Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Textos

El molde socialista y la reivindicación humana

La sociedad liberal y la sociedad socialista o totalitaria tienen en común el carácter extrínseco respeto del hombre concreto.

En el socialismo moderno, El Estado (que es, como para el liberalismo, la única estructura de la sociedad) traspasa la función en cierto modo pasiva de guardián del derecho para convertirse en factor activo de organización y provisión de servicios. Pero el socialismo continúa concibiendo a la sociedad como algo extrínseco al hombre mismo (un hábitat teóricamente perfecto) que el Estado, como suministrador y asegurador universal, ha de construir mediante la recíproca adaptación de ese medio social al hombre (teórico) y del hombre (concreto) al medio organizado.

Aunque diferentes, la sociedad liberal y la sociedad socialista o totalitaria tienen en común ese carácter extrínseco respeto del hombre concreto. La una es orden de convivencia, salvaguardia del derecho. La otra es instrumento provisor de servicios y seguridades, incluso un habitáculo técnico que se forja mediante la organización y la adaptación dirigida. Pero el hombre mismo –cada hombre- no intercambia su ser ni se proyecta en ninguna de ellas.

Frente a tales concepciones de fondo racionalista, la auténtica reivindicación humana se expresaría en un impulso, que, según sus diversos aspectos, podríamos llamar corporativismo, institucionalismo o comunitarismo histórico. El orden social no se cifraría para él en crear o mantener un poder racional y neutro que vele sólo por la libertad de los individuos o que les provea de medios y seguridades.  Sino que, al contrario, consistiría en recuperar mediante el compromiso y la domesticación el universo existencial de grupos y de instituciones que conferían sentido histórico, cordial, a la vida colectiva de los hombres,  y la defendían a la vez de las supercreaciones del Estado racionalista planificador. Así pudo escribir en uno de sus últimos libros: la verdadera liberación del hombre se ha apoyado siempre en las realidades más concretas: la familia, la profesión, el municipio, que transparentan en sus límites el ser, el corazón vivo de las cosas y de los hombres”. Tal es el fin, la idea de Saint Exupéry que concibe a la Ciudad como el navío o la mansión de los hombres, “comunidad de lazos, de recuerdos, de esperanzas, donde cada paso y cada tiempo tiene sus sentido”.

Compromiso, domesticación [approivoisement] y corporativismo histórico vienen a ser así los correlatos ideológicos de los que en el siglo racional fueron el individualismo, la actitud estética y el liberalismo.

Publicidad.

Rafael GAMBRA | Madrid (1920 – 2004) – Fragmento deEl silencio de Dios. Criterio Libros. Madrid, 1998, pág. 47 a 49.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

RAFAPAL: EL CARLISMO

Publicidad

Análisis

El revolucionario solo siente amistad y simpatía a aquel que ha demostrado con sus actos que es servidor de la Revolución.

Opinión

¿A qué clase de libertad se refiere la señora Ayuso y el PP?

Análisis

El catolicismo social exige dejar atrás la acumulación de capital como fin último de cada empresario y de la economía como un todo, para...

Opinión

Ninguno propone lo que hay que proponer e informa a la ciudadanía de lo que hay que abordar con urgencia.

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box