Historia

Maniobras disuasorias de la secta

En España el problema más acuciante es el rompimiento que de la nación quieren hacer unos cuantos; en Méjico, sus problemas sociales no resueltos y, sobre todo, la falta de obediencia debida a la fraternidad por el presidente y en el Vaticano, sus devaneos relativistas además de los escándalos sexuales de algunos de sus miembros.

«Analfabetos ha habido siempre pero nunca habían salido de la universidad» (M. Elvira Roca Barea)


María Elvira Roca investigadora del CSIC, que tiene experiencia docente en diferentes universidades del mundo, desmonta el fenómeno de la leyenda negra en su libro Imperiofobia y leyenda negra” que, aunque no es el primero que publica, se ha convertido en uno de los fenómenos editoriales del momento porque ha coincidido con el renovado ataque  a España.

Recuerda doña Elvira como la expresión «leyenda negra» comenzó a utilizarse en torno a 1898 para aplicarse a las deformaciones de la propaganda antiespañola, a partir de Emilia Pardo Bazán, quien la pone de moda en la prensa, pero que será Julián Juderías quien comienza a estudiarla de manera organizada y sistemática, con un coraje extraordinario y una capacidad poco común para penetrar en los prejuicios y las mentiras de la propaganda que los intelectuales españoles, incluidos los historiadores, habían asumido como verdades incuestionables.

La hispanofobia comienza a ser visible en Italia, porque la expansión de los españoles comienza ahí, afirma la investigadora. Y son los humanistas italianos los responsables. Durante varios siglos, el humanismo italiano esparcirá insistentemente la idea de que los españoles son marranos, término que acabará siendo sinónimo de español en la Italia del siglo XVI, por haberse mezclado con los judíos y con los moros. Por lo tanto además son malos cristianos, esto es, moralmente inferiores. Y estas visiones arquetípicas están tan ancladas en el subsuelo de la mentalidad europea, que muchos siglos después vinieron los románticos a España buscando una Edad Media milagrosamente conservada. Luego el protestantismo ampliará esta visión deformada de los españoles igualándolos con el Anticristo y a toda forma de depravación moral. Más tarde la Ilustración remozará los tópicos de la hispanofobia añadiendo la ignorancia y el retraso cultural. Y finalmente el liberalismo vendrá a darle a todo esto el lustre de la modernidad.

Esta organización que se basa en esas ideas y que tan extendida está en los tres entes implicados en el escrito que ha provocado el resurgimiento del ataque a España, es la que de nuevo mueve los hilos. Lo hacen coincidir con la conmemoración de dos grandes hechos que se produjeron en el tiempo en que España tenía un imperio en el que se decía que era tan grande que no se ponía el sol: la circunnavegación a la Tierra que culminó Juan Sebastián Elcano, y la conquista y civilización de Méjico por Hernán Cortés[1], hazañas que el gobierno español no parece dispuesto a conmemorar, quizá por aquello de la obediencia debida. De otro modo no se entiende.

El Gobierno no incluye a Hernán Cortés en su Plan de Acción Cultural

Sí se entiende en el caso de quien ha partido de nuevo la protesta contra España, el presidente de Méjico, nación a la que desde su independencia, las logias masónicas llegadas de Estados Unidos llevaron ideas y modelos contrarios a la tradición, vocación e identidad histórica, cuyo mayor objetivo fue la expedición de las leyes de reformas eclesiásticas, militar y educativa promovida por los hombres del Progreso quienes llegados a la presidencia, defendieron la política anticlerical, como, por ejemplo, Carranza y Obregón[2]. Pero quién da una vuelta más a la tuerca de la persecución religiosa y se abandera como “el enemigo número uno” de los católicos será el general Plutarco Elías Calles (1924-29). Reforma el Código Penal en la llamada “Ley Calles 1926” para expulsar a todos los sacerdotes católicos extranjeros y sancionar con multas o penas de cárcel a los que enseñen religión, vistan de sotana o traje talar, y proclamen públicamente el Evangelio. A ello se suma la reinstauración de la Iglesia cismática de México, que controlará directamente Calles.

El mexicano de a pie se revolvió contra la enésima cacicada del poder y adoptó rápidamente el grito de “¡Viva Cristo Rey!” como santo y seña de un malestar que tocaba a lo más íntimo de su ser. De forma espontánea, los tenderos colocaron a la entrada de sus establecimientos carteles con el rótulo de ¡Viva Cristo Rey!, en claro desafío hacia el poder, y muchas familias hacen lo propio en sus balcones. Fueron los conocidos “Cristeros”: miles de hombres, unidos a sus familias, con mucho que perder y poco que ganar, que se habían alzado en armas contra un régimen totalitario para defender su fe cristiana, (aquella que les enseñaron los españoles) conscientes de que hacían la voluntad de Dios. El México de hoy, sobre todo a nivel eclesial y político, no se puede entender sin el alzamiento de los cristeros.

La amnesia del gobierno de México respecto al martirio sufrido por los Cristeros

Con López Obrador se recupera, después de más de 50 años, el sentido de la Fraternidad, de la Igualdad y de  la Justicia dice la masonería. AMLO, acrónimo de Andrés Manuel López Obrador, aseguró en víspera de las elecciones que en caso de ganarlas, como sucedió el pasado 1 de julio, convocaría a una Asamblea para elaborar una “constitución moral” fundada en valores como el amor y el bien común y los principios masónicos  de  justicia, libertad, igualdad y fraternidad”.

Es necesario saber que este individuo, por mucho que quiera hacerse el sufrido indigenista, es nieto de un señor de Ampuero (Cantabria) y de sus apellidos se deduce con claridad sus antecedentes españoles. A pesar de lo cual ha demostrado desconocer la Historia y hacer buena la afirmación de la señora Roca Barea, porque ha pedido al Rey de España y al Papa que ofrezcan una disculpa a los pueblos originarios del país, de los que él no desciende, por los posibles agravios y matanzas cometidos hace 500 años, durante la época de la conquista,  la cual se hizo con la espada (como todas), pero con la cruz como pocas, o mejor dicho, ninguna.

Las reacciones en España sobre el contenido de la carta que envió el presidente mejicano al Rey Felipe Vl han comenzado a sacudir la opinión pública en España, a unas semanas de llevarse a cabo elecciones generales. Todos los partidos políticos han defendido la actuación de España en la conquista de Cortés, con la excepción de aquellos que bien por sus intereses independentistas, bien por su tradicional deriva radical, han hecho causa común contra España: independentistas catalanes y vascos y naturalmente, Unidos Podemos. (Girauta ha aprovechado la polémica para decirle a Iglesias que quiere llegar al poder para destruir a España desde dentro).  (¿Cobrará Pablo Iglesias también de Soros?).

Y es justamente el partido político más opuesto, la derecha liderada por VOX, la que ha publicado uno de los tuits más polémicos –pero más ciertos- de la jornada, pues sugiere que “México y toda América deberían agradecer a los españoles que llevaran la civilización y pusieran fin al reinado del terror y barbarie al que estaban sometidos”.

La sociedad española se pregunta perpleja los motivos por los que se resucitan hechos de hace 500 años, máxime cuando el  29 de diciembre de 1836 se firmó el Acuerdo de Paz entre México y España, el llamado Tratado Santa María-Calatrava  un Tratado Definitivo de Paz y Amistad en el que acordaron el «total olvido de lo pasado, y una amnistía general y completa para todos los mexicanos y españoles». ¿Lo desconoce AMLO, es una maniobra de distracción para olvidar los problemas que le acucian, o es presión de su fraternidad? Es posible que un poco de todo.

Los feligreses del estado de Guerrero, hartos del problema con los narcos pidieron ayuda a su obispo, Salvador Rangel Mendoza, obispo de Chilpancingo el cual se reunió a primeros de abril de 2018 con un jefe del narco para tratar de resolver el daño que estaban causando en su diócesis y pidió ayuda por la paz en el estado. Pero la antigua disputa de masones contra católicos no se ha resuelto en siglos y fue el motivo por el que la masonería que sigue defendiendo un Méjico laico, pidió castigar a monseñor por inmiscuirse (por lo visto, según la masonería, es preferible dejar el campo libre a los narcos).

Surge la disputa, pero no es un pleito cualquiera. Rangel Mendoza fue colaborador en la custodia de Tierra Santa en Palestina y postulador de la designación como Siervo de Dios de Fray Vasco de Quiroga. Hoy forma parte de la jerarquía que gobierna la Iglesia Católica del país, la Conferencia del Episcopado Mexicano. Al otro lado del ring, Manuel Jiménez Guzmán, líder de Avanzada Liberal Democrática y de Laica Internacional, una de las organizaciones de masones en el país, ex presidente del PRI en lo que fuera el Distrito Federal, y en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado de la masonería, ni más ni menos que el Muy Poderoso Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de México.

Así las cosas, además de enviar una protesta formal directa al Papa contra monseñor Rangel, quizá la referencia al Vaticano en la mencionada carta, sea también una expresión del disgusto de la secta que, a pesar de sus afirmaciones de paz y fraternidad, se molesta porque un miembro de la iglesia se esfuerce en conseguirlas para sus fieles. En cuanto a Andrés Manuel López Obrador dio una de cal y otra de arena en este asunto. Por un lado, defiende al estado laico como la forma de gobierno en México, pero por otro, respaldó la controvertida reunión del obispo de Chilpancingo con un jefe del narco. Y la desobediencia no se perdona en la Masonería, de modo que es posible que la comentada carta sea lo primero que deba pagar el, de momento, presidente de Méjico.

Las declaraciones del Vaticano son manifiestamente injustas con España. Se limitó a recordar que el Pontífice ya pidió perdón sobre esta cuestión de la supuesta masacre indigenista. Es cierto que la  Santa Sede recordó que en julio de 2015, y en medio de un viaje a Bolivia, el Pontífice reconoció con «pesar» que se «han cometido muchos y graves pecados» contra diversos grupos étnicos, durante la llamada conquista de América». En la lucha se impuso la superioridad técnica europea, pero sobre todo el desgaste provocado entre los sitiados por las enfermedades llegadas del Viejo Mundo -la viruela fue un auténtico caballo de Troya- y las penurias de todo tipo. Por cierto, España fue la única nación que facilitó, por igual, la vacuna a sus súbditos, independientemente de su nivel económico.  No los encerró en guetos, sino que se unieron a ellos creando la mezcla de indios y españoles. Se considera que el hijo de Malinche y Hernán Cortés, Martín, es el  primer mestizo de Méjico.

Es curioso que el Papa intelectualmente más brillante de los últimos tiempos,  Benedicto XVI, fue duramente criticado tras su viaje a Brasil en 2007 por no mencionar el periodo de la colonización. Él era perfectamente consciente de que si en Hispanoamérica eran recibidos los papas con afecto y respeto por la población, se debía al sufrimiento de tantos misioneros en su esfuerzo por dar a conocer la religión católica y al del reino de España que, por considerar a los indígenas como miembros más del mismo. Crearon no solo monasterios, iglesias y catedrales, sino también carreteras, hospitales, talleres, escuelas y universidades, medios necesarios para introducir lo que se conoce como humanismo renacentista, doctrina filosófica, intelectual y cultural surgida en la Europa del siglo XIV, estrechamente vinculada al Renacimiento, que buscó retomar el legado clásico de las culturas de la antigüedad (en especial la griega antigua) e interesarse por la razón humana y el hombre como centro del universo pero respetando las enseñanzas cristianas, dando la espalda así a siglos de filosofía religiosa medieval que imponían una perspectiva teológica.

Y en ese contexto, primero la Reina Católica en cuyo testamento expresa su amor por sus súbditos de más allá de la mar océana, como no se ha conocido otro en la historia, decía  ….”y que no consientan ni den lugar a que los indios, vecinos y moradores de las dichas Indias y tierra firme, ganadas y por ganar, reciban agravio alguno en su persona ni en  sus bienes, sino que manden que sean bien y justamente tratados…. Isabel la Católica fue la primera persona que se preocupó por los derechos de los indios: determinó que seguirían siendo los propietarios de las tierras que les pertenecían con anterioridad a la llegada de los españoles y en el año 1500, dictó un decreto prohibiendo la esclavitud.

Mediante esta Cédula Real de 20 de junio de 1500, la reina Isabel ordenó poner en libertad a todos los indios vendidos hasta ese momento en España y decretó su regreso a América en la flota de Bobadilla. Puede afirmarse que la esclavitud fue abolida en España por la citada cédula permitiéndose su existencia sólo en tres supuestos: antropofagia (1503), prisioneros de guerra (1504) y venta por parte de otras tribus que ya los tuvieran como tales (1506).

De esa preocupación de la Corona (Fernando el Católico) por el trato a los indígenas surgieron las Leyes de Burgos: primeras ordenanzas de la corona castellana que normaron el status jurídico de los indios sancionadas el 27 de diciembre de 1512:

“Los indios son libres y deben ser tratados como tales, según ordenan los Reyes. Han de ser instruidos en la fe, como mandan las bulas pontificias. Tienen obligación de trabajar, sin que ello estorbe a su educación en la fe, y de modo que sea de provecho para ellos y para la república. El trabajo debe ser conforme a su constitución, de modo que lo puedan soportar, y ha de ir acompañado de sus horas de distracción y de descanso. Han de tener casas y haciendas propias, y deben tener tiempo para dedicarlas a su cultivo y mantenimiento. Han de tener contacto y comunicación con los cristianos y deben de recibir un salario justo por su trabajo”.

Las leyes prohibieron terminantemente a los encomenderos la aplicación de todo castigo a los indios y un artículo muy importante para las mujeres: las embarazadas de más de cuatro meses eran eximidas del trabajo.

Las ordenanzas, imbuidas del catolicismo imperante en la corte española, impulsaron la evangelización de los indios y ordenaron su catequesis, condenaron la bigamia y les obligó a que construyeran sus bohíos o cabañas junto a las casas de los españoles. Respetaron, en cierto modo, la autoridad de los caciques, a los que eximieron de los trabajos ordinarios y les dieron varios indios como servidores. A pesar de su difícil aplicación, estas leyes constituyeron el primer cuerpo legislativo de carácter universal que se otorgó para los pobladores del Continente americano. Son  consideradas como la primera declaración de Derechos Humanos. La conquista de América se hizo con ayuda de pueblos indígenas hartos de la crueldad de los aztecas y hubo luchas pero hubo pactos, muchos pactos y duraron siglos. De eso nació el Derecho de Indias, una rama peculiar del derecho español. Explicadas brevemente, estas son las enseñanzas que llevó España a América. ¿Alguna otra nación puede vanagloriarse de haber hecho otro tanto? Sin embargo ninguna se ve tan atacada como nuestra España, a la que ni siquiera su labor evangelizadora es reconocida por la actual jerarquía eclesiástica. Lo inmediato es preguntarse la causa.

Llama la atención que los tres entes implicados en este nuevo intento de descrédito a España están unidos por un hilo conductor que viene actuando, tanto en Méjico como en España desde que las ideas de la Ilustración se introdujeron en ellos.

Contra España empezaron, escritores ingleses, holandeses y de otras nacionalidades durante el siglo XVI, propagando primero la Leyenda Negra  con el objetivo de reducir el prestigio e influencia del Imperio Español en su Siglo de Oro. Después impulsaron a los virreinatos españoles en América a independizarse. En la actualidad vuelven a atacar con el mismo falaz argumento y con similar objetivo de desmembrar España: Cataluña está en ello con un proyecto muy avanzado en el que brilla la ayuda de todo tipo que le presta Soros. Se preparan en los puestos de salida, las provincias vascas que tratan de anexionarse a Navarra, (nada menos que la Navarra de Sancho VII “el Fuerte”) y Galicia y Canarias andan al acecho. Y, por supuesto, Gibraltar, única colonia de Europa, que cada vez se apropia de más privilegios protegida por el mismo grupo de Soros y por algunos gobiernos españoles imbuidos quizá por la misma doctrina del magnate.

Aprovechando el tantarantán dado a España ha surgido una nueva reclamación por grupos que a su odio al catolicismo unen su reivindicación de estado propio como sería Al-Andalus. La ha formulado la Comunidad Islámica Mezquita de Ishbilia, con sede en Sevilla, para que el rey de España también pida perdón, esta vez nada menos que por la Reconquista y que reconozca “la culpabilidad de las vilezas, expoliaciones, destierros y asesinatos llevados a cabo por órdenes de los Reyes Católicos“. Por supuesto sin reconocer su culpa porque al haber invadido un país extranjero motivaron la reacción de defensa de aquellos visigodos que dejaron vivos. En el texto se hace referencia a la “persecución constante” contra los musulmanes, y los “viles actos” que provocaron “millones de muertos y desplazados” (el tópico de “millones de muertos” es una falacia porque nunca hubo tantos millones de musulmanes vivos). “Nunca ha existido tan feroz persecución y afán de eliminación de una comunidad religiosa, como la llevada a cabo por la antigua realeza española, en tiempos de Felipe II”, afirman.

Es imprescindible conocer que esta organización islámica obtiene ayudas públicas a través de la Fundación Pluralismo y Convivencia, un organismo creado por el Ejecutivo de Zapatero en 2004 como impulso a sus políticas a favor del laicismo y su Alianza de Civilizaciones, (alianza que su odio no permite incluir a la civilización proveniente del catolicismo). El que después haya sido mantenida la subvención por los gobiernos de Sánchez y Rajoy, solo se explica por la infiltración de la secta en la política española y el interés de la misma en desintegrar a España. En cuanto a la carta que no parece sino un plagio de la mejicana, por estos “tontos útiles” de la fraternidad, no cabe más que estar de acuerdo con VOX que aboga por suprimir las subvenciones ideológicas que impulsó Zapatero para las mezquitas ya que sólo las de 2018 dedicadas a proyectos de entidades, comunidades religiosas y lugares de culto pertenecientes a confesiones minoritarias, ascienden a 117.000 euros.

Finalmente nos preguntamos si  esta vuelta a desprestigiar España no es únicamente por ese motivo, estúpido por anacrónico, pero muy útil para la secta en aquellas áreas muy de su atención en este momento. ¿No serán estos disparates colosales, razones disuasorias para tener entretenida a la sociedad de las tres naciones implicadas en la carta para que así no se planteen el problema principal? :

En España el problema más acuciante es el rompimiento que de la nación quieren hacer unos cuantos; en Méjico, sus problemas sociales no resueltos y, sobre todo, la falta de obediencia debida a la fraternidad por el presidente y en el Vaticano, sus devaneos relativistas además de los escándalos sexuales de algunos de sus miembros.


[1] Hernán Cortés de Monroy y Pizarro Altamirano, I marqués del Valle de Oaxaca fue un conquistador español que, a principios del siglo XVI, lideró la expedición que inició la conquista de México y el final del imperio mexica, poniéndolo bajo dominio de la Corona de Castilla —al cual se denominó Nueva España—

[2] Un miembro de su Gabinete puso una bomba al pie del altar de la Virgen de Guadalupe, sin lograr el resultado de que saltará la imagen en mil pedazos –el cuadro quedó milagrosamente intacto-,

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 




Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Próximos eventos

  1. Dialogo Fernando III, rey y santo

    junio - 27 - 19:00 - 20:30

Facebook

Publicidad