Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Historia

6 de agosto de 1793: Profanación de los ataúdes de los reyes de la Real Basílica de Saint-Denis

“Estos expoliadores de tumbas, estos hombres abominables que tuvieron la idea de violar el asilo de los muertos y de esparcir sus cenizas para borrar la memoria del pasado”

Fue a propuesta de un informe de Barrère que la revolución atacó los ataúdes reales, así como los de Du Guesclin y Turenne. El salvajismo revolucionario destruirá todo durante 3 días.

El 4 de septiembre de 1792 se inició el primer saqueo de la basílica de Saint-Denis, según lo dispuesto en la ley que se haría republicana dieciocho días después. El día 9, Dom Verneuil, el abad, con la mitra en la cabeza y el báculo en la mano, celebró el último oficio de los benedictinos en la iglesia de la que habían sido maestros durante once siglos. No le faltó coraje, ni garbo. Cantaban: “Manus tuas, Domine, commendo spritum meum…” El día 14, expulsados, amenazados de muerte, los monjes se dispersaron sin esperanza de retorno.

La necrópolis real entró en agonía.

Abordamos el techo primero. El armazón fue despojado, expuesto a la intemperie, el plomo arrancado y almacenado en la nave, en desorden, en medio de las tumbas. El 6 de agosto de 1793, la iglesia se llenó repentinamente de soldados con gorras rojas, trabajadores armados con picos, mazas, martillos, palancas. La multitud los vitoreó.

Por un singular giro del destino, la primera capilla a la que se precipitaron fue la del rey Dagoberto I, fundador de la abadía. Su estatua yacente fue destruida. Se conservaron ciertos monumentos funerarios, en particular los de los Valois, «por su excepcional calidad artística», según un decreto de la Convención.

Con los otros, derribados, saqueados, construimos a la entrada de Franciade, antiguamente Saint-Denis, en la Place d’Armes, una montaña alegórica de ruinas al pie de la cual se erigió una gruta en memoria de Marat. y de Peletier de Saint-Fargeau, promovidos mártires de la Revolución.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Las cabezas esculpidas de nuestros reyes, coronas rotas, narices rotas, ojos arrancados, adornaban los pilares y frontones de la gruta.

En septiembre, en la abadía mutilada, martillaron o volaron con cinceles los últimos atributos de la realeza que aún escapaban a la furia republicana, en particular los de la caja del órgano.

También perecieron las últimas cruces de los calvarios que marcaban, en Saint-Denis, el itinerario de los cortejos fúnebres de los reyes de Francia.

Finalmente, llegó el turno de las campanas. Sufrieron el martirio de la rueda, rota a golpes de barras de hierro, emitiendo lúgubres lamentos que rebotaron en ecos dentro de la basílica.

Entraron “estos expoliadores de tumbas, estos hombres abominables que tuvieron la idea de violar el asilo de los muertos y de esparcir sus cenizas para borrar la memoria del pasado”.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

En medio de una multitud sobreexcitada que animaba a los peones con voces y gestos, comenzaron a cavar en las inmediaciones de la basílica dos fosas cuadradas, de tres metros de lado y tres de profundidad.

El primero estaba destinado a recibir los huesos de los Borbones, el segundo los de los Valois y Capetos directos, así como los restos de los reyes de las dos primeras razas, si se encontraba algo.

No lejos de allí, en un cuartel, se construyó apresuradamente una fundición donde los ataúdes de plomo de los tiranos serían transmutados en balas de fusil republicano. Luego se derribaron las puertas de las bóvedas.

El primer “tirano” obligado a su descanso eterno fue el buen rey Enrique IV. Cuando la pesada tapa de su ataúd de roble había sido volada con un martillo y una palanca, luego su ataúd de plomo con una palanca, provocando un terrible alboroto en la bóveda borbónica, apareció su cuerpo envuelto en un sudario blanco casi intacto.

Liberaron sus cabezas, y en el aire enrarecido esparcieron una fuerte exhalación de aromáticos. Ese rey olía bien. Los otros no. Después de ciento ochenta y tres años en la tumba, su rostro estaba admirablemente conservado, su barba casi blanca, sus facciones serenas, apenas alteradas.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

El cadáver fue así erigido, como un maniquí, y apoyado contra un pilar. La multitud que lo rodea, impresionada, suspende su odio por un momento. Tal vez incluso se conmueve al ver a este gran rey inmóvil en su sudario. ¿Y si caía de rodillas, en señal de antiguo respeto?

Puede leer:  Las órdenes militares

Pero la ley que rige a las masas humanas no admite excepciones, siempre gana el más vil, y el más vil, aquí está: un soldado, ni siquiera borracho, lo que al menos hubiera constituido una disculpa. Empujándose a la primera fila, con expresión ostentosa, el soldado, valiente hijo del pueblo, desenvaina su sable y corta cerca de un buen mechón de barba blanca, del que hace un falso bigote bajo gritos y aplausos.

Eso es todo, está decidido, la multitud será abyecta.

Una musaraña blande su puño bajo la nariz del buen rey Enrique y luego, de lleno, lo abofetea con tanta fuerza que el cuerpo cae al suelo. Era sábado, 12 de octubre de 1793, y caía el día.

Los saqueadores de tumbas regresaron el domingo a casa para descansar con sus familias, observando ya una ruptura sindical, por lo que el rey Enrique IV quedó así expuesto a los ultrajes del populacho hasta el lunes 14 de octubre. No sabemos en qué estado fue hallado, porque fue arrojado sin consideración, en la mañana en el pozo de los Borbones.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Después de este primer lanzamiento, aceleraron el trabajo. Luis XIII fue enviado a la fosa sin siquiera la limosna de un insulto. Él apestaba.

Con Luis XIV se respetaron las formas republicanas. Uno de los peones, otro valiente hijo del pueblo, sacó su cuchillo de hoja larga y, de un golpe seco, destripó al rey. De ella se escapó una cantidad de estopa, reemplazando las entrañas y sosteniendo la carne.

Creyendo sin duda, y con razón, que había sido engañado sobre la realidad carnal de los restos reales tan inertes como un muñeco de salvado, el destripador, con su cuchillo, abrió con fuerza la boca del rey cuyas fauces estuvieron bloqueadas durante setenta y ocho largos años.

Trabajo duro. Llegó al final, saludando como un gladiador, y la multitud lo vitoreó.

El rey Luis XIV, que en vida apestaba terriblemente por la boca, exhaló un último suspiro que exterminó a las últimas moscas que sobrevivieron en la bóveda.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

El hijo del pueblo sacó un diente solitario de la quijada real, un trozo negro y podrido que mostró al pueblo, como un trofeo. La gente aplaude y ruge de felicidad.

Texto publicado originalmente en francés en https://www.terreetpeuple.com/

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Foto del avatar
Escrito por

Selección de noticias en otros medios.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Actualidad

Un informe del Centro Europeo para la Ley y la Justicia revela que muchas personas son perseguidas en Europa por abandonar el Islam y...

Historia

El primer episodio de la serie original de EWTN se centra en el papel central de la Iglesia Católica en la creación de la...

Historia

¿Cuáles son las verdaderas relaciones de la familia real británica con la masonería?

Historia

El inglés  “Todo lo hace por principios:– Guerrea por principios patrióticos;– Esclaviza por principios imperialistas; — Oprime por principios de fuerza;– Roba por principios de...

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.