Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Análisis

Putin, “el rara avis” y Santa Sofía islamizada

Putin, para algunos defensor de la cristiandad, y enemigo del Nuevo Orden Mundial.

Imagen Pixabay

Un estupendo sacerdote argentino, el P. Olivera Ravasi, decía hace poco en su blog “quenotelacuenten.org” que Putin es un fenómeno extraño porque no parece político, es una rara avis, que  habla claro y sin vueltas. Para demostrarlo, cuelga el vídeo que ponemos a continuación, está traducido, así que no hay problema de falta de comprensión.

Habla de valores morales católicos con tanta firmeza que muchos católicos del mundo están mirando con beneplácito a Rusia re-cristianizada. Porque hoy Rusia es la única potencia mundial que promueve el cristianismo y combate el aborto, la eutanasia, el matrimonio homosexual, etc., todo aquello que la Europa progre acepta, alaba e impone. Algunos quieren achacar este giro espectacular de Rusia, a la influencia de los mensajes de la Virgen en Fátima hace 103 años, repetido posteriormente hace 30 años en Medjugorje, que enfatizan la conversión de Rusia.

Esa es quizás la explicación por la que muchos católicos del mundo están mirando con simpatía el efecto de esa Rusia re-cristianizada. Al mismo tiempo otros cristianos miran a Putin con desconfianza, quizás tanta o más que a los líderes de occidente. Piensan, quizá echando la vista atrás, hacia su pasado, que su énfasis cristiano es una estrategia de poder y que en realidad es un enemigo de la libertad y del cristianismo. Putin fue un agente del KGB ruso, conoce todos los secretos de inteligencia y no podemos tener mucha confianza en sujeto así; sin embargo, sí parece esperanzadora su evolución en algunos aspectos, porque da la sensación de que se está desmarcando del acuerdo de reparto que tenían los illuminati para su NUEVO ORDEN MUNDIAL.

Desde el fin de la URSS comunista, Rusia ha pasado por varias fases, ha sufrido directamente, la guerra de los mercados, de la misma forma que ahora en España, pero los rusos se han sabido reponer, y ahora son otra vez la potencia mundial que fueron entonces, sus riquezas naturales y condiciones se lo permiten.  Vladimir Putin, ahora tiene pleno control de Rusia como Primer Ministro. Los rusos terminan de votar un gran paquete de enmiendas estratégicas a la Constitución de Rusia. La mayor reforma a la Ley Fundamental desde el derrumbe de la URSS diseña un país más conservador y nacionalista en el que la patria, la familia y la fe en Dios se ve reforzada, blinda en Rusia el matrimonio igualitario y tradicional, al introducir en la Constitución que el matrimonio es la “unión entre un hombre y una mujer” y remarca que los niños deben ser la máxima prioridad del Gobierno.

Publicidad.

Conviene aclarar, sin embargo, que no todo es positivo en dicha reforma, porque por ejemplo, el Parlamento ruso sale debilitado de esa reforma constitucional, la oposición está férreamente maniatada y aquél que ose enfrentarse a Putin, puede ocurrirle lo que a Alexander Litvinenko asesinado con polonio-210 en Londres en 2006 que le produjo un síndrome agudo de radiación del que no sobrevivió. Otros disidentes también desaparecieron por distintas causas. El último, el de Serguei Furgal, uno de los pocos gobernadores de la oposición que resultaron elegidos en las regionales de 2018, detenido al ser acusado de organizar los asesinatos de dos empresarios en 2004 y 2005, lo que ha motivado una impresionante manifestación en Jabarovsk, capital de su gobernación. El periodista Ivan Golunov, que esquivó la cárcel el año pasado tras demostrarse que las acusaciones contra él eran un montaje policial, denuncia nuevas presiones sobre los medios independientes rusos y asegura que “La gente tiene más miedo a escribir la verdad que hace 10 años”.

Sin embargo, con todo, la más peligrosa de las enmiendas a la Constitución (por la que suspiran implantar en España los socialcomunistas que nos gobiernan) es aquella que permitirá a Putin que con sus 67 años, vuelva a presentarse otras dos veces; de modo que podría permanecer en el poder hasta 2036. Parece que los rusos, acostumbrados al “padrecito” Stalin, quieren perpetuar la autoridad del “padrecito” Putin, quien, aunque les coarta las libertades, tiene algunos rasgos positivos de los que carecía el primero.

Esos son los rasgos, por los que algunos creen insincera su evolución, pero lo cierto es que desde hace tiempo Putin maniobra tratando de construir una fuerte nación cristiana. Ya en 2008, en un mensaje televisado en Navidad, dijo:

 “La Iglesia Rusa Ortodoxa contribuye a la promoción de los valores morales en nuestra sociedad. No deberíamos dibujar una línea separadora entre cultura y la iglesia. Por supuesto, la iglesia está separada por ley del estado en nuestro país. Pero en el alma y la Historia de nuestra gente están unidas, siempre lo ha estado y siempre lo estarán”.

Publicidad.

De modo que la Rusia de Putin es ya la segunda Nación más cristiana de Europa después de Polonia; −no hablaremos de España que ya nos gustaría que el dúo gobernante demostrara el más mínimo respeto a la Iglesia y a las tradiciones−. En Alemania, el 30% de los católicos alemanes están pensando abandonar la Iglesia y  entre los luteranos el porcentaje es del 24%; no obstante, y como es lógico, los países con menos católicos son los que sufrieron la  terrible dictadura comunista, quizá por ello, por lo que puede tener de ejemplar la nueva actitud del gobernante ruso, es esperanzadora su actitud, al menos en los siguientes aspectos:

No podemos dejar de destacar su decidida postura contra la masonería. En este momento, lidera la resistencia contra el Masónico Nuevo Orden Mundial y ha emitido una orden de arresto contra el terrorista financiero George Soros porque los servicios de inteligencia rusos han señalado a éste por usar derivativos for using, (derivados financieros “cross-collateral”) suecos y daneses en moneda extranjera con el propósito de atacar la Bolsa Rusa. Soros usa estos derivados a través de bancos de Luxemburgo que violan los términos del acuerdo bancario Basilea II[1]con su actuación, Putin libró a Rusia de un colapso total económico y social. El Premier ruso se ha entrevistado recientemente con el Jefe de la Reserva Federal Bernard Bernanke, dejando claro que la Federación Rusa no aceptará que gente como Soros cometan actos criminales en los mercados de derivados y en Finanzas, que es lo que ha llevado en todo el mundo a la desestabilización social y al propio enriquecimiento del magnate e inversor financiero​ húngaro, de origen judío naturalizado estadounidense.​

Pretende además que los EE.UU reflexionen sobre lo que han permitido a los Rothschild hacer en su propio país con las últimas algaradas. Así que advierte que cuando vean protestas contra Vadimir Putin, recuerden que están probablemente dirigidas por los Rothschild intentando una vez más controlar Rusia. Así que también ha prohibido la entrada en Rusia a Jacob Rothschild y a su familia, “bajo ninguna circunstancia”. Esta medida se inscribe en la actitud de rechazo del mandatario ruso hacia los planes del Nuevo Orden Mundial, del que la familia Rothschild es uno de sus principales nutrientes, al considerar que ha puesto en peligro la seguridad rusa y porque pretende desestructurar profundamente y destruir el alma colectiva de los pueblos, y con ello su capacidad de resistencia. Todo eso después que el multimillonario Jacob Rothschild calificara al líder ruso de “traidor al Nuevo Orden Mundial” y este contestara que su país, Rusia, emprendía un combate contra el llamado Nuevo Orden Mundial.  “No son los dueños del mundo y no pueden tener carta blanca para hacer lo que quieran. Si no nos enfrentamos a ellos, querrán intimidarnos y someternos cada vez más”, agregó. También dijo que los Rothschild no pueden ser “una soga atada al cuello de la economía rusa”.

Otro aspecto importante y sorprendente, conociendo su trayectoria histórica, es la variación en la actitud del gobierno ruso como ha sido el acercamiento de la Iglesia y el Estado que se intensificó por dos hechos: la elección en 2009 de Cirilo, obispo de Smolensk, como Patriarca de Moscú y de toda Rusia, y el retorno al poder de Putin en 2012. “Hemos dejado atrás la ideología soviética y no hay retorno”, dijo Putin en un memorable discurso el 19 de septiembre de 2013.” “Está claro que el progreso es imposible sin lo espiritual, cultural y la autodeterminación nacional. De otra manera no seremos capaces de soportar los desafíos internos y externos, y no podremos tener éxito en la competencia global”. Añadió: “Mucha gente de los países europeos están avergonzados y tienen miedo de hablar de estas convicciones religiosas. Las fiestas religiosas se están eliminando o se les está cambiando el nombre, escondiendo la esencia de la celebración”. Exactamente. Es lo que está pasando en, por ejemplo, la antiguamente católica España, donde no solo se han suprimido fiestas de santos patronos, sino que, con la complicidad de la pandemia, han suprimido hasta la festividad del Cuerpo de Cristo y las tradicionales procesiones con que se le adoraba y hasta trivializan el acto de recibir la Eucaristía, porque al “olvidar” la transubstanciación, obligan a recibir en la mano como si fuera una galletita y de pie, no de rodillas, porque hay que ir rapidito.

Publicidad.

¡Qué diferente actitud la de Putin! Mientras aquí en España, estos neocomunistas conversos intentan por todos los medios desintegrar la nación, el premier ruso en aquella famosa alocución de septiembre de 2013, hizo un llamado a la población rusa para fortalecer una nueva identidad nacional basada en los valores tradicionales, como los que posee la Iglesia Ortodoxa, advirtiendo que el lado oeste del país estaba enfrentando una crisis moral. El lado oeste, el fronterizo con la Europa progre y descreída porque quizá no tuvo en cuenta al llamado grupo de Visegrado[2], que también intentan cambiar los modelos que tan ampliamente han introducido las distintas ramas de la secta.

Al parecer, lo que quería Putin era impulsar a su pueblo ruso a retornar a la fe de sus padres, sobre todo ante el espectáculo de una Europa que parecía querer olvidar sus raíces católicas. No deja de resultar sugerente y terriblemente envidiable, que en el año 2012 Putin haya pedido ser bendecido con la imagen de la Virgen de Tiflin, costumbre que tenían los zares de Rusia a partir de Iván el Temible. En España, el socialcomunismo rampante permite, con la disculpa de libertad de expresión, los más atroces insultos a las imágenes más sagradas. Insultos que, por supuesto, no tolerarían ni sería de aplicación lo de la libertad de expresión, si los dicterios fuesen dirigidos contra ellos.

En el mismo discurso al que acabamos de aludir, se animó a decir: “Rusia es uno de los últimos guardianes de la cultura europea, de los valores cristianos y de la verdadera civilización europea”. Fustigó a continuación a esa Europa que renuncia a sus raíces. De hecho, Rusia ha conocido un reflorecimiento religioso tras la caída del comunismo, en su afán de restaurar la Rusia tradicional, que nació cristiana y patriótica. En efecto, su país vive un profundo renacer de la religión allí tradicional, la llamada Ortodoxa. Este renacimiento parece un verdadero milagro luego de las más de siete décadas de comunismo soviético en el curso del cual millones de cristianos, ortodoxos y católicos han sido asesinados o apartados de practicar su religión. Actualmente se asiste en Rusia a un admirable retorno, sobre todo a la liturgia. La Pascua sigue siendo la más importante celebración de la Rusia moderna como bien lo prueban las iglesias llenas de gente de todas condiciones que van allí a rezar y a confesarse. Es de suponer que los sacerdotes ortodoxos también tendrán su mérito; en España hay que buscar con lupa iglesias con confesonarios ocupados con sacerdotes dispuestos a ejercer una de sus funciones más importantes.

El 4 de julio de 2019, Putin visitó por sexta vez el Vaticano: en dos ocasiones con Juan Pablo II y una tercera con Benedicto XVI y tres con el Papa Francisco. Es el jefe de Estado que más veces ha sido recibido por el Papa Francisco aunque el líder ruso no llegó con una invitación formal para que el Pontífice viaje a Rusia, visita que sería histórica ya que ningún líder de la Iglesia católica ha pisado nunca antes el país. Le regaló el preciosísimo icono de la Virgen Madre de Dios, Nuestra Señora de Vladimir, el más venerado en Rusia.

Por último hablaremos de la valiente defensa que la Iglesia ortodoxa  y la Duma (Parlamento ruso) ha hecho para que no se trastocara la consideración actual del edificio de la Basílica de Santa Sofía de Constantinopla, empeñado en ello el presidente turco. En dicho templo los fieles cristianos adoraron a Dios durante los 900 años en que albergó y fue la sede de la Iglesia ortodoxa oriental, hasta la conquista de la ciudad por el sultán Mehmed II en 1453, salvo un breve período en el siglo XIII en que fue una catedral católica bajo control de los cruzados de la Cuarta Cruzada. Los otomanos invocaron allí a Alá, durante los siguientes 500 años hasta la caída del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial. Posteriormente pasó a ser una especie de museo visitado con devoción por  Benedicto XVI o el Papa Francisco.

Publicidad.

Se han multiplicado los llamamientos eclesiales… y también las presiones políticas: el  Departamento de Estado de los Estados Unidos y la Duma (Parlamento) ruso, habían instado a Erdogan a que reconsiderara sus planes. Evidentemente, sin éxito, aunque con ello agranda la distancia con Europa y todo Occidente.  «Santa Sofía es propiedad de Turquía, como todos nuestros bienes culturales ubicados en nuestra tierra», replicó el ministerio de Exteriores turco a Mike Pompeo, secretario de Estado norteamericano, tras unas declaraciones de este. Tampoco tuvo eco el llamamiento de la UNESCO al tratarse de un edificio catalogado como Patrimonio de la Humanidad.

El pronunciamiento eclesial más rotundo sobre los planes de Ankara lo realizó el 6 de julio el patriarca de Moscú, Kirill II (Cirilo II), quien en una declaración oficial afirmó que «una amenaza para Santa Sofía es una amenaza para toda la civilización cristiana y, por tanto, para nuestra espiritualidad e historia». El patriarca ruso llamó a preservar la condición «neutral» del recinto argumentando que «todo Estado civilizado» tiene el «deber» de «reconciliar la sociedad y no agravar las discordias» que pueda haber en su seno. «Esta iglesia, uno de los mayores monumentos de la cultura cristiana, es de especial importancia para toda la Ortodoxia», dijo.

Unos días antes, el 30 de junio, Bartolomé I advirtió también que la conversión de Santa Sofía en mezquita decepcionaría a millones de cristianos de todo el mundo. El lugar, dijo, es «un centro vital donde Oriente se abraza con Occidente». Aunque su función era primordialmente religiosa, su estatus icónico la elevaba más allá: simbolizaba el imperio Bizantino y su poder y quienes visitaban la ciudad quedaban maravillados ante su tamaño y arquitectura.[3] “Hay que tener en cuenta que su enorme domo no fue replicado por casi mil años, hasta la construcción de la Basílica de San Pedro, en Roma”, señala Stathakopoulos, profesor de la Universidad de King’s College de Londres y especialista en historia bizantina. Convertida en museo, es «símbolo de encuentro, diálogo y coexistencia pacífica de pueblos y culturas, entendimiento mutuo y solidaridad entre el cristianismo y el islam». Ahora, todo esto se romperá.

No han servido de nada los razonamientos expuestos. Se sienten fuertes los dos principales ejecutores. El Islam se siente fuerte apoyado por la secta y  también Erdogan[4] que practica lo que se califica como neo-otomanismo. Apunta con ello a la toma de conciencia por parte de Turquía de su renovada influencia regional y de su peso geopolítico en Oriente Próximo y en los Balcanes (donde hay una fuerte presencia turco-musulmana), que se manifestaría en una cierta “orientalización” de sus relaciones exteriores. Tanto para sus seguidores como sus detractores es el hombre más poderoso en la historia de Turquía, solo superado por el Padre de la Patria, Mustafá Kemal Atatürk.

De modo que el presidente turco ha firmado el 10 de julio un decreto por el que autoriza la conversión de la basílica bizantina de Santa Sofía de Constantinopla, del siglo VI, en una mezquita. Lo ha hecho minutos después de que el Consejo de Estado —el más alto organismo a nivel administrativo— haya anulado la decisión tomada en 1934 por Mustafa Kamal «Atatürk», el «padre» de la Turquía moderna (laica y democrática), de convertir la histórica construcción en un museo, que es la condición que ha tenido desde entonces y que ha permitido garantizar su accesibilidad a todos: cristianos y musulmanes.

Publicidad.

La Iglesia ortodoxa rusa ha sido la primera en «lamentar» la medida adoptada, que ha advertido que en lugar de «pacificar las disputas existentes, puede, por el contrario, conducir a divisiones aún mayores». De momento, el patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, primus inter pares en la Ortodoxia, no se ha pronunciado sobre la decisión de Ankara. El papa Francisco se manifestó dos días más tarde de la firma del decreto, “muy dolorido” por la decisión del presidente turco. No hizo más comentario a la pérdida del statu quo establecido. Se podría pensar que los acuerdos diplomáticos no sirven para nada y que, si lo que cuenta es la propiedad del lugar donde se encuentra el centro religioso, podemos echarnos a temblar con los Santos Lugares de Jerusalén disputados entre judíos y palestinos.


  • [1] El Nuevo Acuerdo de Capital de Basilea se aplicará en forma consolidada a los bancos internacionalmente activos, siendo esta la mejor manera de preservar la integridad del capital en bancos con filiales, eliminando el doble apalancamiento de capital. El ámbito de aplicación del Acuerdo será extendido para que incluya, en forma totalmente consolidada, a las sociedades de cartera o de inversiones que son las sociedades matrices de grupos bancarios, asegurando de esta manera que todos los riesgos del grupo bancario están comprendidos dentro de dicho ámbito. Además, como uno de los principales objetivos de la supervisión es proteger a los depositantes, el capital reconocido en las medidas de suficiencia de capital deberá estar fácilmente a disposición de los depositantes. En este sentido, los supervisores deberán comprobar que cada banco está suficientemente capitalizado en tanto que entidad independiente.
  • [2] El Grupo de Visegrado, también conocido como V4, es una unión de cuatro países que comparten siglos de historia y ubicación en el corazón de Europa. La República Checa, Eslovaquia, Hungría y Polonia se unieron en 1991 con el objetivo de integrarse en las instituciones europeas, pero, una vez dentro, se convirtieron en un contrapeso. Aunque no es homogéneo, el V4 es un bloque sólido y conocido por el euroescepticismo de sus líderes. La deriva de los últimos años permite hablar, incluso, de la “hungarización” del Grupo de Visegrado. Se les conoce, por su independencia de criterio ante la UE, como los “chicos malos”.
  • [3] Es el ejemplo más grandioso y paradigmático de la arquitectura bizantina ortodoxa, cuyo nombre significa «Santa Sabiduría. Fue mandada edificar por el emperador Justiniano y se construyó en un tiempo récord: entre el 532 y el 537. Al parecer, el propio emperador dormía allí para vigilar la marcha de las obras, y según una leyenda popular un ángel asesoraba al emperador en cuestiones técnicas de construcción. Según la tradición Justiniano dijo al ver terminada la obra: «Salomón, te he vencido», haciendo referencia a la construcción del Templo de Jerusalén por este rey hebreo. La trascendencia del edificio fue enorme y no solo en el oriente cristiano sino que se extendió a occidente y también a las mezquitas del Oriente Próximo. A partir de la caída de Constantinopla en poder de los turcos se transformó en mezquita, y gran parte de su decoración musivaria desapareció, añadiéndosele caligrafías árabes en el siglo XIX.
  • [4] Recep Tayyip Erdoğan es un político turco, presidente de Turquía desde agosto de 2014 (n. 26 de febrero de 1954) Musulmán por tradición familiar, en 1973 completó su formación en una escuela para imanes, y luego estudió economía y comercio en la Universidad de Estambul, donde trabó amistad con Necmettin Erbakan y empezó a militar políticamente con una orientación islamista y derechista, que propugnaba el liberalismo económico, el alejamiento de la Unión Europea y la obligatoriedad del Hiyab.

COMPARTE


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Publicidad.
Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Revista gratuita

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

LIBRO

Carlismo para principiantes

Revista Tradición Viva

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Podcast

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Rafapal: El carlismo

Análisis

El precio de la relativa benignidad del régimen cubano lo pagó el resto de Hispano América, especialmente Centro América, donde las espontáneas revueltas campesinas,...

Opinión

La sociedad está ''apesebrada'' con el resultado visible actualmente de ser en su mayoría personas autocomplacientes e incluso apáticas, es decir, personas listas para...

Análisis

La Europa que se está construyendo ante nuestros ojos se parece cada vez más al comunismo que dominó la Europa del este durante la...

Religión

Postulados difíciles de rebatir, pues, quien se atreva queda fuera. Pendería sobre uno, cuál espada de Damocles, el estigma de ser contrario, no solo...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.