Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Opinión

Colombianos: ¡Al rescate! (Cuarta parte)

Imagen con licencia Pixabay

“Hay un límite en que la tolerancia deja de ser virtud.”

(Edmund Burke)

CONCLUSIONES

El esbozo de la realidad nacional que nos hemos permitido exponer nos permite extraer algunas conclusiones que nos encaminen a la búsqueda de soluciones eficientes y duraderas a la profunda crisis que atravesamos.

PRIMERA.- Como lo hemos demostrado hasta la saciedad, lo que aquí está en juego son dos visiones contrapuestas sobre el tipo de Estado que Colombia necesita: a) La que propone el populismo de izquierda consistente en un estado totalitario de tipo marxista, que promueve el odio de clases; que patrocina el crimen y promueve el narcotráfico; que hostiliza la familia tradicional y la libertad de empresa; que pretende sustituir las instituciones militares por colectivos armados de delincuentes afectos al régimen; y, que busca la destrucción de la economía y el control de la población a través de subsidios y reparto de alimentos ; b) La que defendemos el resto de colombianos que  queremos una Patria donde impere la Libertad y el Orden, como lo proclama nuestro escudo;  que se respete la dignidad de la persona humana, sus valores y creencias; con un gobierno al servicio del bien común y no de una ideología foránea o de un grupo de fanáticos obnubilados por un decadente comunismo que ha fracasado en todos los países que lo han ensayado; que se garantice el derecho a la vida y la seguridad de los ciudadanos y se castigue a los criminales; que se imparta una justicia imparcial a todos los colombianos; que los recursos públicos se manejen con honestidad; que la educación sirva para formar buenos ciudadanos y no para adoctrinar la juventud con  falacias marxistas; y, que se respete la Democracia y el Estado de Derecho por encima del fraude y la tiranía.

SEGUNDA.- Reconozcamos que, además del conflicto de carácter cultural o ideológico , existe la toma fraudulenta del poder por parte de una camarilla populista cuyo objetivo es convertir aceleradamente el estado colombiano en otro esclavo del Socialismo del Siglo XXI . Hacia ese objetivo conducen las reformas económicas, laborales, pensionales, de salud, etc. que interesan al Gobierno.

En consecuencia, la lucha en el caso colombiano debe abarcar dos grandes escenarios:

A.- El rescate del poder para impedir la instalación por la fuerza del sistema político- económico del Socialismo del Siglo XXI .

B.- El rescate de nuestra identidad cultural compenetrada con los principios de la civilización occidental, democrática e inspirada en los valores de la Cristiandad.

TERCERA.- Entre nosotros, aunque tanto las encuestas de opinión como las manifestaciones callejeras arrojan un descontento mayoritario y creciente de la población con el proyecto de deconstrucción iniciado por el actual régimen, lo cierto es que poca consciencia existe sobre la necesidad de articular una racional planificación para detener el dañino proceso.

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Es un hecho histórico que en toda sociedad existe una gran diferencia entre quienes ocupan los puestos de mayor relevancia o aspiran a ejercerlos si tienen oportunidad (la clase gobernante) y los que no gobiernan ni son capaces de gobernar (los gobernados). Partamos de la base de que el rechazo generalizado a la gestión del populismo de izquierda instalado en la Casa de Nariño y a los profundos cambios culturales que quieren imponer a la sociedad colombina, carece de un grupo consciente que encauce la rebelión y señale el camino a seguir.

No existen partidos políticos como tales que sirvan como instrumentos eficaces para enfrentar a un enemigo que los ha envilecido. Se ha perdido la credibilidad en la mayor parte de los que se han posicionado como opositores al régimen.

Tampoco constituye una opción viable esperar que las mayorías carentes de organización, unidad en los propósitos y en la acción y cuadros directivos, alcancen – POR ARTE DE MAGIA – una victoria sobre un estado cada vez más absolutista y tiránico.

Sólo resta convocar a las entidades que, desprovistas de intereses políticos cortoplacistas y comprometidas con la defensa de los valores y principios que hacen parte de nuestro patrimonio cultural e histórico, se atrevan a dar el paso de vencedores para rescatar a Colombia. Bajo el impulso de estas colectividades, conseguiremos encauzar, coordinar y potenciar los enormes recursos de millones de manifestantes que desean que su aporte individual sirva efectivamente para rescatar a su Patria.

CUARTA.– Es prioritaria, en consecuencia, la conformación de una organización que coordine la acción individual y colectiva y establezca las estrategias, tácticas y liderazgos conducentes para alcanzar la victoria. Lo primero que se requiere es, en palabras de Agustín Laje, “un grupo consciente de sí mismo que decide emprender la batalla” (La batalla cultural, Harper collins México, 2022, pag. 37) .

Con esas premisas, vale la pena intentar la puesta en marcha de una “Confederación para el rescate de Colombia”, para la cual SE DEBE CONVOCAR A :

  • Centros de pensamiento de orientación democrática (Ejemplos: Alianza Reconstrucción Colombia, Foro Atenas, Centro Cultural Cruzada, etc.)
  • Grupos de promotores de marchas de protesta contra el régimen
  • Asociaciones formales e informales de personal retirado de las Fuerzas Militares, Policía Nacional y antiguo DAS
  • Grupos Pro-Vida y defensores de la Familia tradicional
  • Grupos laicos de orientación cristiana
  • Gremios económicos y grupos empresariales
  • Asociaciones de profesionales y técnicos
  • Sindicatos de orientación democrática
  • Grupos de internautas de orientación democrática y cristiana

QUINTA.- La acción inmediata de esta nueva fuerza cívica, popular, nacional e independiente debe ser el rescate del poder para impedir la destrucción de nuestra sociedad que en tiempo récord viene adelantando Aureliano y su camarilla.

¿Cuál sería el medio más adecuado para rescatar a Colombia?

1.- Es inaplazable la iniciación de un juicio político contra el Presidente elegido mediante la violación sistemática de las normas electorales, exceso en los topes permitidos y el ingreso de dineros del narcotráfico a su campaña.

Puede leer:  ¡Con Franco vivíamos mejor!

2.- Petro no podía ser elegido Presidente por haber sido condenado por delitos diferente a los de carácter político o culposo, de conformidad con los arts. 179 y 197 de la Constitución Política.

3. – La gestión del actual Presidente, como hemos podido constatar en el análisis precedente, se ha convertido en una sucesión de violaciones al juramento prestado de cumplir y hacer cumplir la Constitución y la Ley y a un permanente incumplimiento de sus deberes como primer mandatario de la Nación. Es, pues, evidente que no puede continuar desempeñando tan importante cargo.

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

4.- La presentación de la denuncia debe ser acompañada de una gran movilización callejera coordinada por la Confederación cuya creación aquí se propone, movimiento que debe ser indefinido hasta que se falle el juicio político.

4.- Los directores de este nuevo movimiento deberán prever las acciones a seguir para hacer seguimiento a cada uno de los congresistas e impedir que su voto sea manipulado por el soborno gubernamental.

5.- Se deberá establecer un centro de difusión a nivel nacional e internacional para dar a conocer la razón de ser del juicio político y la verdadera opinión de los colombianos sobre el tema, para neutralizar las campañas desinformativas y sesgadas que empleará la izquierda multinacional. 

SEXTA.- Truncado quedará todo este esfuerzo si nos conformamos con corregir los síntomas sin percatarnos de que detrás de toda esta hecatombe que vivimos subyace una profunda crisis moral. Los políticos supeditan el Bien Común a sus particulares intereses. Congresistas y Magistrados desconocen la voluntad del constituyente primario y avalan un acuerdo espurio con los mayores criminales de nuestra historia. Los individuos se erigen a sí mismos como dioses para decidir sobre la vida o la muerte de un ser indefenso en el vientre de su madre. El narcotráfico, el vandalismo y el terrorismo se justifican por ser “delitos conexos” con el delito político. La falacia de la ideología de género ha permeado nuestra sociedad desde las aulas escolares. Hemos apartado el conocimiento de Dios y de su mensaje para sustituirlo por el culto al Che Guevara y a los ídolos de barro de una sociedad materialista. ¿Nos vamos a quedar impávidos mientras se derrumban los fundamentos de nuestra sociedad?

Es preciso continuar la lucha cultural para la defensa de: La Democracia, los valores cristianos, el amor por la Patria, el Bien Común como razón de ser de la acción del Estado, la defensa de la Familia tradicional como base de nuestra Nación, la garantía del Derecho a la Vida desde la concepción hasta la muerte natural, el respeto a la dignidad de la persona humana, la vigencia del Estado de Derecho y de una Justicia imparcial y oportuna para todos los colombianos.

La batalla para el rescate cultural de nuestra Nación deberá adelantarse:

A) Desde el Estado, una vez se recupere la conducción del mismo, modificando las perniciosas normas implantadas a partir del espurio acuerdo de La Habana.

B) Hay que llevar la batalla cultural a aquellos escenarios que han sido conquistados por el “marxismo occidental”, vale decir, la escuela, la universidad, los sindicatos, las iglesias, los medios de comunicación, los centros culturales, la administración de Justicia, el entretenimiento, las redes sociales, los gremios, las asociaciones profesionales.

En una palabra, cada uno de los individuos que conforman el conglomerado social deberá mutar en un apóstol del regreso a la cultura del Orden, de la Verdad, de la Moral, de la Justicia y de la Dignidad de la Persona Humana. Parece una utopía pero no lo es tanto, si al frente de la tarea existe un grupo consciente como el que se propone en este trabajo. Como colofón traigo estas palabras que nos sirven de inspiración:  
“ … el mundo moderno ha buscado lo bueno por malos caminos; ha comprometido de esta manera la búsqueda de auténticos valores humanos que es preciso salvar ahora por la posesión consciente de una verdad más profunda, por una nueva creación substancial del humanismo “(Jacques Maritain).

COMPARTE:

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Doctor en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia (Medellín). Estudios de Planeación del Desarrollo (IULA, La Haya) y Administración de Empresas (Eafit, Medellín). Ha desempeñado los cargos de Juez Municipal (Palmira), Jefe de Instrucción Criminal y Vigilancia Judicial de Antioquia, Procurador de Distrito Judicial de Antioquia, Secretario General de Empresas Departamentales de Antioquia, Secretario General de la Gobernación de Antioquia, Secretario de Gobierno Departamental y Gobernador encargado de Antioquia, Fiscal Seccional, Presidente de Asociación Colombiana de Empresas de Servicios Temporales, Director de Asotauro, gerente de relaciones industriales, asesor jurídico y gerente general de varias empresas privadas. Es autor de las obras “Reconstrucción nacional” y “Vademecum jurídico” y columnista de varias publicaciones virtuales.

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Opinión

Barranquilla, 17 de Enero de 2024 .- Vamos a situar las cosas en su punto: es importante no confundir el fenómeno de la inseguridad...

Opinión

Por: Luis Alfonso García Carmona La noticia sobre la aprobación en la Cámara de representantes del proyecto petrista para acabar con nuestro sistema de...

Opinión

Por: Luis Alfonso García Carmona Entre las muchas tragedias que padecen las gentes de escasos recursos en nuestro país, nos encontramos la práctica de...

Opinión

Por: Luis Alfonso García Carmona Garrafal equivocación cometen los sátrapas de la extrema izquierda cuando, alienados por el delirio del poder, traspasan todos los...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.