Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Religión

La puerta del cielo está abierta de par en par

Otra cosa es, que estando la puerta abierta no seamos conscientes de nuestra responsabilidad y nos acomodemos a cerrarla.

Imagen Pixabay

       “Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque, aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre”.(Apocalipsis 3:7-8):

El que tiene la llave de David: el poder supremo. Se observa que está tomada de Isaías 22, 22, donde se lee: “Yo daré (a Eliacim) la llave de la casa de David”. Manera de decir que este personaje será el primer ministro del rey. Jesucristo nos es presentado aquí ejerciendo las funciones de Primer Ministro en el Reino de Dios. Que abre la puerta y nadie la cerrará: Cristo tiene el poder y la autoridad suprema para admitir o excluir a cualquiera de la nueva ciudad de David y de la nueva Jerusalén.

       En Filadelfia se adoraba a Jano, dios de las puertas, que tenía una llave en sus manos. El Apóstol Juan alude a ese ídolo, afirmando: “sólo Cristo tiene la llave para abrir y cerrar la puerta del Reino.”

      San Pablo, nos dice además en I Cor. 16, 9, que “se ha abierto una puerta grande” al apostolado que Dios nos prepara, haciendo la promesa de “que nadie puede cerrarla”, que es tanto más preciosa cuanto que se trata de un tiempo de apostasía muy avanzada en la que se ha anunciado ya la gran persecución.

       Cuando andamos en busca de algo, todos queremos encontrar las puertas abiertas para entrar a dónde vamos. Si se trata de la búsqueda de un empleo, nos gustaría que nos abran las puertas del lugar donde pretendemos trabajar en lugar de que la cierren en nuestras narices. Si vamos de compras a una tienda, nos gustaría encontrarla abierta y no llegar tarde cuando haya cerrado sus puertas. Y es que, en esta vida, quienes están vaciados Dios, se encuentran y se sientes rodeados de puertas cerradas, que están así o se les cierran, haciéndolos sentir atrapados y sin salida. Pero la gran diferencia que produce la fe en otras, por la visión del apóstol Juan, los lleva a mirar la realidad de forma diferente, y comprenden que nuestro mundo no es un lugar cerrado. Que hay una puerta abierta y que esa puerta abierta está en el cielo. Y nos da el sentido mismo de la vida.

Publicidad.

🚨 Evita la censura Síguenos en TELEGRAM 🚨

       A pesar de ello, muchos cristianos piensan que esta frase se refiere a un futuro, a los últimos tiempos, a algo que no ha ocurrido todavía, que ha de venir, cuando la realidad es que ya está aquí y ahora, en el presente en medio de nosotros.

       Esta frase apocalíptica, en la que el Señor promete a Su iglesia fiel “que le pondrá delante una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar”, trae a mi mente las posibilidades y oportunidades que diariamente el Señor pone delante de cada uno de nosotros para testificar de Él; pues no olvidemos que está abierta, que sigue estando abierta, y que nadie pueda cerrarla.

        A propósito de esta frase, voy a narrar una visión que me conto un sacerdote hace años. Me decía, este santo hombre, que cierto día se vio acostado sobre lo que, en principio, creía ser el suelo y sintió una gran paz. Pero que, al abrir mis ojos en la visión, vio que estaba recostado sobre algo blanco, no sobre un pasto verde como había pensado y deseado siempre, sino en un manto blanco que no era de nieve porque, en el lugar de mi descanso, sentí, me dijo, algo cálido, y observándolo mejor, descubrí que estaba acostado sobre las nubes…, y vi ángeles volando a mi alrededor, que, acercándose a mí, me dijeron: “Ven, no tengas miedo, te llevaremos ante Su presencia.” Cada uno de ellos me tomaron por los brazos y alzaron su vuelo. Al momento, sentí un gozo infinito y una gran paz que sobrepasaba todo entendimiento, porque en un instante habíamos llegado ante Su presencia, ante Su trono y, tanto los ángeles como yo, nos postramos para adorarle. Todo fue muy impresionante y sentí temor y respeto porque podía percibir con todos mis sentidos a Su hermosa santidad. Sin demora me uní a todos los presentes cantando: “Santo, Santo, Santo.”

       Entonces, escuché al Señor decirme “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de tí una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque, aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre”.

       Ni que decir tiene, que, reflexionando sobre esta visión, siento que Dios quiere decir algo al remanente fiel de Su iglesia. Y es que, en estos tiempos difíciles, en los que se están cerrando tantas puertas para aquellos siervos de Dios comprometidos con la verdad, el Señor nos dice que ha abierto una puerta que nadie puede cerrar. No importa si los que predican el evangelio bíblico, sin distorsionarlo, tengan poca fuerza, Dios sabe que todos ellos han guardado Su Palabra y no han negado Su nombre.

Publicidad.

      Otra cosa es, que estando la puerta abierta no seamos conscientes de nuestra responsabilidad y nos acomodemos a cerrarla, (cosa que no nos corresponde a ninguno de nosotros) por causa de un testimonio poco santificado y carente de la fuerza de la verdad.

       Los cristianos fieles van a ser probados para ver quien niega o afirma serlo ante la presión del mundo. ¿De qué lado nos pondremos? Yo quiero estar del lado del Señor pase lo que pase. ¿Piensas hacer lo mismo tú? Recuerda la promesa del Señor, aunque seamos débiles, “Él nos abrirá una puerta que nadie podrá cerrar”.

       Esta puerta abierta para la flaqueza del hombre contemporáneo es el Corazón Inmaculado de María, tal y como la proclama la letanía lauretana llamándola “Puerta del Cielo”, pero no entendamos que solamente es la puerta de la última morada de quienes peregrinamos por este valle de lágrimas, a veces tan a oscuras, sino que es mucho más, a saber, María es la Puerta Santa por la que entrar en el recinto sagrado de la gracia y de la misericordia, por la que entrar a su propio Hijo.

       Y aunque realmente la verdadera Puerta del Cielo es Cristo, único Mediador, Quien ya nos dijo rotundamente que Él es la puerta, estableciendo que nadie irá a al Padre si no es a través del Hijo, y siendo María su Madre, Alma Redentoris Mater y umbral de la eternidad, y Madre nuestra al acogernos como hijos al pie de la cruz, sus hijos tenemos la convencimiento  de que nadie irá a al Hijo si no es a través de María, porque, si el Señor tomó como vía para venir al mundo a María, el retorno de los hombres a Jesús se hará también por María, quien es Madre de las divinas gracias, Tabernáculo de Dios y consiguientemente Puerta del Cielo.

Publicidad.

      Además, sus hijos somos conocedores de que la mediación de María de todas las gracias es una verdad enseñada por el Magisterio Ordinario Universal, al sostiene que todas las gracias de conversión y santificación, merecidas por Nuestro Señor a través de su Pasión y muerte en la Cruz, han sido confiadas a la Virgen María a fin de que las distribuya a los hombres de buena voluntad “cuando Ella quiera, a quienes Ella quiera, en cuanto Ella quiera”.

       Esto significa, que, si queremos vivir cristianamente según la voluntad de Dios, toda nuestra vida debe estar penetrada por María, dirigida por María; en la medida en que Ella esté presente en nosotros, y nos esforcemos por hacer todo a través de Ella, con Ella, en Ella, y para Ella, Dios nos dará sus gracias.

       Puesto que Dios no nos obliga, sino que quiere nuestro libre consentimiento a su acción salvífica, la Santísima Virgen, nuestra Madre, puede ejercer su papel de Medianera en nosotros solamente si lo deseamos, si lo aceptamos por un acto de voluntad, por un sí premeditado y decisivo. La Medianera desplegará toda su acción en nosotros en la medida en que nos entreguemos a Ella por un acto de consagración.

      De tal forma es esto tan maravilloso, que, así como en la generación natural y corporal concurren el padre y la madre, también en la generación sobrenatural y espiritual hay un Padre, que es Dios, y una Madre, que es María. 

Publicidad.

      Y así como los hijos del siglo, cuando incurren en cosas malas, siendo sabedores de  que van a ser castigados por los padres, recurren a la protección de sus madres, análogamente, nada puede darnos mayor confianza, esperanza más fundada, estímulo más seguro, que la convicción de que, en todas nuestras miserias, en todas nuestras caídas, no tenemos sólo, mirándonos con rigor de Juez, a la infinita Santidad de Dios, sino también al Corazón lleno de ternura, de compasión y de misericordia, de Nuestra Madre celestial.

       Siendo, pues, el Corazón Inmaculado de María la Puerta del Cielo abierta de par en par para los hombres de nuestro tiempo, caminantes peregrinos tan extremamente débiles, pero sabedores de que esta puerta “nadie la podrá cerrar”, ni el demonio, ni el mundo, ni la carne, es por lo que nos atrevemos a pedirte, ¡oh María, Madre nuestra!, como Puerta de Cielo que eres, concédenos un paso perfecto que nos conduzca a Jesús, sendero luminoso que protege nuestro caminar, acercándonos a ti con paso firme y confiado, mientras te iluminas para que podamos verte en lo oscuro de nuestras vidas y podamos extender nuestras manos para tomar seguro las tuyas.

      Ayúdanos a atravesar este valle de lágrimas y dolor, conduciéndonos con la mirada en alto, con los ojos puestos en tu Hijo, a quien tú nos conduces como propósito de vida, porque para eso fuiste creada por el Padre: Para ser Puerta del Cielo y Puerta hacia Dios.

     Y es por eso, Madre nuestra, que en ti y por ti hoy gritamos ¡Abre la Puerta de par en par! ¡Ábrenos la Puerta!

Publicidad.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

RAFAPAL: EL CARLISMO

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Publicidad

Religión

La Devoción a San José, Patriarca de la Iglesia, como medio de Consagración, debe ocupar un lugar destacado en nuestra Piedad o Ascesis Católica...

Tecnología

Adobe y Microsoft, apoyan el aborto donando a la empresa Planned Parenthood buena parte de sus millones de dólares.

Religión

Durante la Edad Media, la fuerza de San José estuvo al lado de los monjes, dándoles ánimo y sabiduría para construir una nueva Civilización...

Videos

El P. Santiago Martín es claro al denunciar las posturas revolucionarias en la iglesia alemana.

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.