Historia

Carta sobre la causa saharaui a un catedrático de Historia Contemporánea

Tanta memoria histórica ... y nadie se acuerda del Sáhara
Hola, creo que ha llegado el momento de publicar esta carta mía.
Es una pequeña muestra del «compromiso» de algunos intelectuales de la España de hoy. Y, por supuesto, de muchos políticos: Ni oyen ni escuchan la voz de los pueblos oprimidos; en este caso, del pueblo saharaui, con el que nuestros gobernantes y España tiene una inmensa deuda pendiente.
Se trata de la Historia Contemporánea de España, la cátedra que detenta el interpelado, al cual dirigí las líneas que siguen con la mejor intención y asumiendo el riesgo del descrédito y la carcajada inmisericorde.



Muy escueta su respuesta… Demasiado escueta, lo suficiente como para no comprometerse en nada de lo por mí propuesto. Es solo un botón de muestra, de muestra de lo que son «oídos sordos». Ellos, que -en mi opinión- disponen de medios, formación, instituciones y relaciones idóneas para influir en la suerte del pueblo saharaui.
Entre los días 25 y 28 del presente mes de junio se ha celebrado en Madrid un Congreso Internacional de Memoria Histórica, con la asistencia (leí en la prensa) de 1.500 participantes. El Sáhara Occidental y el pueblo saharaui son Memoria Histórica e Historia Contemporánea y de España(nuestra provincia 53, nuestra entrega de ese pueblo al invasor marroquí, su peor enemigo; el último Consejo de Ministros del general Franco, en el que sufrió un infarto cuando se le informó de la Marcha Verde, el Gobierno del infausto Carlos Arias Navarro, todo el teatro de los Acuerdos Tripartitos…, la visita de Juan Carlos a El Aaiún y de Felipe González a los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf; la brutal y sistemática represión de los y las patriotas saharauis,..).
Todos tan ocupados con el cadáver de El Generalísimo, ahora que él solo se murió y que tantos y cuantas nos hemos reconvertido en demócratas de toda la vida (a Pérez-Reverte «no le salen las cuentas»…). Mucho vociferar por los derechos humanos (de los animales), pero ninguna voluntad de ocuparse de los vivos traicionados y aherrojados a la persecución, torturas y cárceles con penas de cadena perpetua por reivindicar lo que es suyo y les han robado. ¡Ojalá sirvan de algo estas líneas! ‘Partido hasta mancharse’.
Estimado Profesor Casanova:

Me tomo la libertad de ponerle estas líneas con la esperanza de que tengan alguna utilidad.
He escuchado su oportuna e interesante intervención esta noche (jueves, 4 de octubre) en RNE, desde su actual residencia en la Universidad de Princeton, y me he animado a escribirle.
Como hijo de militar, viví algunos años en la «provincia española» que hoy es el Sáhara Occidental ocupado e invadido por Marruecos. Me duele mucho la actuación de España (fundamentalmente, pero no solo, de sus gobiernos) entonces y también ahora. Dejamos a los saharauis en manos de sus peores enemigos. Y hoy se mantiene el silencio; y también en silencio se sigue maniobrando en contra de ese pueblo. Y los representantes de los poderes públicos no alzan la voz ni atienden las reiteradas demandas de la ciudadanía consciente y solidaria con esa causa, una importante causa pendiente de la Transición española a la democracia. Una transición incompleta mientras no asumamos y cumplamos con nuestra enorme responsabilidad en el abandono y entrega de ese pueblo y su territorio a Marruecos.
A finales de 2007 estuve unos días en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf. La experiencia fue traumática. Me pareció una injusticia universal, con todo lo que ello conlleva.
Desde entonces, de forma irregular, y en la medida de mis fuerzas y conocimientos, vengo escribiendo («disparando» cuasi panfletos) para intentar difundir la causa, romper el silencio y mover a nuestros dirigentes.a que retomen seria y valientemente (?) sus obligaciones (en mi opinión) en este asunto. (Le envío, más abajo, algunos vínculos a trabajos publicados; buena parte de mis escritos están publicados en «Tlaxcala.org» y en «Rebelión»).
Pero yo soy solo un aprendiz de escribiente, ni historiador, ni científico, ni intelectual. Si lo prefiere, un «joven» de 73 años que entiende el compromiso personal y no se pierde (a veces, sí) en los vaivenes y desbarates de esta sociedad consumista, oportunista y acomodaticia. Miope y juerguista (las valoraciones positivas se las dejo a otros, que son muchos, demasiados: el atontamiento general, nacional o internacional).
Le escribo porque usted es una persona seria y puede ejercer influencia sobre personas e instituciones para que la causa saharaui, que es un tema de nuestra historia pasada y contemporánea, sea abordada e implantada en la Universidad, se estudie, se investigue, se dé voz a quienes se les ha robado todo y, desde la Universidad (al menos, desde la Universidad) se dé visibilidad a esa cuestión pendiente, se profundice en ella en los Departamentos de Historia Contemporánea (y otros, como Cooperación, Relaciones Internacionales, Derecho Público, Política Exterior, Ciencias de la Información y la Comunicación, Diplomacia,…, etc.). Es decir, poner la cuestión sobre el tapete y forzar a que los responsables políticos dejen de mirar para otro lado.
Sé´que usted estará muy atareado con sus temas, como no puede ser de otra manera. Pero como estudioso de la España Moderna y Contemporánea -uno de los mejores y con mayor prestigio-, estoy seguro de que podrá encontrar algunos momentos para trasladar estas preocupaciones y sugerencias a compañeros, profesores, estudiantes y círculos interesados. A fin de cuentas, un solo artículo suyo vale un potosí y puede servir para abonar el terreno.
Yo solo soy un escribiente (aprendiz de) impetuoso y voluntarista, y aquí hacen falta profesionales comprometidos y con altura de miras, gente que no busque solo el dinero y los votos y que sepa que la vida del pueblo saharaui vale tanto o más que la nuestra y nuestros logros y comodidades. Es una enorme deuda pendiente que debemos saldar de una vez por todas (Francia lo viene haciendo, en parte, con Argelia. Claro que Francia es, al mismo tiempo, quizás el peor enemigo del pueblo saharaui: los quiere machacados y desaparecidos del mapa. También Portugal se propuso y logró solucionar la cuestión de Timor Oriental. Nosotros, ni Cuba, ni Filipinas, ni Guinea ni el Sáhara Occidental)..
Espero que pueda disponer de algún tiempo para reflexionar sobre lo que aquí le expongo, trasladarlo a sus mejores colegas y poner algo ad hocen marcha. No sabe usted cómo y cuánto se necesita, cuánto ellos lo necesitan. Y cuánto se lo agradecerán, aunque no tengan voz. No podemos dejarlos tirados en el camino, como hemos venido haciendo y como lo desean las fuerzas más retrógradas, reaccionarias y cavernícolas de Carpetovetonia (y también, de Francia, EE.UU y algunos más).
Una cosa es que haya mucha bibliografía sobre el tema (bastante silenciada), y otra diferente es que se consiga potenciar institucionalmente la globalidad de la causa, buscando por todos los medios solucionar este problema, que arranca con la muerte del famoso General y aún hoy la llevamos arrastrando. Y mucho peor la sufre y padece el tan maltratado pueblo saharaui.
Agradezco su atención y su interés, y estoy a su disposición.
 
Reciba un cordial saludo,
 
Luis Portillo Pasqual del Riquelme (Madrid)
 
DOS OBSERVACIONES ADICIONALES:
 
1) Tal vez le interese contactar con el Catedrático de Derecho Constitucional CARLOS RUIZ MIGUEL (Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela), en mi opinión, el mejor experto en España, si es que no en el Mundo.
 
2) Ejemplo de cómo se pretende silenciar esta causa: Leí con avidez y mucho interés las Memorias de JUAN LUIS CEBRIÁN (periodista profesional, cerebro de PRISA,…, primer director de EL PAÍS, miembro del Club Bidelberg, de la Real Academia de la Lengua, y muchas cosas más: «PRIMERA PÁGINA». En sus páginas y capítulos Iba desgranando año a año, los asuntos más relevantes de cada año. Pues bien, en el capítulo dedicado a 1975, ni siquiera menciona la palabra «Sáhara», ni Marcha Verde, ni el Acuerdo tripartito de Madrid,…, nada de nada, ni la prensa de la época… ¿Cómo puede hacer eso un periodista de su categoría, con lo tremenda, explosiva y duradera que fue aquella situación? Yo presencié la Marcha Verde en Suecia, ¡en la TV sueca! (se vio en todo el Mundo). Fue el último Consejo de Ministros presidido por Franco y, precisamente, le dio el pipileque en ese Consejo cuando le informaron de la situación en el Sáhara… Y todo eso lo oculta, a sabiendas, Juan Luis Cebrián.
 
Creo que era el Capítulo 5. Me indigné y me propuse escribirle. Pero, prudentemente, esperé a terminar el libro, a ver si, por casualidad, hablaba de ello en algún otro capítulo posterior. Pero no. Tan solo tres capítulos más adelante, hablando de la situación del Ejército ante la reforma prevista del mismo, únicamente en una sola línea decía algo así (no tengo ahora el libro a mano) como que el Ejército estaba molesta por el asunto de la Marcha Verde, o por el abandono del Sáhara. Nada más. Una sola línea. Aún hoy, dos años después de la lectura de esas «Memorias» (en las que él se pone como el mejor profesional de la información), pienso escribir sobre ello (caí enfermo y se me acumuló todo el trabajo no hecho y a recuperar). Por suerte, lo haré menos encolerizado y con más mano izquierda: un enano contra un gran preboste y el Imperio PRISA… Ese «incidente» me permitió comprender hasta dónde llega la fuerza del lobby (eso se llama de-sin-for-ma-ción, incluso en base al Libro de Estilo de EL PAÍS. La consigna de «encapsular el conflicto del Sáhara», lanzada por el propio Felipe Gonzáles y dada como noticia en su día por ese periódico. (Hoy puede encontrarse en Internet, pero NO en la web de EP. Lo han borrado).
 
Así que estas «pequeñas cosas», que pasan desapercibidas, todas remiten a un periodismo de desinformación, a un trabajo y una estrategia del lobby promarroquí, a una concretas alianzas con el régimen alauita, y al sometimiento a los diktats del Élíseo…
 
Todo esto debe saberse.

 


H

Hay que «agradecer» al doctor Casanova que respondiera, aunque su repuesta fuera solo dos líneas, y sin ningún tipo de compromiso.



Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 
Luis Portillo Pasqual del Riquelme

Luis Portillo Pasqual del Riquelme

Luis Portillo Pasqual del Riquelme es doctor en Ciencias Económicas, ex profesor de Estructura e Instituciones Económicas en la Universidad Autónoma de Madrid, ex jefe de Redacción del Boletín Económico de ICE y ex responsable de Estudios Económicos e Investigación en Información Comercial Española. Revista de Economía (España). Autor de ¿Alimentos para la Paz? La “ayuda” de Estados Unidos (IEPALA, Madrid, 1987). Miembro de Comisiones obreras y de ATTAC Madrid. Incansable defensor de la causa del pueblo saharaui.

Añadir comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Lo más leído

Facebook

Publicidad