Opinion

¿Una Covadonga “multicultural”? Nos tienen en frente.

Más que los Picos de Europa, esa mole que ayudó a frenar la islamización de Europa, fueron los pechos de aquellos godos, astures y cántabros.

Por encima de ideologías y sectarismos, el Santuario de Covadonga siempre ha sido un lugar muy querido por los asturianos, el que más. En un enclave hermosísimo, los corazones de los astures –y también de los cántabros y de todos los demás españoles- vibran, allí se conmueven desde lo más hondo, despiertan en espiritualidad, la que emana el Sitio, y reverdecen los ánimos ante los ecos de los hechos de armas que allí se dieron. Más que los Picos de Europa, esa mole que ayudó a frenar la islamización de Europa, fueron los pechos de aquellos godos, astures y cántabros (españoles todos ya, unidos por un enemigo común) los que hicieron una muralla de carne y espíritu ante la barbarie afro-árabe.



Esta semana, una consejera izquierdista del Gobierno del Principado de Asturias ha hablado de una celebración (2022) que re-significará Covadonga no ya en términos militares ni católicos, sino en términos de “encuentro de civilizaciones”. La cursilería de llamar “encuentro” de civilizaciones a un verdadero “choque de armas” acaecido en el siglo VIII sería inofensiva si no se tratara nada más que de una trasposición de la zapateril y masónica “Alianza de las Civilizaciones” a esta vieja Batalla en las montañas norteñas de España. Pero mucho nos tememos otra cosa: esta maniobra es el inicio de una verdadera ofensiva social-podemista para arrancar nuestras señas de identidad más preciosas y preciadas, las señas guerreras, cristianas, y extirpar también el recuerdo de la voluntad de aquellos pechos generosos que, con ayuda de la Santina, esto es, con aliento divino, frenaron el paso de aquel imperio feroz que con fanático celo mahometano traía la esclavitud, la pederastia, la opresión y la desnaturalización a todos los hispanos y europeos. A la izquierda asturiana gobernante en esta su taifa a que han reducido el Principado, no le mueve más que un acercamiento al calor arábigo de los petrodólares y una sustitución de la identidad astur e hispana, desviando nuestro ser y sustituyéndolo por un sucedáneo multicultural que desafía la verdad de los hechos históricos y ofende nuestra memoria y orgullo. Poco a poco, de aquí a 2020, se levantará un alto muro que contenga esta burda ingeniería social, llena de mentiras, repleta de intereses bastardos. Hacen falta una, cien, mil nuevas Covadongas, y uno, cien, mil nuevos caudillos que tomen la espada y la Cruz de Pelayo.

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 
Carlos Blanco

Carlos Blanco

Carlos Javier Blanco, asturiano, Doctor en Filosofía. Autor de diversos libros como "La Caballería Espiritual", "La Luz del Norte", "Oswald Spengler y la Europa Fáustica", "De Covadonga a la Nación Española".

Comentario

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descarga gratuita

Boletín mensual

Recibe gratis La Tradición de la Hispanidad

Mantenemos tu datos en privado.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Libros