Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

En la caverna platónica

En El Estado servil, Hilaire Belloc retrata con clarividencia pasmosa la íntima comunión de capitalismo y comunismo que a la postre ha instaurado una tercera realidad: el “Estado servil”

Imagen Pixabay

Por Juan Manuel de Prada, publicado en XLSemanal

Pero, dejando aparte las calumnias delirantes y energúmenas, podría darse el caso de que algún lector despistado pensase que mis diatribas anticapitalistas delatan alguna velada simpatía hacia la otra forma de organización económica aparantemente adversa (y en realidad complementaria, como enseguida veremos). Nuestra generación ha sido formateada en estas dicotomías burdas y maniqueas, que son la levadura de las pasiones sectarias y el mejor modo de mantener a los pueblos prisioneros en la caverna platónica.  

En una obra que fervientemente les recomiendo, El Estado servil (1912), Hilaire Belloc retrata con clarividencia pasmosa la íntima comunión  de capitalismo y comunismo que a la postre  ha instaurado una tercera realidad (el “Estado servil”) en la que una mayoría de individuos sin libertad ni propiedad trabajan en beneficio de una plutocracia que acapara toda la propiedad. Así, bajo disfraz democrático, se generan dos clases de hombres: una primera clase, reducidísima, en posesión de los medios de producción; y una segunda, sin libertad económica ni política, y cada vez más alimañizada a la que se asegura la satisfacción de ciertas necesidades vitales, con la añadidura de unos derechos de bragueta que la hagan infecunda y unas dulces morfinas (desde las series de Netflix a la eutanasia) que hagan más llevadero su tedio de vivir.   

Para combatir el capitalismo sólo existen dos métodos: la negación de la propiedad privada, mediante la instauración del comunismo, o bien la distribución equitativa y lo más amplia posible de la propiedad. Curiosamente, el capitalismo rechaza el segundo modelo, haciendo creer a las masas cretinizadas que es inaplicable, y acaba siempre aliándose con el primero. ¿Por qué? Porque sabe que toda reforma de inspiración comunista acaba, a la postre, produciendo una sociedad en la que los propietarios continúan siendo unos pocos y en la que la masa prefiere una mínima seguridad económica a costa de la servidumbre. La distribución de la propiedad, en cambio, resulta inaceptable para el capitalismo; y sus defensores (los tradicionalistas) son sistemáticamente demonizados (quien lo probó lo sabe), tanto por los partidarios del capitalismo como por la izquierda caniche que supuestamente postural el comunismo y en realidad es la encargada de pastorear a los pueblos hacia los rediles del Estado servil.   

Publicidad.

Los tradicionalistas son, a juicio de Belloc, los reformadores más prácticos, pues (a diferencia de los comunistas) “trabajan con realidades conocidas que tienen por objetivo un régimen social cuyas características de estabilidad y bondad fueron puestas a prueba y comprobadas por la experiencia”. Pero, paradójicamente, son también los menos prácticos en otro sentido, porque proponen la solución más difícil y contraria a las inercias que convienen al capitalismo. El tradicionalista le dice al enfermo que, para recuperar sus miembros atrofiados, ha de sacrificarse y ejecutar disciplinadamente tales o cuales ejercicios; mientras que el comunista pone a disposición del enfermo una silla de ruedas. Además, el comunista se adapta completamente a la degenerada sociedad capitalista a la que se propone sustituir: trabaja con la misma maquinaria que el capitalismo; habla y piensa con los mismos términos que el capitalismo; cultiva y exacerba los mismos apetitos, ambiciones y resentimientos despertados por el capitalismo; y ridiculiza, calificándolas de “quiméricas” o “anticuadas”, aquellas virtudes cristianas “cuya memoria mató el capitalismo en el alma de los hombres dondequiera llegó su flagelo”.    

Así, la aleación de capitalismo y comunismo logra el Estado servil, en el que una muchedumbre de desposeídos se congratula de su servidumbre (recompensada, sin embargo, con una paguita extra de derechos de bragueta y dulces morfinas que le alivien el tedio de vivir), y aplaude agradecida al demagogo que la subsidia. Así, las sociedades modernas acaban asimilando (citamos a Belloc) “aquel principio servil que fué su fundamento antes de la llegada de la fe cristiana, principio del cual esta fe la emancipó lentamente, y al cual vuelve naturalmente con la decadencia de ésta.  Frente a la aleación de capitalistas y comunistas que se amalgama en el Estado servil avizorado por Belloc y hoy vigente no existe otra alternativa que la solución que defiende el pensamiento tradicional que es el que desde este rincón de papel y tinta sostenemos humildemente. Pero como el personaje del romancero, “yo no digo mi canción / sino a quien conmigo va”; lo cual, inevitablemente, solivianta a los energúmenos que alimentan a sus secuaces con dicotomías burdas y maniqueas, para mantenerlos prisioneros en la caverna platónica.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

RAFAPAL: EL CARLISMO

Publicidad

Videos

La UNESCO homenajeó en twitter a uno de los líderes más sanguinarios de la revolución cubana.

Textos

La democracia exasperada y fuera de sí, la democracia en religión o en arte, la democracia en el pensamiento y en el gesto, la...

Opinión

Fuera de la Iglesia no hay salvación. Pero fuera del Carlismo puede haber salvación, divina con seguridad y puede que hasta política.

Análisis

Más que una bioética necesitamos una biopolítica que responda a la pregunta si es ético que se gasten miles de dineros públicos.

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box