Editado el catálogo de la exposición temporal del Museo del Carlismo sobre el bloqueo de Pamplona de 1874-75

El bloqueo de Pamplona tuvo trágicas consecuencias en la población a causa de la escasez de alimentos y de agua, y por las numerosas bajas que causaron las fiebres tifoideas

Editado el catálogo de la exposición temporal del Museo del Carlismo sobre el bloqueo de Pamplona de 1874-75

El Museo del Carlismo ha editado el catálogo de la exposición temporal Rendir la plaza. El bloqueo carlista de Pamplona (septiembre de 1874 – febrero de 1875) que puede visitarse en el centro hasta el 3 de abril de 2016, dedicada a este episodio de la Segunda Guerra Carlista (1872-1876), que tuvo importantes consecuencias tanto para las operaciones militares en el frente del Norte como para la población pamplonesa.

Durante cinco meses, Pamplona estuvo bloqueada por los partidarios del pretendiente Carlos VII, lo que tuvo nefastas consecuencias en la población a causa de la escasez de alimentos y de agua, y por las fiebres tifoideas que causaron numerosas bajas en la población a causa de las malas condiciones higiénicas.

La publicación se estructura de acuerdo a un detalle que aborda primero una explicación sobre la guerra de asedio, un arte tan antiguo como las ciudades, que paga con enorme sufrimiento la población civil, y que ilustra con ejemplos tan paradigmáticos como los del cerco de Numancia (134-133 a.C.), los sitios de Zaragoza (1808-1809), los de Bilbao (1835, 1836 y 1874), el cerco de Sarajevo (1992-1996) y el propio bloqueo de Pamplona (1874-1875).

Se incluye en este capítulo el tema de los voluntarios de la Milicia Nacional: la partida de Carricaluche, formada en diciembre de 1874, para mantener a los carlistas alejados de los aledaños de Pamplona y hostilizarlos, durante el bloqueo de la capital.

Se abordan luego testimonios del bloqueo de Pamplona entre ellos los recogidos en el álbum Recuerdos de una guerra civil. Álbum del bloqueo de Pamplona, de los hermanos Aniceto y Nemesio Lagarde, perteneciente a los fondos del Archivo Real y General de Navarra. Está formado por recortes de prensa, fotografías, sellos, y muy especialmente, un importante conjunto de dibujos y acuarelas con vistas, escenas y tipos de la contienda, tanto del ejército liberal como del carlista. Los dibujos fueron realizados por Nemesio Lagarde, corresponsal gráfico de guerra, para La Ilustración Española y Americana. La técnica litográfica favoreció enormemente la incorporación de imágenes en la prensa y la aparición de las revistas ilustradas, entre las que La Ilustración Española y Americana ocupó un lugar destacado en su época. El pamplonés Nemesio Lagarde, soldado liberal y corresponsales gráficos de guerra, permaneció en la plaza durante el asedio carlista y remitió a la revista algunos croquis tomados del natural sobre diversos acontecimientos vividos en primera persona.

El catálogo recoge posteriormente un capítulo dedicado a la tragedia del bloqueo y la vida cotidiana, en la que se explica cómo se iban sorteando las penurias con que día a día se encontraban los ciudadanos, lo que se refleja en diversos objetos de la exposición: bandos municipales que informan de las directrices del Ayuntamiento a la población, listas de reclutamiento de milicianos voluntarios, recuentos de animales, provisiones, etc. Este capítulo incluye también referencias a Salvador Pinaquy cuya fundición adquirió protagonismo durante el bloqueo; a la subida de aguas desde el río Arga; a los inventos de la época, y al bloqueo de Pamplona en tono “jocoserio”.

El último capítulo se destina al final del bloqueo de Pamplona con especial atención a la construcción del Fuerte de Alfonso XII, consecuencia directa de este episodio del bloqueo de Pamplona, y del que la exposición muestra una maqueta a gran escala.

Reimpresión de otras publicaciones sobre el Carlismo

 

Además, tras agotarse los ejemplares editados, el Gobierno de Navarra ha reimpreso el catálogo de la exposición temporal Reyes sin trono. Los pretendientes carlistas de 1833 a 1936, celebrada en el Museo del Carlismo en 2012, y el libro de Mercedes Peñalba, Entre la boina roja y la camisa azul. La integración del carlismo en Falange Española Tradicionalista y de las JONS (1936-1942), estudio al que le fue otorgada la ayuda para la investigación sobre el carlismo en 2012.

Visitas guiadas gratuitas

El Museo del Carlismo continúa con la programación de visitas guiadas gratuitas a su exposición permanente.

Durante el recorrido se podrá contemplar las dos nuevas piezas incorporadas a la exposición en el ámbito dedicado al final de las guerras carlistas y a la continuidad de la reclamación dinástica tras Carlos VII. Una de las piezas es el abrigo o capote que completa el uniforme de zuavo pontificio de Alfonso Carlos de Borbón, hermano del pretendiente Carlos VII y cabeza de la dinastía carlista entre 1931 y 1936 que formó parte del cuerpo de zuavos voluntarios que defendieron los Estados Pontificios en 1860. La prenda, de clara inspiración morisca al igual que el resto de la indumentaria de los cuerpos de zuavos, pertenece al depósito del Partido Carlista y se muestra por primera vez al público.

También se ha incorporado a la exposición permanente la espada de honor que una comisión carlista presidida por el duque de Solferino regaló a Jaime III el 15 de enero de 1911, en un acto que tuvo lugar en el castillo de Frohsdorf (Austria), residencia habitual del pretendiente, sucesor de Carlos VII. Se trata de una pieza de valor artístico elaborada por el escultor Eusebi Arnau y el taller de joyería de los Hermanos Masriera, a partir de un modelo de espada de la Fábrica de Toledo. Esta pieza fue depositada en el Museo del Carlismo en 2013 por un particular y formó parte de la exposición temporal titulada “Comprometidos con la Historia”.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada