Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Actualidad

Coronavirus en China: el testimonio presencial de un sacerdote

Un sacerdote católico chino, el Padre Shanren, relata su testimonio sobre la primera semana de una epidemia de neumonía aguda causada por un coronavirus. Su historia refiere varias escenas de pánico causadas por la emergencia médica en China, agregando al final una consideración sobrenatural.

“En la tarde del Año Nuevo chino -24 de enero de 2020- se me ordenó cancelar la misa programada; en ese momento, todavía no estábamos al tanto del coronavirus de Wuhan. Cuando se supo la noticia, la epidemia ya se había extendido por todo el país.

“El alcalde de Wuhan declaró que cinco millones de personas ya habían abandonado la ciudad. Como es de esperar, el miedo al contagio es tan grande que muchas personas temen estar en contacto con la gente procedente de Wuhan.

“Actualmente, las personas infectadas están en cuarentena. Desafortunadamente, a través de Internet se pueden ver muchas reacciones agresivas, como aquellas de los pacientes aterrorizados que arrancan los trajes protectores y los cubrebocas de las enfermeras, gritándoles: “¿Por qué solo ustedes tienen protección? Si hemos de morir, ¡moriremos juntos!”.

“También, continúa el Padre Shanren, se pueden ver bloqueos que aparecen aquí y allá en las carreteras (…). Hay quienes colocan banderolas frente a las casas de los enfermos, otros usan pedazos de madera para bloquear la entrada de los vecinos. Para muchas personas, los pacientes de Wuhan ya no son seres humanos; se han convertido en sinónimo de virus”.

Publicidad.

Y el sacerdote se pregunta si la enfermedad no es también un castigo divino contra la política religiosa implementada por el Partido Comunista chino: “reflexionemos esto, hace un mes, el 24 de diciembre, el Partido Comunista pidió a los chinos boicotear las celebraciones extranjeras, abstenerse de celebrar la Navidad y apoyar los días festivos patrióticos… Por desgracia, un mes después, el 24 de enero, ocurrió la catástrofe de la epidemia: rechazamos la paz de la Navidad que Dios nos regala gratuitamente y ahora estamos pagando un alto precio por ello”.

El sacerdote católico concluye seriamente: “Debemos temer a Dios, y rezar por los chinos. Imploramos la infinita misericordia de Dios para que todo se resuelva pronto y lo antes posible”. Una invitación urgente a la conversión.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Revista gratuita

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Observatorio Familia y Vida

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

LIBRO

Carlismo para principiantes

Revista Tradición Viva

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Rafapal: El carlismo

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Actualidad

Cada día resultan más evidentes los intereses chinos en tierras hispanoamericanas.

Opinión

Si queríamos ver lo que supone vivir en una narco-dictadura sanitaria con elementos comunistas y masónicos globales… Aquí está.

Opinión

Pero yo, que soy un tío terco como una mula, y a medida que pasa el tiempo más terco me vuelvo, sigo dudando, qué...

Miscelánea

En la misiva, Dickens le daba las gracias al doctor por alertarle sobre el brote de difteria que se había producido en Boulogne-sur-Mer, en...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.