Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Historia

El rey San Fernando III y sus conquistas por Cristo

El entusiasmo de Fernando por reconquistar España para Cristo y Nuestra Señora nunca se desvaneció.

Es una batalla para permanecer fiel y fuerte. San Fernando III fue un rey, esposo, padre y guerrero cuya batalla por su alma fue tan vigorosa como sus reconocidas cruzadas contra los moros. Su primo, San Luis IX, rey de Francia, es generalmente familiar para los cristianos y católicos en Occidente, pero la historia del rey San Fernando es necesario recordarla. Sus prácticas como hombre de fe son incuestionables para los hombres de cualquier generación, ya que combinó las virtudes de un santo con el coraje de un soldado.

San Fernando III, Rey de Castilla y León, nació en 1198 de Alfonso IX, Rey de León, y Doña Berenguera de Castilla. La infancia de Ferdinand estuvo marcada por la incertidumbre. El matrimonio de sus padres fue anulado por el Santo Padre debido al parentesco consanguíneo entre los cónyuges. Con el corazón roto pero el alma en paz, Doña Berenguera fue recibida con los brazos abiertos en la corte de Castilla. Con el tiempo, su felicidad aumentó cuando a sus hijos se les permitió reunirse con ella allí.

De todos sus hijos, Fernando ocupaba un lugar especial en el corazón de la madre. Cuando Fernando tenía alrededor de diez años, estaba consumido por una enfermedad tan extrema que todos creían que la muerte se cernía sobre él. Su devota madre condujo al niño, acompañado de caballeros y damas, a la ermita de Santa María de Oña, donde las repulsivas llagas de su cuerpecito desaparecieron milagrosamente. Después de este episodio, apareció un cambio en el niño. A menudo se le encontraba arrodillado ante una imagen de Nuestra Señora, rezando el Oficio. Desde esta tierna edad, el futuro rey comenzó a reconocer la misión que Dios le había encomendado: expulsar a los moros de España y propagar la santa fe católica dentro de su amado país.

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Una búsqueda para reconquistar España

A principios del siglo VIII, una gran parte de la Península Ibérica fue arrebatada a los visigodos por los moros. No fue hasta el siglo XI cuando los reinos cristianos de España fueron lo suficientemente poderosos como para reconquistar algunos de los territorios perdidos. Sin embargo, gran parte de la tierra todavía requería la liberación de las manos de los musulmanes.

Publicidad.

En 1212, el abuelo de Fernando, el rey Alfonso el Noble de Castilla, alertó a la cristiandad de que su reino estaba en peligro inminente de ataque musulmán. Atendiendo el llamado, los príncipes cristianos, españoles y otros, se unieron para luchar contra los moros. A continuación, el Papa Inocencio III extendió las Cruzadas a España. La reconquista de España se conoció como la Reconquista (“reconquista”).

En la época del rey Fernando III, oleadas de conquistas contra los moros habían dividido la parte cristiana de España en un mosaico de varios reinos diferentes.

Para su vergüenza y consternación, Fernando descubrió que su padre, el rey Alfonso IX de León, no se unió inicialmente a los cruzados. En cambio, Alfonso aprovechó la oportunidad para hacer la guerra contra otros reinos cristianos. La codicia de su padre hizo que Fernando pasara muchas noches sin dormir. Allí y en ese momento, Fernando resolvió no hacer nunca la guerra contra otro príncipe cristiano. Esta promesa, aunque probada innumerables veces, la mantuvo fielmente durante toda su vida.

Buscando el sufrimiento

El entusiasmo de Fernando por reconquistar España para Cristo y Nuestra Señora nunca se desvaneció, pero maduró. Ahora, cuando era joven, Fernando cerraba los ojos después de recibir el Santísimo Sacramento y reflexionaba sobre las grandes labores que necesitaría, desearía, sufrir por Cristo. Sin miedo le dijo a su madre: “Le digo [Jesús] que Él es mi Rey y yo soy Su caballero, que quiero sufrir grandes trabajos por Él en las guerras contra los moros, que quiero derramar mi sangre por Él, y que Su Gloriosa Madre es mi Señora ”.

Publicidad.

Al crecer, Fernando se encontró con modelos piadosos y valientes, como su abuelo y su madre, y otros menos, como su padre. Sus ojos brillaban con entusiasmo, como sería la reacción de muchos niños de hoy, cuando escuchó las emocionantes historias de batalla de su abuelo. Pero cuando observó los fracasos de su padre tuvo miedo de caer en los mismos hábitos corruptos. Sin embargo, obedeció obedientemente la citación de su padre al tribunal de León. Como todos los hombres buenos poseen un plan de acción tanto en los campos de batalla espirituales como en los físicos, el joven partió hacia León espiritualmente armado para la batalla. Hombre de equilibrio, no vivió como un ermitaño aislado de la sociedad, sino que combinó el ascetismo con el sentido práctico de las realidades de su posición.

Para acostumbrarse a las dificultades, Fernando caminó penosamente por los campos de León bajo la lluvia y la nieve. Preguntado por sus laboriosas excursiones, explicó: “… Ya que en la guerra tendré que mandar a muchos hombres que saben sufrir, y que no lo apreciarán si no sé sufrir con ellos”. Mantuvo silencio sobre las penitencias privadas realizadas dentro de las paredes de su habitación. Sin embargo, cuando regresó a Castilla, una estatua de Nuestra Señora y un azote sangriento cerca de su cama le dijeron sin decir palabra a su madre que había preservado su inocencia dentro de la corte de su padre.

El espíritu de sacrificio del joven nunca se desvaneció, ya que más tarde, durante los tiempos de batalla, el rey Fernando usó su armadura día y noche por el bien de la preparación y el sacrificio. Nunca ordenó a sus hombres que hicieran algo que él no haría. Por esta razón, se incluiría a sí mismo en tareas tediosas, como la estricta rotación de guardias nocturnos.

Una corona para Cristo

Antes de lo esperado, se llamó a Fernando para implementar sus capacidades de liderazgo. A la muerte de Enrique I en 1217, Doña Berenguera fue proclamada Reina de Castilla. Inmediatamente, la Reina envió a buscar a su hijo y procedió a renunciar a la corona, transfiriéndola a la cabeza de Fernando con la aprobación de los nobles presentes.

Publicidad.

Al poco tiempo, el rey Alfonso IX de León declaró la guerra a su hijo, con la intención de apoderarse de la corona de Fernando. La hostilidad de su padre fue un golpe y un verdadero dolor para Fernando. A menudo se arrodillaba solo por la noche en la capilla del palacio para orar. Le pidió a Dios que lo liberara de una prueba más terrible que la muerte, porque le repugnaba la idea de hacerle la guerra a su padre. Siempre buscó a su “Consejero”, Nuestro Señor. Desarrolló el hábito de pasar la noche antes de cada batalla en oración ante una imagen de Cristo. Su confianza en Dios era tan grande que todos habían desarrollado un tremendo respeto por su espiritualidad. Sus vasallos también estaban orgullosos de su fuerza y ​​sabiduría. Escuchó con atención y consideró las opiniones de todos los presentes, pero cuando llegara el momento, tomaría una decisión sin dudarlo. Al final, Fernando y Alfonso se reconciliaron.

Durante los días que Fernando no estuvo en guerra, se dedicó total y generosamente al árido trabajo de la administración de justicia . Pasó largas horas en su apartamento privado, mientras escuchaba las quejas de hombres y viudas indefensas. En ese momento, cada ciudad de España tenía un código legal único, lo que dificultaba las tareas administrativas de Fernando. Para mejorar el confuso códice de leyes para las generaciones futuras, Fernando trabajó para compilarlas en un magnífico cuerpo de leyes.

María como fortaleza del hombre

La fidelidad del rey Fernando a sus deberes como rey se asemejaba a su total devoción a Nuestra Señora , a quien tiernamente llamaba “Mi Señora”. Esta inquebrantable devoción a Nuestra Señora es la joya más brillante de su corona espiritual. Tan cautivado estaba por la belleza de Su Reina Celestial, que ninguna otra mujer había capturado su interés. Así le confió a su madre, su consejera más cercana, la tarea de encontrarle una esposa cristiana, una que compartiera graciosamente su servicio a Nuestra Señora en lugar de separarlo de ella. Así fue como la princesa Beatriz, hija de Felipe de Suabia, rey de Alemania, y famosa por su piedad, pureza y belleza, entró en la vida de Fernando. Juntos, produjeron siete hijos y tres hijas, dos de los niños murieron muy jóvenes.

Puede leer:  De leyendas: la negra, la rosa y la nueva

Después de su matrimonio, Beatrice legó a su esposo real y caballero una muestra de su virtud: una pequeña estatua de marfil de Nuestra Señora. A partir de ese momento, Fernando fijó la estatua a un gancho en su silla y llevó a Nuestra Señora con él a la batalla. No es de extrañar, entonces, que el rey Fernando III nunca perdiera una sola batalla.

En el fragor de la batalla

Además de la presencia de Nuestra Señora a su lado, las vigilias de Fernando ante el Santísimo Sacramento también fueron invaluables para su fe y sus victorias. Estas vigilias de oración le dieron una clara comprensión de la vocación a la que Cristo lo llamaba: una vida de renuncia a las comodidades. En el campamento, llegó a saber lo que era estar realmente hambriento y sediento. Guerras, noches de insomnio fuera de casa, heridas y traiciones se convirtieron en su pan de cada día. Sin embargo, sintió el ansia de abrazar todas las cruces de la Cruzada, tanto grandes como pequeñas. El único consuelo de Fernando residía en esto: cada mañana, su tienda de campaña se convertía en una catedral, completada con la reverente ofrenda del Santo Sacrificio de la Misa.

Publicidad.

Los sufrimientos de aquellas arduas campañas y el constante peligro de la vida no dejaron de recibir su recompensa terrenal. Al poco tiempo, las ciudades moriscas y musulmanas temblaron ante la vista del ejército de Fernando. Por temibles que fueran sus guerreros, Fernando no permitió que el poder nublara su justo juicio. Él creía que la verdadera masculinidad no debe tener un paralelo con la fuerza bruta, por lo que respetó gentilmente a los pueblos que ofrecieron tributo. No podía aniquilar a un enemigo dispuesto a rendirse pacíficamente.

Capturando el corazón y el alma

Un ejemplo de la consideración del rey Fernando por la justicia se encuentra en su encuentro con el rey Zeyd de Valencia. Zeyd, un moro, se asustó cuando se le notificó que el poderoso ejército de Castilla había establecido sus cuarteles generales tan cerca de sus propias fronteras. Rápidamente envió una embajada para solicitar una conferencia de paz. Al aceptar el encuentro, Fernando garantizó que el moro sería respetado dentro de sus tierras cristianas.

Dondequiera que iba Zeyd, se le consideraba con el honor debido a su dignidad como rey. Cuando llegó el momento de que el moro apareciera en presencia del castellano, Zeyd se agachó para besar la mano de Fernando. En lugar de obedecer, Fernando lo levantó y lo abrazó como a un amigo, ofreciéndole al Rey una silla a su lado debajo del dosel. A través de esta pequeña acción, el rey Zeyd se convenció de que Fernando de Castilla era valiente y bueno. Fernando no solo se ganó el corazón del moro, sino también su alma, pues el rey valenciano fue posteriormente bautizado y destronado por los moros.

Santos a su lado

La Comunión de los Santos apoya a sus miembros, y la ayuda de San Isidoro de Sevilla a Fernando no es una excepción. Fue san Isidoro quien guió la suerte de Fernando tras la muerte de su padre el rey Alfonso IX. Para su consternación y dolor, Fernando fue traicionado en el testamento de su padre cuando el reino de León quedó en manos de las hijas del rey Alfonso, Doña Sancha y Doña Dulce. Siendo hijas de un monarca gobernante de España, las jóvenes eran conocidas como las infantas . En consecuencia, el joven y temerario Conde Don Diego López se nombró protector de las infantas .

Publicidad.

Temerariamente, el Conde invadió la iglesia de San Isidoro para usarla como fortaleza. Obligó a los monjes a apoyar la causa de las infantas , cuando preferían a Fernando. Satisfecho y jactancioso, el Conde Don Diego de repente desarrolló un fuerte dolor de cabeza, que pronto se volvió tan intenso que lo encontraron gimiendo y gritando. Pálido y de facciones distorsionadas, exclamó: “¡San Esidro [San Isidoro] me está matando!”. Sus amigos lo llevaron rápidamente a la tumba de San Isidoro, donde pidió perdón y juró dejar en paz al rey Fernando. Sorprendentemente, el Conde se curó de su enfermedad y las infantas pronto entregaron el trono de León a su hermanastro. Por lo tanto, los dos reinos de Castilla y León se unieron bajo el rey Fernando.

Conquistando Córdoba

Como rey de Castilla y León, Fernando continuó reconquistando gloriosamente tierras para la Fe. Era bien sabido por el ejército de Fernando que el rey no podía soportar poner a uno de sus vasallos en mayor peligro que él. Esta noble conducta se hizo realidad cuando el temible ejército cristiano planeó conquistar Córdoba.

Al evaluar la mejor manera de apoderarse de la ciudad, el rey Fernando decidió que primero tendrían que apoderarse de un castillo fuerte. Antes de eso, deben tomar el puente, una hazaña peligrosa. Esta tarea el Rey se reservó para sí mismo, que resultó en múltiples disputas de sus hombres: “¿Tú, Señor? ¡Nunca hagas tal cosa! Recuerda que un río ancho y profundo te separa del ejército, y todos los moros te respaldan. Si ellos atacaran, Señor, ¿cómo podríamos ir cuatro millas en tu ayuda? El Rey ordenó silencio y recordó a sus hombres que Nuestro Señor lo defendería. Esa noche, los moros presenciaron la bandera púrpura de Castilla y la cruz de Jesucristo ondear victoriosa sobre lo que fue su torre.

Después de la conquista de Córdoba, Fernando encabezó una gran procesión hacia la ciudad, seguida por varios obispos, el clero y las órdenes militares. En la mezquita, que fue purificada y consagrada como catedral, Fernando descubrió las campanas de Santiago de Compostela. En 997, Al-Mansur saqueó Santiago y utilizó las espaldas de cristianos encadenados para llevar las campanas de la catedral a Córdoba. Fernando ordenó rápidamente a los cautivos musulmanes que devolvieran las campanas a la Catedral de Santiago, para que pudieran volver a dar gloria a Dios en el lugar al que pertenecían.

Publicidad.

El padre: un modelo de hombría

Ya en Castilla, Fernando deseaba dar gloria a Dios a través de su vida familiar. Para Fernando era importante, para cumplir bien con sus arduos deberes, que los equilibrara con pasatiempos agradables.

El rey rara vez pasaba un día sin cazar, y animaba a sus caballeros a participar en este agradable deporte. Para los hombres, estos juegos eran futuras victorias en la batalla. Por las noches, la música y las bromas de los tontos y bufones agradaban al rey y su familia, al igual que las largas partidas de ajedrez y cosas por el estilo.

Además de las actividades agradables con su familia, para Fernando era importante que sus hijos fueran testigos del espíritu de sacrificio que se requiere de cualquier hombre virtuoso. El rey piadoso fue un modelo de hombría para sus hijos. Como todos los niños, Alfonso, el hijo de Fernando, basó su idealismo en modelarse a sí mismo como su padre. Por el valiente ejemplo que le dio, Alfonso presenció la crudeza de la vida de un cruzado, pero no rehuyó esa vida.

Durante las campañas, le dijeron a Alfonso que su padre dormía al aire libre y, a veces, bajo la lluvia y el frío. Con entusiasmo, el joven se tiró al suelo esa misma noche. También como su padre, el joven hizo su confesión seriamente en vísperas de la batalla.

Publicidad.

Sin embargo, el ejemplo de verdadera masculinidad de Fernando para sus hijos no terminó en el campo de batalla. Por las noches, cuando los hijos del Rey rodeaban a su padre, acomodándose en almohadas a sus pies, Fernando les recordaba a sus hijos: “Traigan un taburete para su hermana, porque saben que un buen caballero siempre debe ser cortés con las damas. ” Cuando convalecía entre batallas, Fernando inspiró a sus hijos con historias de grandes héroes. Luego, buscaría a su pequeña hija Berenguera, por quien sentía un cariño especial.

Puede leer:  El Archivo General publica en Internet la cartografía histórica de Navarra

Tan pronto como Berenguera lo notó libre de obligaciones, la niña se apresuró a buscar un lugar cerca de su padre. Durante sus conversaciones íntimas, escuchó con asombro los ejemplos de doncellas fuertes y santas que se le presentaron. Con intenso dolor de separación pero alegría por el amor de Cristo, el Rey finalmente escoltó a su querida hija hasta el Real Monasterio de Santa María de las Huelgas, donde cumplió su sueño de cambiar su rango y palacio por humildad y una cama dura y pobre.

Después de la muerte de su primera esposa, Beatrice, la madre de Fernando se preocupó por el joven rey y sus muchos hijos, y deseaba verlo casado una vez más. En 1237, Fernando se casó con Juana de Ponthieu, la virtuosa, elegante e inteligente hija de un conde. Desarrolló un profundo amor por la reina Juana, quien lo acompañó a los campamentos y se ganó la admiración de su gente. Fernando disfrutó de su confianza y dijo que morir mil veces sería más preferible que violar la confianza de su esposa.

La mayor conquista

Por muy atractiva que fuera la vida en Castilla para el rey Fernando, anhelaba purificar el resto de España. El asedio de Sevilla resultó ser la más desafiante pero la más gratificante de todas las conquistas de Fernando. Cuando comenzó la vida de campaña para los tres mil hombres que componían el ejército de Fernando, eran tan pocos que tuvieron que mantener simultáneamente un bloqueo constante sobre la ciudad y vigilar los rebaños que pastaban en las llanuras que les proporcionaban la comida necesaria. Su mano de obra también se agotó por la vigilancia de dos fortalezas no conquistadas, Lebrija y Jerez, más abajo del río. A fines de octubre, como resultado de seis meses sin una gota de lluvia, los buenos hombres sufrieron una sequía severa sin cosecha y, por lo tanto, nada para comer para los soldados cristianos. Sin inmutarse, los hombres continuaron luchando.

Publicidad.

En el aniversario de la muerte de su madre, Fernando concluyó que debía partir hacia Alcalá de Guadaira, para rezar y hacer penitencia por la lluvia. Con solo un trozo de pan y un poco de agua, el Rey partió. Al llegar, dejó a un lado su armadura a cambio de una humilde túnica y se colocó un cordón alrededor del cuello, como era su costumbre durante las prácticas penitenciales. Durante dos días, oró por lluvia, pero no se formó una pequeña nube.

Finalmente, al tercer día, después de que el Rey no había comido una migaja, su confesor, Don Remondo, intervino para convencer a Fernando de que comiera algo. Casi a la medianoche, el sacerdote se dirigía a las habitaciones del Rey para recitar maitines cuando escuchó al Rey exclamar: “¡Santa María! ¡Mi ama y mi madre! “

Corrió para encontrar a Fernando arrodillado, con los brazos en forma de cruz, mientras afuera la lluvia goteaba constantemente. Con la más estricta confidencialidad, Fernando le abrió el corazón a su confesor —había tenido una visión de Nuestra Señora— y nada podía compararse con la sonrisa maternal que ella le dirigió. Nunca lo olvidaría.

Virgen de los reyes

Durante la conquista de Sevilla, Fernando, que solía ser enérgico y optimista, se sintió implacablemente oprimido por la duda y el dolor. El que había contemplado a la Santísima Virgen y San Isidoro le había dicho que reconquistaría Sevilla, empezó a temer morir antes de que se produjera la imperiosa victoria. A pesar de la profunda angustia de Fernando no hubo ningún cambio perceptible en su apariencia.

Publicidad.

Solo la reina Juana entendió a Fernando y permaneció dentro del campamento para consolarlo. Ella percibió la especial ternura que su esposo tenía por Nuestra Señora y dedujo correctamente que la había visto en una visión. A menudo se quejaba de que ningún artista podía producir una imagen realista de ella, especialmente su sonrisa. Al amparo del secreto, la Reina encargó a los artistas que esculpieran una imagen fiel de Nuestra Señora. Mientras tanto, ayudada por sus damas de honor, la Reina cosía prendas para la estatua.

Por fin, la estatua estaba completa. A la mañana siguiente, cuando el Rey llegó a la capilla para recitar el Primer y asistir a la Santa Misa, quedó cautivado al contemplar la exquisita belleza de su Señora. “¡Esta es la Virgen de los Reyes!” exclamó felizmente.

Entrega y sacrificio

Después de dieciséis meses de guerra brutal, los moros, impulsados ​​por el hambre dentro de las murallas de Sevilla, intentaron tres veces negociar con el rey Fernando. Resuelto, el Rey no aceptó condiciones, pero exigió una rendición total de la ciudad con una completa evacuación. En noviembre de 1248, los sueños juveniles de Fernando de luchar sin tregua ni descanso por un santo ideal se hicieron realidad cuando la ciudad de Sevilla se rindió.

A diferencia de las victorias de otros reyes, la victoria de Fernando no fue por su propio honor, sino por la gloria de Dios y Nuestra Señora. Aceptando humildemente el consejo de un bufón de la corte, el rey Fernando permaneció en Sevilla y se sacrificó para no volver nunca a su amada Castilla, para que los moros no volvieran a la “mejor ciudad del mundo”, como él la bautizó.

Publicidad.

En su lecho de muerte en 1252, el Rey entregó su realeza ante la realeza divina de Cristo. Su consejo de despedida para su hijo y heredero fue, sobre todo, hacer el bien y salvar su alma. En lo alto del lugar de descanso de San Fernando III, Rey de Castilla y León, en la Catedral de Sevilla, está entronizada la Virgen de los Reyes. El cuerpo de San Fernando permanece incorrupto hasta el día de hoy, pues está embalsamado con el rico perfume de su virtud y fe. De todos los reyes terrenales, solo su majestad no ha desaparecido como las cosas de esta tierra.

Haga clic aquí para comprar el libro en inglés editado por la TFP

Haga clic aquí para comprar un biografía del Rey Fernando en español.

Este artículo se publicó en ingles en tfp.org

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Historia

Tarrasa era  una ciudad catalana fuertemente industrializada. De ahí la tradición obrerista que quedaría reflejada en el fuerte impulso que adquirió el anarquismo en...

Carlismo

POLICLÍNICA DEL REQUETÉ EN EL BARRIO DE GROSSANATORIO QUIRÚRGICO NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES EN EL PASEO DE ERRONDO HOSPITAL MILITAR DE NUESTRA SEÑORA...

Carlismo

Delegación Sanitaria del Requeté de Guipúzcoa.

Carlismo

Hoy tenemos el gusto de hablar sobre uno de los reyes carlistas, don Alfonso Carlos, hijo de don Juan de Borbón y hermano menor...

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box