cambio de la Constitución que ampare el Federalismo. Lo plantean como una idea novísima y regeneradora, pero lo cierto es que proviene de la I República. Repasando brevemente la historia de España desde la I República, nos daremos cuenta de cómo y por quién se introdujo la idea y alguna de las consecuencias que, como siempre, sufrió el pueblo español.

Los afrancesados y masones de las logias clandestinas de España lucharon contra el orden establecido y alborotaron a la población en contra de los Reyes de España, al estilo de la Revolución Francesa, hasta conseguir la proclamación de la Primera República Española en 1873, bajo el lema de Libertad, Igualdad y Fraternidad, el lema de la masonería y de la República Francesa. El resultado de la Primera República Española no pudo traer peores consecuencias para nuestra nación. El 7 de junio de 1873 se debatió en la sesión inicial de las Cortes Constituyentes la primera propuesta que decía: Artículo único. La forma de gobierno de la Nación española es la República democrática federal. Componen la Nación Española los Estados de Andalucía Alta, Andalucía Baja, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja, Cataluña, Cuba, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra, Puerto Rico, Valencia, Regiones Vascongadas. Los Estados podrán conservar las actuales provincias o modificarlas, según sus necesidades territoriales y tendrían una completa autonomía económico-administrativa y toda la autonomía política compatible con la existencia de la Nación”, así como «la facultad de darse una Constitución política» (artículos 92º y 93º). Resultó aprobada al día siguiente con el voto favorable de 219 diputados y solamente 2 en contra, proclamándose ese día la República federal.

Caricatura de la revista satírica La Flaca del 3 de marzo de 1873 sobre la pugna entre los radicales, que defienden la república unitaria, y los republicanos federales que defienden la federal

Caricatura de la revista satírica La Flaca del 3 de marzo de 1873 sobre la pugna entre los radicales, que defienden la república unitaria, y los republicanos federales que defienden la federal

Al tiempo, los federalistas apostaban por un modelo confederal de tipo helvético, constituyéndose directamente en cantones independientes. Los políticos masones y algunos militares, también de la secta, intercedieron en la población fomentando los independentismos regionales, lo que dio origen al antiespañolismo que a su vez, por decirlo brevemente, desemboca en la ridícula Guerra Cantonal, donde muchas ciudades y pueblos se declaran repúblicas o cantones independientes del Estado, rivalizando hasta luchar entre ellas. El gobierno de Salmerón tiene que sofocar con armas esta revolución. Es elegido Castelar presidente del gobierno, firmemente partidario de la República unitaria. Hondamente preocupado por la revolución cantonal, en su discurso de toma de posesión lo expresó así:

“Hubo días de aquel verano en que creíamos completamente disuelta nuestra España. La idea de la legalidad se había perdido en tales términos que un empleado cualquiera de guerra asumía todos los poderes y lo notificaba a las Cortes; y los encargados de dar y cumplir las leyes desacatábanlas (sic) sublevándose o tañendo a rebato contra la legalidad. No se trataba allí, como en otras ocasiones, de sustituir un ministerio al ministerio existente, ni una forma de Gobierno a la forma admitida; tratábase de dividir en mil porciones nuestra patria, semejantes a las que siguieron a la caída del califato de Córdoba”.

A Castelar “le mueven la silla” los radicales, intransigentes y hasta moderados, todos interesados en llevar a España al federalismo. Interviene el general Pavía que harto de la situación en que se hallaba España desaloja el Congreso envía un telegrama a los jefes militares de toda España en el que les pide su apoyo al golpe, que Pavía llamaba “mi patriótica misión”, “conservando el orden a todo trance“; confirma que el ministerio de Castelar […] iba a ser sustituido por los que basan su política en la desorganización del ejército y en la destrucción de la patria. Intentó que se formara un “gobierno nacional”; defendió la república conservadora y propuso al general Serrano como jefe del nuevo gobierno. Estos hechos supusieron el final de facto de la Primera República, aunque oficialmente continuaría casi otro año más, con el general Serrano al frente, nominalmente la República continuaba pero completamente desnaturalizada.

Era la culminación de la estrategia que había diseñado Cánovas desde que asumió la jefatura de la causa alfonsina el 22 de agosto de 1873 -en plena rebelión cantonal. Después de fracasada la Primera República española, los masones frustrados y enfurecidos comienzan a introducirse con más fuerza aún en el ejército español y en los principales partidos revolucionarios y antimonárquicos.

En este período los masones se concentraban fundamentalmente en torno a cuatro partidos: Acción Republicana, 6 diputados, Partido Radical Republicano, 37, Partido Radical Republicano Socialista, 21 y PSOE, 27; es decir, más del 80% de los diputados masones identificados; el resto se encontraban diseminados en otras seis formaciones. Después, debido al fracaso electoral de los partidos Acción Republicana y Radical Socialista, siguen produciéndose constantes discrepancias y sempiternos enfrentamientos entre los masones moderados y los intransigentes.

En 1921 tuvo lugar en Rusia un hecho significativo. En el tercer Congreso de la III Internacional celebrado en Moscú, Lenin y, sobre todo Trotsky propusieron que la adhesión a la masonería fuera prohibida a todo miembro del partido, porque esa organización no representa otra cosa que la infiltración de la pequeña burguesía en todas las capas sociales.[1]

Sello masónico

Sello masónico

La masonería modeló la Constitución de la Segunda República, transformó significativamente la política centralista tradicional en España desde el siglo XVIII y apostó por la descentralización. En ella se encuentra el origen del actual Estado de las Autonomías. Y también parece claro que el catalizador fue la solución del “problema catalán”, a la que los líderes republicanos se habían comprometido en el Pacto de San Sebastián y que, efectivamente cumplieron, ofrecieron y defendieron un Estatuto, frente a una derecha que lo utilizó para reagruparse después del 14 de abril.

El Pacto de San Sebastián imprime ya a la nueva República un carácter regionalista, aunque no será federal. El 17 de agosto de 1930 se reúnen en San Sebastián los principales líderes republicanos, muchos pertenecientes a la segunda gran jerarquía de la masonería, seguramente por ello, acogió muy bien dicho pacto[2]. Diego Martínez Barrios, y otros masones ocuparon diversas carteras en el gobierno provisional. Con la excepción de Alejandro Lerroux, que pertenecía entonces a la Gran Logia española, el resto estaban afiliados al Grande Oriente. Así, Casares Quiroga, Marcelino Domingo, Álvaro de Albornoz y Fernando de los Ríos, ministro de Justicia, pertenecían a la orden. En el segundo gobierno provisional, del 14 de octubre al 16 de diciembre de 1931, entró además José Giral. Se trataba de seis ministros en total aunque algunas fuentes masónicas elevan la cifra hasta siete (quizás incluyan a Manuel Azaña que se afilió en 1932). A esto se sumaron no menos de quince directores generales, cinco subsecretarios, cinco embajadores y veintiún generales.   Por parte catalana[3] asisten a dicho pacto Manuel Carrasco i Formiguera y Jaume Aiguadé, este último representando a l’ Estat Català de Macià.

Aparte de comprometerse a proclamar la República y nombrar un comité revolucionario, los allí reunidos consiguen el concurso del republicanismo catalán a cambio de que la República accediera a “resolver el problema catalán”. Según la prensa, el pacto consistía en la unanimidad de los reunidos en “el criterio de que Cataluña redacte libremente el Estatuto Catalán, sometiéndolo en su día al refrendo de las Cortes constituyentes. En este espíritu federalista de la asamblea se dijo también que el mismo criterio habría de seguirse por lo que respecta a otras regiones con personalidad definida, como son las Vascongadas, Galicia, etc., dentro de la unión perfecta de todas ellas”[4].

Pero el hecho de que el contenido del pacto no se concretara en un texto firmado por los asistentes siempre será motivo de controversia y de su utilización por las derechas, que sembrarán las sospechas de que allí los líderes republicanos se sometieron a las exigencias de los catalanes, por lo que la nueva Constitución ya era prisionera de dichos acuerdos. El debate se encona en las Cortes constituyentes en los primeros artículos del proyecto constitucional.

La comisión[5] había presentado un proyecto que, según su presidente, Jiménez de Asúa, recoge el concepto de Estado integral, desarrollado por Hugo Preuss al redactar la Constitución de la República de Weimar, como superador del unitarismo y del federalismo: “Deliberadamente no hemos querido declarar en nuestra Carta constitucional que España es una República federal… porque hoy, tanto el unitarismo como el federalismo, están en franca crisis teórica y práctica… Después del férreo, del inútil Estado unitarista español, queremos establecer un gran Estado integral en el que son compatibles, junto a la gran España, las regiones, y haciendo posible, en ese sistema integral, que cada una de las regiones reciba la autonomía que merece por su grado de cultura y de progreso. Unas querrán quedar unidas, otras tendrán su autodeterminación en mayor o menor grado[6].

Cataluña, a través del Pacto de San Sebastián, conformó la organización institucional del Estado republicano, la República realizará una acción de “lesa significación política” que atañe al ser histórico de España. El 14 de abril Macià había proclamado la República Catalana como Estado integrante de la Federación ibérica: “De acuerdo con el presidente de la República federal española, señor Niceto Alcalá Zamora, con el que hemos ratificado los acuerdos tomados en el pacto de San Sebastián, me hago cargo provisionalmente de las funciones de presidente del Gobierno de Cataluña”.

Francesc Macià, primer presidente de la Generalidad de Cataluña en la II República

Francesc Macià, primer presidente de la Generalidad de Cataluña en la II República

Pero la interpretación que hace del Pacto de San Sebastián produce desazón en el Gobierno provisional. Y ante los hechos consumados de Macià, que nombró al presidente de la Audiencia, al capitán general de Cataluña y dictó otros importantes decretos, Alcalá acuerda con Macià que tres ministros del Gobierno provisional se desplacen a Barcelona para mirar de coordinar las acciones de ambos gobiernos. El día 17 de abril, Fernando de los Ríos Urruti[7] y los catalanes Nicolau d’Olwer[8] y Marcelino Domingo[9] aterrizan en Barcelona. Después de una larga reunión se conviene  retirar la denominación “República Catalana” y recuperar el nombre de la antigua institución de “Generalitat de Catalunya”. Macià lo expresa así en una nota: la unanimidad “por parte de todos los reunidos, al reconocimiento de la saludable eficacia revolucionaria de los actos realizados hasta ahora en Cataluña, y, por su parte, el Consejo de Gobierno que ha venido actuando desde aquel momento en Cataluña, ha resuelto actuar, desde ahora en adelante, bajo el nombre, de gloriosa tradición, de Gobierno de la Generalidad de Cataluña”.[10]

La República quiere resolver el problema catalán en un sentido liberal, al decir de Azaña, e inscribirlo en un proceso general de descentralización y reconocimiento político de las regiones históricas españolas. Entretanto la campaña contra el Estatuto arrecia. El ImparcialLa NaciónInformaciones o ABC rivalizan en la denuncia. Ortega pronuncia su discurso[11] sobre el proyecto de Estatuto de Cataluña: “para resolver un problema antes hay que preguntarse si tiene solución” y sostiene que “el problema catalán, como todos los parejos a él, que han existido y existen en otras naciones, es un problema que no se puede resolver, que sólo se puede conllevar, y al decir esto, conste que significo con ello, no sólo que los demás españoles tenemos que conllevarnos con los catalanes, sino que los catalanes también tienen que conllevarse con todos los demás españoles… que es un problema perpetuo...”

Azaña pronuncia el día 27 de mayo un denso discurso que puede considerarse como una respuesta al de Ortega en el que empieza afirmando que sí que se puede resolver el problema: “Por primera vez en el Parlamento español se plantea en toda su amplitud el problema de las aspiraciones autonomistas españolas… delante de un texto parlamentario, que aspira, ni más ni menos, que a resolver el problema político… ¿Y por qué no?… El Sr. Ortega y Gasset decía, examinando el problema catalán en su fondo histórico y moral, que es un problema insoluble y que España sólo puede aspirar a conllevarlo… ¿Insoluble? Según; si establecemos bien los límites de nuestro afán, si precisamos bien los puntos de vista que tomamos para calificar el problema, es posible que no estemos tan distantes como parece”, para, al final, afirmar que, aunque resulte una tarea difícil, al Estado corresponde solucionarlo.

Con el paréntesis de la guerra civil y el gobierno unitario del general Franco, se olvida el tema, hasta que con la muerte de éste último, surgen los debates que dieron lugar a la Constitución de 1978 que reabrieron el tema con la creación de las Autonomías, esos 17 mordiscos a la unidad de España; pero los llamados “padres de la Constitución”, dejaron artículos fácilmente interpretables según el interés de cada cual, circunstancia que han aprovechado los separatistas para seguir apretando la tuerca, ya no piden federalismo, sino independencia. Es decir, han dado un gigantesco paso más allá. Y nos preguntamos ¿Apoyados por quién? Estos son los factores o instituciones que lo favorecen:

*La Asamblea Nacional Catalana (ANC), esa plataforma, liderada por Carme Forcadell, madrina del independentismo, tiene una estructura interna tan variada que incluye , más de cincuenta, donde además de masones, hay Esperantistas por Independencia, una sectorial denominada “Francmasones por la independencia”, miembros de los más diversos sectores, incluso un subsector denominado Inteligencia por la Independencia que nos lleva a pensar en un CNI catalán, pero no, agrupa a personas con un coeficiente intelectual por encima del 98% que quieren usar su talento en beneficio de la secesión catalana. Esta información la publica Quim Vendrell en la revista «DivÈrsia» bajo el título “Masonería, catolicismo y laicidad”. Esta revista es editada por la Cátedra sobre Diversidad Social de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), cuyo director ejecutivo es José Luis Carod-Rovira. El mismo que hace años vaticinó que en 2014 se celebraría una consulta sobre la autodeterminación de Cataluña (¿adivino u organizador del tema?). El ex líder de ERC se dedica estos días a recordarlo, reclamando así un reconocimiento público que, de momento, solo se traduce en cargos universitarios. A este respecto conviene saber también que la Gran Logia de España (GLE) medió para que el vicepresidente de Cataluña, Carod-Rovira, se entrevistara con el primer ministro de Escocia, Alex Salmond, el pasado 10 de enero, según revela el periódico El Mundo (09/11/2014). En uno de sus párrafos le decía que “el Gobierno de Cataluña protege a la masonería: algunos hermanos forman parte de él“, explica el rotativo madrileño.

*Òmnium Cultural salió del armario de la mano de Muriel Casals y se proclamó independentista. Según ella, el camino que ha recorrido la asociación no se aleja de lo que han hecho muchos catalanes, que llevaban un independentismo latente y que desde hace un tiempo y por múltiples y variadas razones ha comenzado a manifestarse. Aprovechando este proceso de afirmación de la cincuentenaria asociación, la economista nacida en Aviñón se ha convertido en una de las caras más visibles de la lucha independentista catalana. Encabezando multitudinarias manifestaciones, organizando históricos conciertos y levantando castells, Casals ha contribuido a visualizar el proceso más allá de las fronteras catalanas, y sigue en pie de lucha.

*La Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), presidida por el alcalde de Vic, Josep Maria Vila d’Abadal., alcalde de Vic y presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), rebautizado como José María “Visa” d’Abadal[12] y así lo hacían constar los concejales de PxC en una camiseta que lucían en el último pleno municipal del Ayuntamiento de la capital de Osona. Pero por increíble que pueda parecer, múltiples municipios gobernados por el PP han dado su conformidad a la mencionada Asociación.

Desde la II República se ha observado la transversalidad de la infiltración de la masonería en los distintos partidos, pero en Cataluña quizás la que concentra más miembros dentro de sus filas es ERC. Existen datos sobre altos cargos militantes de Esquerra Republicana de Catalunya relacionados con algunas sociedades secretas: así Mª Ángeles Prats resulta ser gran maestra masona del Derecho Humano, maestra en España de uno de los Ritos de Memphis-Misraïm. También Marta Riera i Franco pertenece a la organización paramasónica “Orden Illuminati” del gran maestre Gabriel López de Rojas. Otro masón es Carles Bonet (senador de ERC); también lo es Josep Bargalló.

La masonería se ha infiltrado en las principales instituciones y partidos políticos de España y está presente en las reuniones internacionales en las que se diseña el orden mundial, pero a pesar de ser una de las organizaciones más influyentes del planeta muy poco se sabe de ella. Hay masones que afirman que en una reunión que tuvieron con el ex presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, este les hizo el toque o saludo secreto masónico y después les confesó que en el pasado se inició en la masonería. Por cierto, en el Club Bilderberg acordaron que se dividiera Canadá en una parte francófona y otra anglófona, y puede que allí alguien también tenga interés en desmembrar España. Yo me pregunto por qué algunos políticos anglosajones están apoyando tanto a Artur Mas”. Esto manifestó el gran experto en sectas don Manuel Guerra Gómez en ABC el 10/11/2012, para quien los responsables de la política actual de España serían varios masones, illuminati y miembros del Priorato de Sión del gobierno catalán que, como hemos visto anteriormente, muchos y muy significados están integrados en Esquerra. Y, al igual que con la independencia de Hispanoamérica o el desastre del 98, la masonería actúa según sus planes establecidos y, sin pausa va quemando etapas.

Así, ya en 2010 el Gobierno Tripartito del socialista José Montilla dió titulares a la Prensa por su relación con la masonería. La iniciativa partió de la propia Generalitat y, según la revista Tiempo, el motivo fue una invitación previa a una reunión que el presidente catalán recibió del gran maestre de una de las principales logias masónicas de Francia, pero como no podía aparecer públicamente así de explícito, fueron invitados a un almuerzo de trabajo por Josep Brunet director de la biblioteca Arús[13], experto en el tema y a su vez masón, quién también convocó a los cuatro grandes maestres de las logias más importantes en España: José Carretero (Gran Logia de España), Jordi Farrerons (Gran Logia Simbólica Española), Antoni Castillo (Gran Orient de Catalunya) y Ana María Lorente (Gran Logia Femenina de España)

2014-11-16 masones

El almuerzo dio como resultado el acuerdo de reunirse cada año y, al mismo tiempo, que las cuatro logias presentarán un informe anual sobre su visión de Cataluña con el significativo título de “Cataluña a la luz de los masones”. Hasta aquí, nada nuevo en las relaciones de la Generalitat. Sin embargo, llama la atención el hecho de que no se apreció el mismo interés por parte del presidente Montilla en celebrar reuniones anuales de ese tipo con todos los obispos catalanes y que, además, éstos le preparen un estudio sobre cómo ven ellos la Cataluña actual.  Nunca lo hizo con el pleno de la Conferencia Episcopal Tarraconense, órgano aglutinador de los obispos catalanes. Es decir, y para que quede claro su proceder: el gran maestre de una logia de Francia puede permitirse llamar a capítulo al entonces presidente de la Generalidad y éste, supongo que por disciplina de la orden, la acata y pide informes a sus hermanos y sólo a ellos para seguir las directrices sin equivocación. Los Iluminados son los que aconsejan, y deciden, desde las sombras, qué es lo que hay que hacer y qué es lo que no hay que hacer en Cataluña.

Mientras el gobierno español sólo sabe decir ¡Niño estate quieto! para combatir el secesionismo que se avecina, ellos siguen avanzando. El 25 de diciembre de 2011, Alerta Digital comunicaba que el taller de la logia masónica del Gran Orient de Catalunya había acogido una conferencia del responsable de actos y presentaciones del Cercle Català de Negocis (CCN), Jorge Millà, sobre las ventajas de disponer de un Estado propio. El acto estuvo abierto al público, por lo que parte de la simbología masónica fue retirada de la sala. No obstante, en los estandartes al fondo de la misma, puede apreciarse lo que quizás sea la próxima bandera catalana.[14]

De nuevo en la biblioteca Arús, centro masónico, que no logia, se desarrolló recientemente otra conferencia a favor de la independencia de Cataluña y cómo no, la presidencia del acto la ostentaban José Mª Casal, coordinador de la sectorial de la francmasonería por la independencia, Carlos Castellanos, vicepresidente de la ANC y Francisco Pallejá, Gran Comendador grado 33 de Cataluña.

ERC se siente con tal fuerza que se permitió avisar a Mas: le dejará caer si no presenta la votación y que si no se atreve, él ya prepara la declaración unilateral de independencia. Se siente fuerte. Cuenta con el apoyo de Ramón Viñals, firmante de un manifiesto por la independencia catalana, diputado por ERC y veterano masón catalán que se presenta a Gran Maestre de la Logia Española[15].

Según diversos analistas políticos los dos partidos mayoritarios (PP y PSOE) están tratando de llegar a un pacto con Mas por el que admitirían un cambio en la Constitución para llegar a un estado federal. Dejando de lado, en este momento, la circunstancia aberrante de que se pretenda llevar a cabo el conchaveo, sin contar con el pueblo soberano, queda patente, una vez más lo “cortitos” que son; no se dan cuenta de que en esta película los “indios” han ganado la batalla y está próximo el The End con un final mucho más concluyente: la independencia. Claro que quizás sea muy magnánima la apreciación que hago, y posiblemente, la inacción de la justicia y de este gobierno colaboracionista, repleto de quinsling[16]  “en el que todas las instituciones del Estado, se han mostrado incapaces de defender lo único que cabalmente justifica su poder: la soberanía Nacional[17], se deba, simplemente, a que no les conviene enterarse porque es posible que aquello que a los españolitos de a pie nos parece una traición de lesa patria, a ellos, al menos a algunos, les sirva para subir de grado en la pirámide.

Se ha celebrado ya la votación simulacro de referéndum catalán y, por si alguno dudaba, creo que queda claro que es una fase de una reforma para destripar a España, pero ni aun el improbable caso de que ello colmara los anhelos catalanistas, por definición los nacionalistas siempre estarán descontentos. No creo que prospere ya el federalismo, claramente van a la independencia. Para contentarlos, la España soberana pero siempre sojuzgada por los nacionalistas, dirigida por un ejecutivo que no ejecuta ninguna ley, se verá de nuevo atropellada. A estas alturas ya no valen recursos ni palabras más o menos altisonantes y demagógicas; el GOC (el que manda en la sombra) lo tiene claro y lo dice: “rechaza la soberanía española a favor de la plena soberanía del pueblo catalán”.

Finalmente, permítanme plantear dos cuestiones:

* Si la masonería española, tan radical, es mayormente dependiente de la que propició la Revolución francesa en 1789 ¿por qué se embelesan con el centralismo que allí goza la nación y en cambio aquí llevan 141 años utilizando todos los medios a su alcance para socavar y, finalmente desintegrar la nuestra?

*Y, teniendo en cuenta que el año 2015 es un año de elecciones  ̶ en mayo las municipales y, si Rajoy agota la legislatura, diciembre para las generales, ̶  será conveniente analizar con mucho cuidado  los movimientos políticos que se produzcan, porque un mes antes, en abril de dicho año, se prevé una cumbre internacional de masones en Madrid ¿Vendrán a dar instrucciones para consumar el golpe de gracia a España?[18]


[1] Ferrer Benimeli, José Antonio: “Jefes de Gobierno Masones” p 313

[2] Juan Simeón Vidarte, uno de los poquísimos masones de altura que ha escrito sobre las maniobras políticas de las logias, lo explica en sus memorias.

[3] En la zona regional nordeste, de los 49 candidatos, 14 fueron masones. Manuel Carrasco i Formiguera fue un ferviente católico, pero Jaume Aiguadé Miró, médico y periodista, masón,  fue alcalde de Barcelona.

[4] La Vanguardia, 19/08/1930

[5] De la comisión parlamentaria eran masones, su presidente, Luis Jiménez de Asúa, el secretario , Fernando Varela y los vocales, Juan Botella, Emiliano Iglesias, Enrique de Francisco y Ricardo Samper.

[6] Diario de Sesiones de las Cortes Constituyentes, 27/08/1931

[7] Maestro masón del Gran Oriente Español, de nombre simbólico Jugan, cofundador del triángulo masónico Alhambra en Granada.

[8] Masón, dirigente de Acció Catalana (1922) y del Partit Catalanista Republicà, fue ministro de Economía en los Gabinetes de Alcalá Zamora y Azaña.

[9] Masón que ocupó importantes cargos de gobierno, Fue cofundador del Partido Republicano Radical Socialista en el que estaban inscritos muchos masones intransigentes.

[10] La Vanguardia, 18/04/1931

[11] En el debate del artº 1º de la Constitución del 4 de septiembre de 1931 donde habló en nombre de la Agrupación al Servicio de la República.

[12] El renombre de “Visa” d’Abadal viene al pelo de la investigación que está realizando la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC) sobre el supuesto mal uso que habría hecho el alcalde de la tarjeta de crédito municipal que tiene a su disposición.

[13] Es una de las bibliotecas más importantes de Europa en el tema del movimiento social y obrero del s. XIX e inicios del s. XX. También cuenta con todo el legado francmasónico importante de Rosendo Arús y otras donaciones de este estilo., como la de Tierno Galván ex alcalde de Madrid.

Rosendo Arús i Arderiu, impulsor de la masonería en la Cataluña del s.XIX, dejó en testamento como herederos a Valentí Almirall y Antoni Farnés, notorios masones de la época, con el objetivo expreso de utilizar el legado para crear una biblioteca pública para  ofrecer conocimientos al mundo obrero. Y así lo hicieron. Unos años tras su muerte, se inauguraba en 1895 la biblioteca en el lugar que había sido su casa. Una biblioteca pequeña, con mobiliario de maderas nobles, a la que se accede a través de una majestuosa escalera, con columnas jónicas a ambos lados y con una réplica de la estatua de la Libertad que da la bienvenida son indicios claros de inspiración masónica, así como el suelo en cuadrícula blanca y negra, y un dibujo de una figura humana con un gorro frigio junto al símbolo por excelencia de la masonería, un compás y una escuadra que quedan encima del escudo de la logia Avant, creada por el propio Arús.

[14] El Gran Maestro, Antoni Castillo, con el dirigente del CCN, Jordi Millà.

[15] La masonería española se habría fijado en un independentista catalán para dirigir la Gran Logia – EcoDiario.es  http://ecodiario.eleconomista.es/sociedad/noticias/5594719/03/14/La-masoneria-espanola-situa-a-un-independetista-catalan-para-ejercer-de-Gran-Maestre.html#Kku8ayooAQqLCnO4

[16] Vidkun Abraham Lauritz Jonssøn Quisling (1887 – 1945) fue un político noruego. El 9 de abril de 1940, facilitó el poder de los nazis en  Noruega al tomar el poder con su ayuda. Se nombró Ministro  presidente en colaboración con las fuerzas de ocupación y lo denominó Gobierno nacional en contraposición existía el Gobierno noruego en el exilio, reconocido por los aliados y cuya sede estaba en Londres. Fue procesado durante la purga legal en Noruega después de la Segunda Guerra Mundial y fue encontrado culpable de los cargos de malversación de fondos, asesinato y alta traición. Fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en Oslo, en 1945. A partir de entonces el término quisling se convirtió en traidor.

[17] José Javier Esparza en La Gaceta.es el 11/11/2014

[18] El Chivato en El Confidencial Digital 11/11/2014

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada