Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

De Irlanda a Estados Unidos pasando por México: las leyes, los homosexuales y el gobierno de los jueces

Tras un referéndum popular del mes de mayo pasado, el 62% de los irlandeses decidió aceptar que las uniones entre personas del mismo sexo deberían considerarse matrimonio. Era la primera vez que un país aprobaba este tipo de leyes por vía de referéndum. Unas semanas después, el 13 de junio de 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (México) determinó que cualquier ley que prohíba el «matrimonio» entre personas del mismo sexo era anti Constitucional. Apenas unos días más tarde, el 26 de junio, el Tribunal Supremo de Estados Unidos hizo lo mismo.

La convergencia cronológica con que ha avanzado la aceptación jurídica de las uniones entre personas homosexuales como derecho bajo la denominación de «matrimonio» plantea algunas cuestiones que, en medio del revuelo mediático, aíslan consideraciones de no poco valor común.

La importancia de estas determinaciones radica en que sientan jurisprudencia: a partir de este momento no se puede ir legalmente contra lo decidido por los jueces y cualquier ley anterior o posterior contraria es, por eso mismo, inválida. En el caso de México y Estados Unidos esto es especialmente preocupante. En México había iniciativas estatales de ley que iban camino a referir exclusivamente el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer. En los Estados Unidos había 34 estados cuyas legislaciones circunscribían el matrimonio únicamente a la unión entre un hombre y una mujer.

La problemática ulterior de jurisprudencias como las los Tribunales Supremos de México y Estados Unidos es que las leyes «hacen cultura» y la cultura facilita la aceptación social de las cosas; es decir, actos como los emanados en los dos países aludidos fomentan una mentalidad que, no sólo a largo plazo, deriva en el pensamiento generalizado de que algo es bueno por el mero hecho de que las leyes lo permiten.

Esos actos de jurisprudencia, por otra parte, van en contra de lo que aparentemente quieren defender: los derechos civiles. La razón de esto es que obligan a otra parte de los ciudadanos a actuar contra sus propias convicciones. ¿Cómo?

Publicidad.

Piénsese, por ejemplo, que visto que ahora existen estas normas se puede pedir que ese tipo de «nuevos derechos» pasen al ámbito educativo de manera que los niños aprendan en las escuelas que el matrimonio es una cosa que va contra las convicciones de los padres, primeros educadores y responsables de la educación de sus hijos. Y si los padres no están de acuerdo puedan llegar incluso a perder la patria potestad de sus hijos. O piénsese en algo no menos real que ya es una cuestión candente en Irlanda: en ese país las bodas contraídas en las iglesias católicas tienen efectos civiles. Bastaría que una pareja del mismo sexo se presentara, pidiera que los casaran, el sacerdote se negara y posteriormente sea denunciado por ir contra las nuevas leyes. Más común es hoy en día la intolerancia del activismo homosexual que llega a exigir, con la ayuda de las leyes y bajo el pretexto de la homofobia, el silencio de todo aquel que piense distinto en este campo.

Puede leer:  Los cuerpos sociales intermedios en la Rerum Novarum.

Es verdad que el caso irlandés ha sido un paradigma en cuanto que ha sido la primera vez que los ciudadanos se decantan mayoritariamente a favor de una opción que mina las bases de la sociedad: el matrimonio natural. Pero se pierde de vista que se trata más bien de una excepción: en los Estados Unidos, por ejemplo, 30 de los 34 estados que sólo aceptaban el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer lo habían hecho por vía de referéndum. De esta manera, no parece muy justo hablar del respeto a la voluntad popular de los irlandeses y no pedir lo mismo para los estadounidenses. Por lo demás, ¿puede ser la popularidad de determinado tema el criterio de verdad que debe estar a la base de una ley? Puede ser que en algunos casos popularidad y verdad estén en sintonía pero no puede darse por supuesto. El nazismo, ejemplo real del siglo pasado, fue una realidad popular en su momento.

Finalmente, tampoco resulta muy democrático que en sociedades donde el sufragio universal es una realidad consolidada sean los jueces los que, por encima de la voluntad de los ciudadanos, ya expresada por medio de sus congresistas, ya por medio de referéndums en los que ellos mismos participan, decidan la vida social de países enteros en cuestiones que exceden el ámbito de la legislación positiva pues se trata de la naturaleza humana. Se está pasando cada vez más al gobierno de los jueces.

Es comprensible que este avanzar del homosexualismo político no se detenga en este ámbito: que en muchos países estas parejas ya puedan adoptar o acceder a medios como la fecundación asistida (muchas veces con subvenciones del gobierno, es decir, con los impuestos de todos los ciudadanos), es sólo un botón de muestra.

Publicidad.

El editor le recomienda

Cómo estabilizar la economía, generar crecimiento y dar solución a los problemas sociales de la Arge...
El despertar de la hispanidad
Substancia y accidente en la sagrada Hostia
«El milagro de la Iglesia es sobrevivir cada domingo a millones de pésimas homilías»
La razón humana y los sesgos cognitivos.
Del enemigo el consejo
¿Cuál debe ser la postura de los católicos en relación a los delitos cometidos por quienes se hallan...
Liberalismo y reducción de la cultura al know-how
“Cristianos reaccionarios”: sobre la construcción de una imagen enemiga
¿Habrá que cambiar los mapas de La Palma tras la erupción?
El plan de Bill Gates a favor de las vacunas y el aborto para frenar el crecimiento de la población
Las tácticas de propaganda de la izquierda (que deberíamos imitar)
¿Qué tal si superamos la dicotomía, izquierda-derecha en la política de hoy?
Las causas culturales de la victoria de los talibanes en Afganistán
“Para la salvación pone muros y murallas”: fronteras protectoras desde un punto de vista bíblico
Identidad de la ideología política como pseudorreligión anticristiana
Monseñor Schneider advierte del creciente comunismo cultural en Occidente
Soros: primero España, luego Europa hasta el NOM
La postura en relación a la ideología de género de liberal-conservadores como Agustín Laje y Nicolás...
Metaverso, una zancada hacia el Mundo Feliz
¿Qué pasa con la fusión? ¿por qué no se habla de ella? ¿por qué pienso que se oculta el inminente IT...
Posibles escenarios del conflicto entre la República Popular China y Taiwán
Crítica a las ciudades modernas
Macron pide la creación de un ejército europeo... ¿Y ahora?
Anális y Actualidad
Escrito por

‘A&A’ Análisis y Actualidad es un periódico electrónico de actualidad general para medios de comunicación editado en Roma, Italia.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Videos

La ideología de género, y el homosexualismo siguen apretando el acelerador para hacer pasar como normal lo que no lo es. Ahora es el...

Análisis

Laje y Márquez tienen una mirada de la ideología de género sesgada por el liberalismo y reduccionista.

Videos

Cada día queda más claro que debemos renunciar a comprar productos de las grandes multinacionales.

Actualidad

La pregunta de una niña a su madre que revela el adoctrinamiento en las escuelas

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box