Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

Transcapitalismo: última estación de la revolución, con la servicial ayuda de la izquierda caniche

La revolución neocapitalista necesita convertir a los seres humanos en consumistas bulímicos de las más variadas mercancías.

Por Juan Manuel de Prada en kontrainfo.com

En alguna ocasión anterior hemos recordado aquel diagnóstico visionario que Pasolini formulaba a comienzos de los años setenta: «La revolución neocapitalista se presenta taimadamente como opositora, en compañía de las fuerzas del mundo que van hacia la izquierda». Esta izquierda lacaya de la plutocracia –a la que nosotros hemos bautizado ‘izquierda caniche’– encontró en el batiburrillo de ideologías identitarias un instrumento maravilloso para servir a la revolución neocapitalista, desactivando por completo la vieja ‘lucha de clases’, atomizándola en un enjambre de luchas egoístas y sectoriales que dejaban a las víctimas del capitalismo más desvinculadas y solas que nunca, más desvalidas y solipsistas que nunca, más absortas que nunca en su ombligo y en su entrepierna.

La revolución neocapitalista necesita convertir a los seres humanos en consumistas bulímicos de las más variadas mercancías, estériles para cualquier proyecto común, para cualquier misión compartida, para cualquier compromiso duradero. Pero ¿qué puede hacer con esos consumidores ‘frustrados’ que no pueden comprarse casas fastuosas, cochazos rutilantes, turismo de lujo? Hay que asegurarles un flujo de mercancías birriosas que los mantengan engañados, mientras pierden derechos laborales, mientras no pueden formar una familia, mientras malviven en un cuchitril inmundo. Así, la revolución neocapitalista brinda a estos consumidores ‘frustrados’ televisión basura, pornografía gratuita, turismo sexual casposo (tinderizado) y un infinito bazar de derechos de bragueta que se corona con la posibilidad de convertir el propio cuerpo en un objeto consumible. Así, la revolución neocapitalista deglute dentro de su voraz proceso consumidor todas las realidades humanas.

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

El transcapitalismo, última estación de la revolución neocapitalista, somete la naturaleza humana a un proceso de re-biologización (real o figurado, según rebane pollas o reasigne géneros); pues, para imponer su designio consumista, necesita destruir sin medida, renovar sin reposo, hasta llegar a convertir nuestros propios cuerpos en bazares incesantes. La revolución neocapitalista no puede permitir que nada permanezca, que nada se asiente, que nada arraigue ni se vincule; necesita sumirnos en una tormenta biológico-mercantil cada vez más acelerada, en donde nuestro propio cuerpo se someta a un proceso constante de renovación, de tal modo que la propia naturaleza humana se sume al carrusel de consumismo bulímico al que antes ha sumado todas las mercancías, incorporándonos a esa atmósfera de transitoriedad efímera que impide los vínculos y no deja huella ni memoria.

Publicidad.

Nuestra vida inmersa en un remolino de entropía antropológica, devorada por el catoblepas gigantesco del mercado, en un bucle de voracidad ininterrumpida que va deglutiendo toda la solidez de las cosas humanas. Porque, allá donde los seres humanos llegan a consumirse, nunca llegan a consumarse, nunca llegan a hacerse fecundos a través de los vínculos comunitarios. El transcapitalismo quiere individuos convertidos en egos consumidores de su propia identidad, náufragos en un sopicaldo penevulvar o menestra de géneros, que ‘turisticen’ su propio cuerpo, hasta convertirse en mercancías atomizadas que renuncien a todos los vínculos, mercancías des-ligadas, solas, solos y soles en las casillas infinitas diseñadas por el transcapitalismo (cis, queer, trans, binario, terf, etcétera), mercancías des-encajadas que deambulan des-quiciadas por el selvático parque temático del consumismo antropológico.

Puede leer:  Onanismo democrático como sistema político

Así, el transcapitalismo alcanza el punto omega de su revolución. Así, los seres humanos pasan a consumirse a sí mismos, en el más puro, bárbaro e ininterrumpido festín de canibalismo narcisista. Así, el transcapitalismo logra una disociedad auténticamente primitiva: una bulímica, gigantesca orgía de consumismo que devora material y espiritualmente, junto a mares y selvas, junto a coches y casas, la naturaleza humana misma, negando la realidad corporal y convirtiéndola en un mogollón de ‘identidades’ consumidas. No hace falta decir que, en este proceso de consumo voraz de la propia naturaleza humana, la primera víctima es la mujer, por ser la gran tejedora de vínculos fecundos. Por eso el transcapitalismo borra la realidad biológica de la mujer y la convierte en identidad ‘sentida’ por varones; por eso pone eterna enemistad entre la descendencia de la mujer y la suya. Todo ello, naturalmente, con la servicial ayuda de su mamporrero favorito, la izquierda caniche.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Análisis

La concepción de la dignidad de la persona humana según la DSI es que el hombre es un ser capaz de Dios, y según...

Opinión

La izquierda y sus mentiras también son consecuencias del liberalismo.

Opinión

Chile está entre los países más represores del mundo en las medidas COVID.

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box