Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

Venezuela: una distopía hecha realidad

El Gobierno de Maduro parece copiar al Gran Hermano orwelliano.

Una de las ficciones distópicas más reconocidas mundialmente es 1984, la novela del británico George Orwel, publicada originalmente en 1949, hace más de 70 años. En esa novela se presentaba una sociedad del futuro (35 años adelante) en la que todo el poder estaba en manos de un Estado autoritario y omnipresente en la vida de los ciudadanos. Y aunque inicialmente se tomó como una ficción que mezclaba la alegoría política con la ciencia ficción –las casa estaban llenas de grandes pantallas, a través de las cuales el Gran Hermano (el Estado) se comunicaba y a la vez vigilaba a la gente–, hoy ese relato resulta más actual que nunca. Especialmente en países que han caído bajo dictaduras de “izquierda”, como la Venezuela de Maduro.

Orwell graficaba a través de diversas instituciones la gran intromisión del Gobierno en la vida de las personas de su ficticio país. Entre esas instituciones estaban sus cuatro peculiares ministerios: Ministerio del Amor, Ministerio de la Verdad, Ministerio de la Abundancia y Ministerio de la Paz. En esa línea Maduro anunció no hace mucho la creación de un “Viceministerio para la Suprema Felicidad Social del Pueblo”, que tendría entre sus funciones “atender a las personas con discapacidad, a aquellos que viven en las calles, a los ancianos y a los niños”. Por supuesto, ese viceministerio pronto fue criticado por la oposición, por el oscuro manejo, sin control parlamentario,  de los presupuestos de ese tipo de iniciativas de “inclusión social”. Y no faltó quien señalara que dicho viceministerio era una mezcla de los orwellianos ministerios del Amor y de la Abundancia.

Síguenos en TELEGRAM

Por su parte, el Ministerio de la Verdad tenía como fin principal manipular y reconstruir la historia en el tiempo real. Y ya son numerosos los casos en Venezuela en que los llamados “fiscales revolucionarios” intentan imponer a la fuerza la verdad oficial sobre determinados hechos. Por ejemplo, en la muerte del concejal opositor Fernando Albán, ocurrida en 2018, cuando este se encontraba detenido en una dependencia policial. Según la versión oficial, Albán se suicidó, aunque no hay ninguna prueba de que haya sido así. Y ante la insistencia de un familiar de la víctima el fiscal Tarek William Saab amenazó: “Eso te va a colocar en una situación muy delicada. Si no tienes pruebas pero sigues insistiendo que fue así, eso es un delito”. 

Casi cuatro millones de venezolanos han huido de su país debido a la miseria y a la falta de oportunidades, en lo que es considerado la mayor crisis migratoria en la historia de ese país. Pero el Gobierno de Maduro tiene sus propias interpretaciones de ese éxodo. En un principio lo negó, y Maduro llegó a afirmar, por ejemplo, que “son más los colombianos que entran a Venezuela que los venezolanos que emigran a Colombia”. Algo que a todas luces no era cierto. Posteriormente cambió ese discurso por otro en el que señalaba que los venezolanos que emigran no son los más pobres, sino los que tienen dinero. Incluso señaló que “los emigrantes llevan en sus bolsillos al menos US$ 5,000”.

Las recurrentes mentiras del Gobierno venezolano han creado una situación netamente orwelliana. Rafael Uzcátegui, coordinador de Provea, la ha resumido acertadamente: “Estamos ante la mitomanía del Estado, la creación de una realidad paralela con cifras fantasiosas e irreales. Cada vez se hace más importante la construcción de esta realidad paralela, de esta narrativa basada en la guerra económica para dar una explicación a todas las penurias y la crisis económica”.

Publicidad.

Este artículo se publicó por anteriormente en elmontonero.pe

COMPARTE


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA:

Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano desde una perspectiva tradicionalista. También puedes enviarnos artículos sobre la fe católica y la cultura, entendiendo cultura como amor a la verdad y la belleza, reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos los 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

Publicidad.
Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

Revista gratuita

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Observatorio Familia y Vida

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

LIBRO

Carlismo para principiantes

Revista Tradición Viva

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Rafapal: El carlismo

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Opinión

La indiferencia es el peso muerto de la historia. La indiferencia opera potentemente en la historia. Opera pasivamente, pero opera.

Opinión

Todos estos partidos sólo buscan el caos más absoluto y con ello la destrucción definitiva de España y la completa perdición para el hombre.

Opinión

Sólo nos cabe prepararnos para que el derrumbe no nos coja por medio, y que de los restos resultantes podamos elevar un nuevo edificio;...

Opinión

¿Ha hecho el mundo de la ciencia médica un dios?

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.