Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

Cuando pase el tiempo

De las urnas no ha salido la creación de un nuevo orden social y nadie tiene derecho ni conseguirá enmascarar su ansiada ingeniería sociológica por esta causa en medio de la lucha y neutralización de un coronavirus al que, cuando el tiempo pase, habremos vencido.

Imagen Pixabay

Cuando el tiempo pase, recordaremos este triste episodio humano en que tantos enfermaron y tantos otros murieron. Cuando el tiempo pase, con la necesaria perspectiva, investigación y aclaración de los hechos, se sabrán las respuestas –aunque nunca todas- a tantas preguntas que nos presionan y agobian. El papel de Wuhan, sus parcialmente misteriosos laboratorios, las cifras de China, su veracidad y el comportamiento de sus autoridades, la insólita ausencia de contagio en Pekín o Shanghái, la rápida y muy considerable propagación del virus en el norte de Italia, la inmediata irrupción en España, Francia y también en USA, la bajísima incidencia en Rusia, la moderación del comportamiento de la pandemia en el norte europeo –salvo Bélgica- en relación a los países mediterráneos, la buena gestión en Alemania, los buenos resultados de Suecia sin apenas tomar medidas, las frustradas bravuconadas ante el virus del premier Johnson en Reino Unido, la seriedad y control de daños en Portugal o el intenso estallido irrefrenable de la covid-19 en nuestro país y las respuestas gubernamentales ciertamente desgraciadas por la innegable resistencia de un muy agresivo virus y la cadena de errores fatales, muchos de ellos probados y otros tantos de dudosa justificación.

Cuando el tiempo pase también dejará de ser el estado de alarma y las excepcionales condiciones para gobernar con poderes casi absolutos de un Gobierno que no parece haber perdido de vista en ningún momento determinados intereses políticos emborronando su toma de decisiones. Cargar de ideología los análisis, intervenciones públicas y muchas decisiones, es abundar en los fiascos de compras millonarias de material averiado, el retraso para adquirir material imprescindible o la inexplicada concurrencia de los expertos y el secreto ilegal de sus nombres. Tampoco, cuando el tiempo pase, dejarán de saberse las razones y detalles de la importación de instrumentos sanitarios a través de empresas o intermediarios a los que se documentó a posteriori, la inexistencia de adquisición de éstos a empresas españolas que venden en el exterior o la luctuosa y empírica dejación médico-hospitalaria de los usuarios de las residencias geriátricas, que no son unidades médicas ni sanatorios, ni pueden serlo.

Cuando el tiempo pase se descartarán muchas fotografías tomadas alevosamente sin perspectiva para que los viandantes con permiso temporal puedan aparecer sin la famosa distancia social y así poder ser objeto de reproche por parte de autoridades y otros espontáneos colaboradores. El binomio prohibición-coerción de conductas hasta aquí habituales y parte esencial de los derechos y libertades individuales nos ha llevado ciertamente a reacciones –a veces peregrinas- e indignación de unos por conductas de otros cuya evaluación se ceba las más de las veces en la “otredad” y la incomprensión. Mejor no escarbar en las razones para justificar tanta multa o tanta insistencia motivada en que “nada volverá a ser como antes”, en vez de empeñarnos con decisión y paciencia en recuperar lo antes posible nuestro estilo de vida. De las urnas no ha salido la creación de un nuevo orden social y nadie tiene derecho ni conseguirá enmascarar su ansiada ingeniería sociológica por esta causa en medio de la lucha y neutralización de un coronavirus al que, cuando el tiempo pase, habremos vencido.

Publicidad.

COMPARTE


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Publicidad.

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Opinión

El Ministro Marlaska se declara incompetente en sus funciones.

Opinión

El resultado de toda esta evolución en los usos y costumbres internas del sistema norteamericano conduce a una clara pérdida de prestigio y calidad...

Opinión

Lo más grave, sobre la violencia callejera como forma absurda de protesta, es que personas que ni siquiera participan en los hechos la justifiquen.

Opinión

Los católicos chilenos experimentan una peligrosa orfandad de líderes.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.