Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

Restablezcamos la unidad europea sobre una nueva base

Las causas de la actual crisis de la Unión están en sus raíces.

Imagen con licencia Pixabay
por Tamas Fricz

La Unión Europea está en crisis y en una encrucijada. Quizás sea precisamente por eso que la élite de Bruselas ha decidido celebrar una serie de conferencias sobre el futuro de la Unión durante 2021. La pregunta es: ¿hacia dónde vamos? Al explorar posibles alternativas para el futuro, quiero volver a lo básico y señalar de inmediato que la idea de volver al espíritu de los padres fundadores de la Unión, que se ha convertido en casi un lugar común hoy en día, es fundamentalmente errónea desde un punto de vista general. perspectiva nacional y soberana.

El hecho es que los llamados padres fundadores, con distintos énfasis, concibieron generalmente la futura Comunidad Europea como una federación federal y supranacional. Al contrario, nosotros, los soberanistas nacionales y conservadores, concebimos la Unión como una federación libre de naciones soberanas. Si dijéramos que debemos regresar y seguir a los Padres Fundadores, estaríamos hablando en contra de nosotros mismos. Así que sugiero que nos alejemos de esa idea que nos está desviando.

Me gustaría respaldar mi afirmación con algunas citas. Robert Schuman es considerado el padre fundador más importante de la Comunidad Europea y el Mercado Común, aunque solo sea porque fue el Ministro de Relaciones Exteriores francés que, el 9 de mayo de 1950, inició la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), que puede considerarse el primer paso hacia la integración europea. Nacido en Lorena, Schuman, un piadoso político católico con identidad francesa y alemana (cínicamente llamado ” Boche ” por Charles de Gaulle), fue una figura clave en la teorización de la integración europea y durante muchos años cultivó la visión de una unidad que habría superar las divisiones nacionales.

Cabe agregar que tuvo dos ayudantes muy importantes en este viaje. Uno fue el secretario de Estado de Estados Unidos, Dean Acheson, quien instó al gobierno francés a hacer algo por la incorporación de Alemania y la unificación de los países de Europa (occidental): probablemente sea superfluo decir cuánto peso tiene la voz de Estados Unidos, triunfante de la guerra reciente, sobre los líderesde los estados continentales. El otro era el cosmopolita, antiguo comerciante y banquero Jean Monnet, quien, como una especie de mano derecha y consejero de Schuman, había previsto desde el principio un estado europeo unitario, un estado federal supranacional; sin embargo, lo había previsto de una forma mucho más rápida y radical que Schuman. El plan de la CECA no fue redactado por Schuman sino por Monnet, y Schuman lo aprobó sin ningún cambio significativo: por lo que la fuerza impulsora fue en realidad la radicalmente globalista Monnet.

Pero averigüemos: ¿Qué pensó el primer padre fundador sobre el futuro de Europa? Conocemos de Schuman el dicho que proviene de su espiritualidad católica piadosa y profundamente comprometida: “Europa será cristiana o no lo será” . Esta es quizás una verdad más importante hoy que en su día. Menos citado es otro dicho, también atemporal y actual, a saber: “La democracia será cristiana o no lo será”.. Es una frase que tiene mucho sentido en estos tiempos de “democracia liberal” enloquecida. Podemos identificarnos al 100% con ambas frases, pero eso no significa que podamos adoptar una posición similar sobre la visión concreta de Schuman de la integración europea. En primer lugar, ¿qué decía exactamente la declaración del 9 de mayo que Schuman presentó al gobierno francés y al público europeo? Decía:

Publicidad.

La unificación de la producción de carbón y acero, como primer paso de la federación europea, garantizará directamente la creación de una base común para el desarrollo económico y provocará un cambio en las regiones que durante mucho tiempo se han puesto al servicio de la producción de la medios de guerra. Esta propuesta sentará las primeras bases tangibles para una federación europea, esencial para el mantenimiento de la paz, a través de la unificación de la producción básica y el establecimiento de una Alta Autoridad, cuyas decisiones unirán a Francia y Alemania y los países asociados a ellos.

Cabe señalar aquí que el primer presidente de la Alta Autoridad CECA, constituida en 1952, no fue otro que el propio Jean Monnet, quien, como federalista convencido y globalista, nunca ocultó que lo consideraba la Alta Autoridad (antecesor de la actual Comisión). ) como gobierno federal supranacional. Max Kohnstamm, secretario general de la Alta Autoridad y compañero de armas de Monnet, lo dijo sin rodeos: “Se debe crear un estado mundial mediante la abolición de las naciones” .

Pero retrocedamos un poco y veamos lo que Schuman habló en la Conferencia de Embajadores en París el 2 de marzo de 1951. En esa ocasión dijo que la fragmentación de Europa se había vuelto obsoleta, inútil, completamente absurda. En un mundo de bloques, Europa tenía que unirse. Añadió: “Necesitamos una visión común de la futura polis europea, una solución final que tengo en mente constantemente” . La visión es clara, inequívoca.

La idea de Schuman fue compartida por la parte más interesada, representada por el canciller demócrata cristiano alemán Konrad Adenauer (1949-1963), quien la recibió con gran entusiasmo y la compartió con él en una conversación personal. En ese momento, tras la grave derrota de la Segunda Guerra Mundial, Alemania tenía un interés vital en poder reunirse con Europa en el marco de la integración continental y, de esta manera, volver a presentarse ante otros pueblos. Para Adenauer, este noble objetivo podría lograrse mediante la entrega parcial o total de la soberanía alemana, y ya en enero de 1950 propuso poner la producción industrial en la región del Sarre bajo supervisión internacional. En marzo de ese año, incluso propuso audazmente una unión total (!) Entre Alemania y Francia.

Otro punto, en el que no entraré ahora, es que en la década de 1950 el gran plan, la gran visión de Monnet-Schuman, fue destruida por el resurgimiento de los deseos de soberanía de los Estados miembros; el estado federal no se implementó entonces, pero surgió una línea divisoria entre federalistas y soberanistas dentro de la Unión, un enfrentamiento que continúa hoy. Sin embargo, lo importante para mí era solo mostrar que la solución no está en las opiniones de los padres fundadores de la Unión Europea: son más bien la raíz del problema.

Publicidad.

Incluso dentro del cristianismo existe una línea divisoria entre el globalismo y el patriotismo, que podemos descubrir, por ejemplo, también internamente. Esto no es un problema, porque se puede abordar con un espíritu de tolerancia cristiana: los puntos de vista de Schuman sobre la fe y el papel del cristianismo en Europa son eternos, pero sus ideas político-institucionales-constitucionales son fundamentalmente erróneas, cuando se ven desde un soberano y perspectiva patriótica. Se necesita un enfoque matizado.

En resumen: las causas de la actual crisis de la Unión están en sus raíces. Esto nos lleva a la conclusión de que, al dejarlos atrás, deberíamos poder empezar de nuevo y crear una federación de estados europeos soberanos desde abajo. En otras palabras, no se trata de remendar lo viejo, sino de forjar una nueva alianza. Y permítanme concluir diciendo que la Unión será una unión económica y comercial de estados soberanos o no lo será.

Este artículo se publicó originalmente en húngaro en ” Magyar Nemzet “

COMPARTE:

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

RAFAPAL: EL CARLISMO

Análisis

Aprovechándose de este conformismo propio de esclavos los gobernantes pueden ejerce sobre la sociedad una tutela benévola, en apariencia.

Análisis

El proyecto masónico de instaurar un gobierno o dictadura mundial esotérica viene de lejos.

Análisis

Donoso Cortès y Veuillot imaginan lo que podría llegar a ser el mundo si la aniquilación del poder temporal del papado condujera al fin...

Análisis

El kichnerismo no representa un Estado católico sino un Estado laico y anticristiano.

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box