Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Opinión

Desarrollo

Imagen: Pixabay

“Desarrollo” es un término tomado aquí en un sentido que tiene parentesco apenas lejano, con lo que habitualmente se entiende por tal. No hablamos del desarrollo económico financiero. Este es el sentido ápice, no raras veces incluso el único, que se atribuye al vocablo en nuestros días empapados de hedonismo burgués y de materialismo comunista.

En la perspectiva que nos colocamos, esa forma de desarrollo tiene su lugar. Sin embargo, no es el ápice. Por la simple razón de que el hombre no es principalmente estómago.

El desarrollo ápice no consiste pues en la promoción de las cosas, del “hermano cuerpo” según el lenguaje franciscano. Consiste, eso sí, en el desarrollo de todo el hombre, puestos los elementos de este todo en la debida jerarquía. Y por lo tanto el alma en primer lugar. Entre las cosas del alma, queremos destacar aquí una de las más nobles, es decir, la aptitud de relacionar las cosas de la materia con las del espíritu, y unas y otras con Dios.

Todo el universo fue creado a imagen y semejanza de Dios. Por eso, existen analogías entre todas las criaturas. Pues seres análogos a un tercero, son por esto mismo análogos entre sí. De ahí que las cosas materiales tienen el poder de expresar las espirituales. Y uno de los usos más nobles que se puede hacer de cada una, y de todas en su conjunto, consiste en conocer su expresión espiritual. A través de esa expresión, la inteligencia conoce mejor las cosas del espíritu. Utilidad excelsa que tiene la materia hasta para los bienaventurados después de la resurrección, cuando verán a Dios cara a cara.

Una persona compenetrada de estas verdades, y habituada a hacer de la relación entre la materia, el alma y Dios la actividad fundamental de su espíritu, puede de este modo llegar al ápice de su personalidad. O sea, alcanzar el desarrollo ordenado y entero de su propio yo. Su desarrollo ápice.

Esas verdades, precisamente porque son muy abstractas, tienen no obstante relación con lo que hay de más profundo y decisivo en la realidad concreta.

Así, es factor de la grandeza, del bienestar y de la force de frappe, la fuerza de impacto de un país, la relación íntima entre los recursos naturales y el paisaje del territorio, por un lado, con las características del espíritu nacional, por otro. Hasta tal punto de que el observador nota afinidades entre la configuración de los montes, el curso y el rumorear de los ríos, los mil colores y formas de la vegetación, los perfumes de las flores, el sabor de la culinaria local, las armonías de las músicas y de las danzas populares, de las formas y colores de los trajes típicos, con el espíritu de la población. Por ejemplo, con el estilo de hacer bromas o de las peleas entre los niños, de las realizaciones de los hombres maduros, y de la experimentada sabiduría de los ancianos.

Todo esto forma un enmarañado de elementos que se entrelazan por mil afinidades indisociables. Y es la diferencia entre éstos, más aún que los límites territoriales, lo que distingue a las naciones. ¡Qué diferencia existe entre Francia y Alemania, por ejemplo! Es evidente que cada una de esas naciones forma con el respectivo enmarañado una sola cosa. No se puede concebir Francia habitada sólo por alemanes, ni Alemania habitada sólo por franceses.

Puede leer:  Gibraltar, mon amour

Este artículo se publicó en https://plineando.blogspot.com/

COMPARTE:

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Written By

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

Lo + leído

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Opinión

Habían pasado 100 años sin ser atendido el mandato del Corazón de Jesús al rey Luis XIV de consagrar Francia al Sagrado Corazón cuando...

Opinión

Los globalistas que es lo mismo que decir comunistas o satanistas (yo prefiero emplear este último término que es mucho más exacto) desplegaron una...

Religión

La clemens, pia, dulcis Virgo Maria que el melifluo doctor San Bernardo cantó con tanta suavidad en la Salve Regina, nos es presentada por San Luis...

Opinión

En 1941 la opinión pública estadounidense estaba mayoritariamente en contra de la entrada de su país en la Segunda Guerra Mundial. No obstante, el...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.