Los provida, Trump y la ONU

Los provida, Trump y la ONU

La Solemnidad de la Anunciación coincide en muchos países del mundo con el Día del Niño por Nacer, que se celebra cada 25 de marzo y que busca conmemorar, promover y defender la vida humana desde que ha sido concebida en el vientre de la madre. Este 26 de marzo en España más de 500 asociaciones provida celebraron el Día Internacional de la Vida para manifestar que “somos muchos los que defendemos el respeto a la vida y la dignidad de todo ser humano desde la concepción hasta la muerte natural”. Pero no solo se ha celebrado en España.

Cada vez más países se unen a la celebración provida, aunque esto les suele acarrear problemas graves. Por ejemplo, a Ellinor Grimmark, una obstetra sueca que ha sido discriminada por las autoridades del sector de salud de la ciudad de Joenkoeping (Suecia). Tres clínicas se han negado a darle trabajo porque se opone a practicar abortos debido a sus convicciones cristianas. Similar es el caso de Montserrat Balsells, una técnico de rayos-X que ha sido objeto de mobbing y discriminación laboral en el Hospital de San Pablo por su postura en defensa de la vida. El ambiente se volvió muy hostil y denunciarlo ante la inspección laboral no mejoró las cosas. En su informe, la inspección laboral reconoció que soy una profesional competente. La empresa inició un veto contra mí, que dura hasta hoy. Una vez ya en paro, fuera del hospital, he notado incluso que hay reticencia a contratarme en otros lugares del ámbito sanitario, porque muchos jefes y supervisores del sector se conocen”, denuncia Montserrat.

Tímidamente se avanza a pequeños pasos, siempre importantes por la valentía que implica, como el caso de la joven médico chilena que en plena  ceremonia de becados de medicina y odontología del Gobierno de Chile, rompió el protocolo, fue donde la Presidenta Michelle Bachelet (cuando menos, hija y madre de masón) para entregarle una carta con 150 firmas a favor de la vida y en contra del proyecto del aborto. Felizmente, en una reciente publicación en su cuenta de la red social Twitter, el Papa Francisco alentó a los fieles a defender la vida humana desde la concepción hasta el final”. Esto  ha motivado a la Federación One of Us a reclamar en el Parlamento Europeo la “apremiante necesidad de nuestra sociedad de defender y proteger la vida humana, la mujer y la maternidad” en los países de la Unión. O al profesor Stéphane Mercier, doctor en Filosofía por la Universidad Católica de Lovaina (UCL, Bélgica), donde había impartido cursos los seis últimos años, como investigador y profesor encargado, al que se le ha abierto expediente disciplinario y suspendido los dos cursos que impartía, porque durante uno de los cuales había argumentado la necesidad de oponerse al aborto y lo había denominado como asesinato.

La presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida, Alicia Latorre, hizo unas declaraciones en las que lamentaba que  los poderes públicos estén dejando “de lado” la defensa de la vida o la atacan “directamente”, incluso se destinan partidas públicas “a destruir vidas humanas”. Añade además que algunos políticos interpretan ese derecho en términos de “perder o ganar votos“, lo que es utilizar las vidas humanas en un “provecho propio”, convirtiéndolo en  una “cuestión ideológica“.

Así las cosas, miramos al que más ha sacudido las estructuras del abortismo con su postura. Me refiero a Donald Trump que está cambiando muchas cosas en USA. El último Día Nacional de Oración  firmó una orden ejecutiva sobre libertad religiosa y libertad de expresión, retiró la “enmienda Johnson que, desde 1954, prohíbe a las iglesias que gozan de exenciones fiscales intervenir en las campañas electorales, prometió revisar” las regulaciones que ahora limitan la objeción de conciencia de las organizaciones religiosas a contratar seguros de salud para sus empleados que incluyan el aborto entre sus coberturas y respaldó a las Hermanitas de los Pobres que  durante mucho tiempo estuvieron litigando en el Tribunal Supremo con la Administración Obama para que se reconozca su derecho a la objeción de conciencia a los seguros de aborto.

En resumen, fue un evento a favor de la libertad religiosa lo que indignó a los progres del mundo. Australia, Noruega, Dinamarca y Bélgica son algunos de los países que representan un Occidente furioso porque un presidente haya cumplido con su palabra: proteger al no nacido. Una Ley de Protección del no nacido, retirar la financiación al gigante abortista Planned Parenthood o nombrar a jueces provida para la Corte Suprema de Estados Unidos fueron algunas de las medidas que Donald Trump, ante la mirada incrédula de sus opositores, prometió llevar a cabo en caso de ser elegido presidente.

Y, sorprendentemente para muchos de nosotros, porque no estamos acostumbrados a que los gobernantes cumplan sus promesas electorales, un mes después de haber llegado a la Casa Blanca lo realizó. Pocos días después de su investidura lanzó una orden ejecutiva por la que se prohibió el uso de fondos del Estado para subvencionar a grupos relacionados con prácticas abortistas. Asimismo, designó a muchos secretarios contrarios al aborto y nombró al juez provida Neil Gorsuch para sustituir al fallecido Antonin Scalia. De manera que ha ido cumpliendo de manera paulatina con todas las promesas que hizo a los ciudadanos estadounidenses en materia de defensa de la vida, algo que no ha sentado muy bien al stablishment imperante en Occidente. El Parlamento Europeo, aterrado respecto a la decisión de la Administración Trump de prohibir que las organizaciones internacionales que promueven el aborto reciban fondos públicos de Estados Unidos, ha propuesto establecer un fondo internacional para financiarlo. Proponen recurrir para este fin tanto a la financiación nacional como a los fondos para el desarrollo (¿) de la Unión.

Para compensar “el desastre Trump” que califican de regla mordaza y de ataque directo a los derechos de las mujeres, Holanda ha propuesto la creación de un fondo internacional, Australia destinará 9,5 millones de dólares a apoyar las operaciones del gigante abortista Planned Parenthood en el extranjero. Y Noruega 10 millones. Además Dinamarca, Bélgica, Luxemburgo, Finlandia y Cabo Verde, los países que representan ese occidente furioso porque un presidente haya cumplido con su palabra, protegiendo al no nacido, también han anunciado que ayudarán  al fondo pro asesinato de inocentes.

Según ha adelantado el New York Times, que cita a funcionarios bajo condición de anonimato, las medidas implican que EE.UU. además cortará toda financiación a agencias de la ONU y pide reducir al menos un 40% el resto de fondos que Estados Unidos destina a organizaciones internacionales, lo que a priori perjudicará de forma muy importante a las operaciones de Naciones Unidas, que tiene en este país a su principal contribuyente. Los norteamericanos sufragan el 20% del coste de la ONU. Trump se ha caracterizado, por tanto, por ser muy crítico con esta organización y con varios tratados internacionales, como el reciente Acuerdo de París sobre el cambio climático‘’¿Cuándo soluciona problemas Naciones Unidas?’’, preguntó hace unos días el presidente. ‘’Nunca. Solo crean problemas. Por lo tanto, si está a la altura de su potencial es una buena señal, y si no, es una pérdida de tiempo y de dinero’’. La organización es un “club” de gente que se reúne para hablar y “pasárselo bien”.

A mí no me parece que Trump ande tan desencaminado viendo las últimas ocurrencias de la ONU, como la de considerar a la dictadura islámica de Arabia Saudí, digna de entrar en una comisión para la defensa de los derechos de las mujeres. Es decir, se apoya al país que ha castigado a una mujer de 19 años, violada por siete hombres, a sufrir pena de seis meses de cárcel y de 90 a 200 latigazos y no podrá disponer de la ayuda de un abogado. Hillel Neuer, director ejecutivo de UN Watch, que ha tildado de “absurda” la decisión de la institución internacional. No es tan absurdo si se considera la procedencia de esta organización que es lo que la ha llevado a retirar a Arabia Saudí de la lista negra que la señalaba Yemen como responsable de ataques contra niños y la situaba en un informe junto a grupos terroristas y gobiernos acusados de esos mismos crímenes.

Así que la ONU ha considerado que ya estaba bien y se ha rebelado contra el presidente de los EE.UU. Pero ¿de dónde le viene el poder a este organismo aparentemente encargado de mantener la paz entre las naciones? Veamos un poco de su historia.

El seis de diciembre de 1916 el Gran Oriente y la Gran Logia de Francia remitieron a todas las logias de la Tierra la invitación para participar en la celebración de una reunión en orden a poner en marcha la Sociedad de Naciones. Tras varias tenidas y reuniones de políticos fuera de ellas, uno de los presidentes masones de EE.UU, Wilson, adoptó básicamente los 13 puntos del  congreso masónico y, en enero de 1918, anunció la creación de la Sociedad de Naciones en el último de sus 14 puntos. Posteriormente, en 1946, fue disuelta La Sociedad de Naciones y sus bienes traspasados a la ONU, recién creada. «Más del 50%» de sus funcionarios y representantes, según una fuente autorizada, pertenecen a la masonería. La institución de la Sociedad de las Naciones fue un modo de celebrar el segundo centenario de la fundación de la masonería moderna (1717-1917).

Uno se plantea ¿Qué estarán preparando para la celebración de su tercer centenario  ahora en 2017? En palabras del Padre Manuel Guerra gran experto en sectas, pretenden la creación de un centro religioso global, dependiente de la ONU que actuará como gerente de todo lo vinculado a la religión. Con este centro deberán en situación de subordinación, relacionarse los dirigentes de todas las religiones. Así lo afirmó en 2014 el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, y poco después lo ha propuesto el masón Simon Peres, ex presidente de Israel, al papa Francisco.

La explicación está en que el poder,  más que en manos de los políticos, está en las de los grandes financieros, (familia Rothschild, Soros, los Rockefeller, Morgan,  etc), todos pertenecientes en altos grados a la secta. Véase la clarividente prospectiva de Pío XI sobre «el imperialismo internacional del dinero» en su encíclica Quadragesimo anno. Más. Los agentes del «imperialismo económico» tienen también la marca de la escuadra y el compás «Permitidme fabricar y controlar el dinero de una nación y ya no me importa quién la gobierna», dijo Rothschild. Son propietarios de bancos, fundaciones y compañías financieras, de universidades (educación de los futuros dirigentes), etc.; ejercen un influjo enorme y a veces controlan la Reserva Federal de EE.UU., el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Bilderberggroup, la Trilateral, etc. y, por supuesto, otras asociaciones menores vinculadas a ellas como las que promueven el aborto, los LGTBI, la destrucción de la familia, etc.

Últimamente le han amenazado con un impeachment antes de finalizar el año por la conversación del presidente con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en la que según The Washington Post se revelaron secretos que podrían poner en jaque la seguridad del país. La jugada, sin embargo, le ha salido como un tiro al tabloide americano. Tras días de escándalo mediático, Vladimir Putin ha salido al paso de las críticas para asegurar que puede demostrar que Trump no reveló secreto alguno. “Si la Administración americana lo estima posible, estamos dispuestos a proporcionar al Senado y al Congreso la transcripción de la conversación entre Lavrov y Trump”, aseguró este jueves en rueda de prensa tras su encuentro con el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, para defender que Trump no había revelado información clasificada alguna.

Diferentes visiones de una realidad. Cuando el ex presidente Barack Obama decidió, él sí, compartir información reservada con la inteligencia rusala dirección del medio alabó su labor de cooperación con el Kremlin para garantizar la “seguridad mundial”. Ni un sólo reproche al demócrata ni a su política exterior, que permitió que conflictos como el de Siria -derivados de las desastrosas Primaveras Árabes- se enquistaran sin solución aparente. Con Trump todo es diferente. En España también estamos viendo este sectarismo cuando no eres políticamente correcto.

Ante esta situación Putin manifiesta: “Lo que me extraña es que usen consignas contra Rusia para agitar la escena política nacional”. “O no entienden el daño que le hacen a su propio país, en cuyo caso son sencillamente estúpidos, o lo entienden perfectamente, y entonces son peligrosos y corruptos”.

De modo que las airadas voces contra Trump, prácticamente desde el momento de toma de posesión, puede que estén promovidas y alentadas por la extensa red de asociaciones que tiene bajo su control la poderosa secta. La postura provida del presidente  y su actitud contra el control poblacional se enfrenta a los intereses de aquella. Como se ha demostrado con la última desclasificación de documentos, esto del control de la población obedece a un plan diseñado ya en 1974 por el entonces Secretario de Estado de los EE.UU., Henry Kissinger, en función de los intereses de la Reserva Federal de los EE.UU. (un lobby sionista que integra a las familias Rotschild, Rockefeller, Lehman Brothers, Warburg, Morgan, Soros…, dueños del petróleo, de la banca, y de las armas), para controlar, no solo la población mundial, sino  también adueñarse de las riquezas y de los recursos naturales de los países,  llevar a cabo el trazado de nuevas fronteras, desestabilizar, abrir focos de conflicto…

En definitiva se trata de una lucha por el poder para seguir con su implantación del Nuevo Orden Mundial y ante estos planes, parece que Trump y la Iglesia (al menos en parte,) de momento se escapan a su control, no sabemos por cuánto tiempo porque parece que ya empiezan a “moverle la silla” y si son capaces de hacer saltar a un presidente electo, lo que salta en mil pedazos es la democracia. Esta es la lucha que se está llevando a cabo: imponer sus criterios a un importante poder político que pretende gobernar, no se si bien, pero sí independientemente de las consignas que tratan de imponerle, y un poder religioso que, a pesar de los esfuerzos de muchos por derribarlo, está sustentado por la fuerza que recibe de la sangre de tantos mártires de antes y ahora que la ofrecen por seguir la verdadera enseñanza de Jesucristo.

Será interesante ver cómo acaba este preocupante pulso.  

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada