Opinion

Palmaria explicatio non petita

A la abogacía del Estado habría que recordarle que: no hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia. La ley debe ser como la muerte, que no exceptúa a nadie.

Si la abogacía del Estado, en fase terminal, y boqueando, se acusa manifiestamente –que es lo que hay que temer cuando se procede poniendo el parche antes de la herida- malo, malo, tipo vómito negro de Galeno y punto de inflexión en modo francesada. Va a tener que ser el pueblo español en la calle y a navajazos. Le jour de gloire est arrivé.

Es un destrozo, un siete prevaricario en la línea de flotación, que hay que temer, porque esto sería el fin de l’esprit des lois montesquieuano, el fin del principio de igualdad, del orden constitucional, del estado de derecho y del respeto a la justicia.

Si esto es así, si se produce el vómito prevaricador de la llamada abogacía del estado –que perdería esa condición y bajaría a la de señoras de la limpieza y mantenimiento- afilemos las hoces y cabruñemos las guadañas, porque vienen los martillos y otras herramientas del frente popular a terminar con nosotros, los españoles de a pie, la gente normal y sin ambiciones desmedidas y desproporcionadas, como es el caso del presidente en funciones destructivas y para su apaño.

Sería el triunfo de la chusma requemada que quema y profana todo y eso no se puede permitir. Si se permite asomar la puntita, luego vendrá el resto del rabo, que todo es toro, la amnistía general, y perdularios y patibularios a la calle y los martirios y los incendios al gusto que fue lo que imperó durante los ocho años que duró aquello. ¿Qué razón hay para que continúen en la cárcel los pobres delincuentes de peseta o de a duro? ¿Qué se hará de las togas enmerdadas?

¡¡¡Yo no me fío ni del Marchena ni de sus mariachis!!! No lo merecen. Son puto chicle masticado, deglutido y metabolizado. Excremento.

La ley, como Capri, c’est finí.

Como decía Carlos Luis de Secondat, Montesquieu para los amigos: No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia. La ley debe ser como la muerte, que no exceptúa a nadie.

Pelayo del Riego

Diciembre del 2019

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 
Pelayo del Riego

Pelayo del Riego

Añadir comentarios

Pulse aquí para comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descarga gratuita

Boletín mensual

Recibe gratis La Tradición de la Hispanidad

Mantenemos tu datos en privado.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Libros