Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Opinión

España: un problema espiritual

La desintegración de un cuerpo social real e histórico bajo el amparo del irreal principio de autodeterminación, nos lleva simplemente a la muerte como comunidad política.

No tenemos un problema político, ni tan siquiera tenemos un problema moral. La crisis moral y política es fruto de una deriva espiritual iniciada hace algunos siglos. La Ilustración quiso “afrancesar” España a través de los ministros masones de Calos IV y Fernando VII. Vencimos a Napoleón pero germinaron las semillas de sus ideas “modernas y afrancesadas”, instaladas en elites ávidas de riquezas y poder protegidas por la Constitución de 1812. Dos décadas después, un judío masón como Mendizábal puso en marcha la primera gran desamortización eclesial (precedida por la del ilustrado Godoy), y de tierras comunales, que permitió asentar las bases de un Estado liberal moderno. Este se miraba en Francia a la par que forjaba las elites endogámicas que dominarían España.

Mendizábal le siguió el masón Madoz. Mientras España se desangraba en guerras civiles intentando dilucidar si las raíces patrias debían beber de una tradición milenaria o injertarse en la Europa moderna y protestantizada, Balmes hubo de escribir entonces su mejor obra apologética, El protestantismo comparado con el catolicismo, para responder a las pretensiones supremacistas de Guizot, el calvinista ministro de economía de “Felipe Igualdad”, monarca constitucional y progre de moda en el continente. España se resistía a morir e inició su Tercera Guerra carlista contra un República que sólo prometía la destrucción de la Iglesia y la desintegración de la unidad territorial (pues para quien aún no se ha dado cuenta, todo va junto). Una unidad que fue nuevamente asaltada por el contubernio anglosajón protestante liderado esta vez por Estados Unidos en nuestras Antillas y Filipinas.

El pueblo se convertía en nación, esto es, en una nueva religión o cuerpo místico por el que debía tamizarse toda la realidad y la salvación de espíritus ya enfermos.

Ya habíamos perdido ochenta años antes nuestros virreinatos a manos de la masonería inglesa que ensoberbeció a una elite criolla que se había alimentado de los libros “ilustrados” que llegaban de España. Se entusiasmaban y ensoberbecían con la creación de logias en el Nuevo Mundo como forma de imitación y admiración de la prosperidad anglo-capitalista. La debacle de nuestra Patria allende los mares, llevó a que las miradas se dirigieran nuevamente a Europa, fuente de inspiración de los que querían ser “modernos” a costa de vender el alma. Llegó a nuestras tierras el Romanticismo, esta vez desde Alemania e Inglaterra principalmente. La irracionalidad y el sentimentalismo regalaban los oídos de las elites locales, especialmente en regiones como Cataluña y la Vasconia. Se fue preparando así el camino para fagocitar una religión milenaria asentada y transformarla, sutilmente, en la religión de la raza y la identidad. El pueblo se convertía en nación, esto es, en una nueva religión o cuerpo místico por el que debía tamizarse toda la realidad y la salvación de espíritus ya enfermos.

El liberalismo, así, había ido adoptando todas las formas posibles. Mientras, la desangrada España, a causa de sus elites, engendraba un proletariado cuyo único Dios era el resentimiento hacia cualquier otra clase social. Y así comenzó la cruenta lucha entre religiones secularizadas para ver quién imponía su peculiar idolatría: las naciones inventadas, el socialismo redentor, el conservadurismo liberal, el progresismo dentro del orden. Las falsas religiones sólo tenían un principio común: la autodeterminación de su propia “verdad”. Por lo demás, estaban condenadas a luchar a muerte y así aconteció en nuestra cruenta Guerra civil del 36, acompañada de una cruel persecución religiosa de la que nadie hoy quiere hablar. El franquismo sólo fue un dique de contención de un mal espiritual que venía de lejos. La transición y actual democracia fue el campo de cultivo ideal para que renacieran las viejas idolatrías.

Puede leer:  Colombia y Chile: tan cerca del infierno y tan lejos de Dios

El socialismo, con permiso del conservadurismo, convirtió el Estado heredado de Franco en un Estado aparentemente redentor de las miserias e injusticias.

La aprobación de la Ley del divorcio de 1981, fue el principio del fin de un cuerpo social que ya no se conseguía mantener por su propio principio vital. Si una institución indisoluble se podía disolver bajo el principio de autodeterminación de la voluntad de una de las partes, por qué no se podían autodeterminar las naciones inventadas o las clases desfavorecidas. El socialismo, con permiso del conservadurismo, convirtió el estado heredado de Franco en un Estado aparentemente redentor de las miserias e injusticias. Esta nueva iglesia secular burocrática, al no poder liberar a las masas de su enajenación congénita, las consoló con la creencia de que podía ser libres ejerciendo una sexualidad sin límites morales. Y cuando este artificio imaginario dejó de funcionar por saturación, se le ha hecho creer que puede autodeterminar, contra la naturaleza, su propio sexo. Y a las madres, desde 1985, se les convenció que podían autodeterminar su cuerpo, una regla que no era válida para el bebé que llevaban en su seno.

La desintegración de un cuerpo social real e histórico bajo el amparo del irreal principio de autodeterminación, nos lleva simplemente a la muerte como comunidad política. Posiblemente ya éramos muertos vivientes desde hace tiempo, pero en los cuerpos tarda cierto tiempo en manifestarse la desintegración. Los cuerpos vivos mantienen su unidad intrínseca gracia al alma. Nosotros la perdimos allá por el siglo XIX. ¿Podemos recuperarla? ¿podemos revivir? Sólo bajo una condición: reconocer que nuestros ídolos son falsos, beber de las aguas de la verdadera tradición y no de las inventadas y falsas panaceas, humillarnos por nuestras deslealtades para con la Paria y convertir nuestro corazón, dirigiendo nuestra acción allí donde se asienta lo verdadero y eterno. Lo demás es autoengaño y lucha estéril contra los monstruos que nosotros mismo hemos creado o permitido que entren en la historia. Si nos duele la actual desintegración, al menos seamos consciente que es un síntoma de un mal espiritual. Y eso es lo que debemos resolver primero, tanto individual como colectivamente.

Javier Barraycoa

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Advertisement. Scroll to continue reading.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Foto del avatar
Written By

Profesor universitario, sociólogo y politólogo. Escritor y articulista.

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nuestros libros

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

En Amazon

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Videos

El editor recomienda VÍDEOS: Los mitos de la «represión franquista» - Francisco Bendala Las NAVAS de TOLOSA: La BATALLA más DECISIVA de la RECONQUISTA...

Opinión

La reforma del art. 49 de la Constitución, además de abrir la Caja de Pandora de la reforma constitucional, supone la consagración constitucional de...

Opinión

El Poder Judicial no es una administración pública más, como querría el sanchismo, sino uno de los tres poderes básicos en todo Estado de...

Cultura

En los primeros años del siglo XX tuvieron lugar acontecimientos capitales en la historia contemporánea de Portugal —totalmente ignorados por los españoles, naturalmente—: el...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.