Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

La puerta de las estrellas

No es una cuestión de fe, tampoco de libres opiniones, es tan obligatorio y racional que sea un cirujano el que extraiga el apéndice de un paciente como que sean los científicos los que arrojen la definitiva y acordada propuesta dispositiva para preservar a los ciudadanos del peligro viral.

Imagen: Pixabay

Por un agujero de gusano, al cruzar la puerta, atravesaría galaxias y constelaciones, cientos de miles de años luz más allá, y encontraría lo desconocido, un mundo apasionante en el que poseer el saber y todo el poder. Es el relato de lo imposible que -como en un sueño- puede llegar a convertirse en realidad, siempre que al fin las estrellas sean lo que parecen.

Cuando el político adquiere una responsabilidad que le da capacidad de decisión es el momento en que de él se espera liderazgo, capacidad para dirigir equipos, empatía, comunicación, comprensibilidad, inteligencia, imaginación y fortaleza. Realmente es esencial la formación del personaje, pero su misión nunca será la de aplicar sus conocimientos técnicos ni específicos porque, hasta el remoto caso de poseer esa o esas especialidades, su lugar no estará en esa parte de la nave. El puente de mando tiene timón, motor de despegue y tren de aterrizaje, pero la sala de máquinas está bajo el mismo y las turbinas y los chips no son cosa suya nunca. La peligrosa tentación de suplantar el trabajo y la misión de los expertos que han de llenar de datos, informes y contenido, siempre acaba por aumentar con el paso del tiempo. El regidor, mayor, presidente, responsable o administrador, suele familiarizarse tanto con la materia de la que es el último eslabón que acaba por creer que se la sabe, aún no habiéndose preparado para ello, carecer de la mínima base contrastada de aprendizaje y estudio y no siendo ese su papel. No es lo mismo elegir el momento y el envoltorio de una decisión científica que tomar la propia decisión. Tampoco es igual estar al frente del grupo especializado de modo jerárquico que detentar legítimamente la capacidad para entrometerse o disponer -mucho menos alterar- las conclusiones, sugerencias o disposiciones de un dictamen técnico o científico. Ese tipo de autoridad y con esas credenciales no la tiene nadie nunca de forma legal ni ética, otra cosa será que, por causas humanas inconfesables de dependencia, conveniencia o corrupción -intelectual o material-, se acabe produciendo la intromisión, la suplantación o la terrible impostura.

500 por cada 100.000 habitantes, o 250, la inmunidad de rebaño o el contagio comunitario, confinamiento o limitación de movilidad, la cota perimetral… Sólo los expertos más avezados, con la objetiva acreditación del perfil más ajustado, pueden decidir acerca de ello. ¿Existe el Comité de Expertos? ¿Hay expertos? Y si los hay, ¿elaboran y aprueban sus informes de forma colegiada o son de aquí y de allá? ¿Toman acuerdos concluyentes o sólo se usan de referencia? ¿En qué consiste su asesoramiento? No hay respuesta para ninguna de estas cuestiones.

Sí, y aunque parece ser que todos ‘sabemos’ ya mucho de lo que pasa y de lo que hay que hacer, es inadmisible que el político -los políticos- tome la decisión final del cómo, el cuándo y el qué habrán de hacer los ciudadanos para no contaminar ni contaminarse. No es una cuestión de fe, tampoco de libres opiniones, es tan obligatorio y racional que sea un cirujano el que extraiga el apéndice de un paciente como que sean los científicos los que arrojen la definitiva y acordada propuesta dispositiva para preservar a los ciudadanos del peligro viral. Y que Illa, o Sánchez -con el decorado lleno de estrellas, el maquillaje y el horario que disponga Redondo- lo cuenten, pero que sólo lo cuenten. Decidir es cosa de los que saben.

COMPARTE

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista, y nosotros los publicaremos. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión … Ya somos más de 9.000.000 de lectores en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN.

 

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

HISTORIA DEL CARLISMO

Actualidad

Los comerciantes de Parla piden una solución inmediata pues están al límite.

Opinión

El Partido Popular y Ciudadanos han tocado fondo.

Opinión

Como tradicionalista tenemos la obligación de inspirarnos en el siglo XIII de Santo Tomás, pero igualmente hemos de defender e inspirarnos en los otros...

Opinión

Hoy los valores que representan a Expaña son “ diferentes a los del “ oprobioso anterior régimen”. Hoy en vez de “ Operación Plus...

Actualidad

El término “resiliencia” utilizado por el Gobierno es erróneo, ya que ni se ajusta a la perspectiva propia de la ingeniería, ni a la...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.