Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Economía

The Economist (Rothschild) sobre Covid-19: “Todo está bajo control: la privacidad está a punto de descartarse”

La privacidad médica y electrónica está a punto de descartarse. Es la extensión más dramática del poder estatal desde la Segunda Guerra Mundial.

Imagen: Pixabay

The Economist, publicación liberal con sede en Londres, propiedad de la familia banquera Rothschild y la aristocrática familia Agnelli, analiza en su última edición los efectos económicos y políticos que tendrá el coronavirus sobre el mundo y envía uno de sus típicos mensajes en clave: “Todo está bajo control”, para añadir: “la privacidad está a punto de descartarse”. Con una imagen de portada muy sugestiva, advierte que muchas de la medidas que los Estados están tomando en el mundo como excepcionales ante la emergencia, podrán quedar como permanentes, especialmente las relativas a la vigilancia y control de la población. El texto, escrito con una orientación liberal ya que está dirigido al mundo de las finanzas globales, no deja de ser una anticipación de lo que ciertas élites prevén para el futuro del planeta:

Todo esta bajo control: el Estado en el tiempo de covid-19
por The Economist

En solo unas pocas semanas, un virus de diez milésimas de milímetro de diámetro ha transformado a las democracias occidentales. Los Estados han cerrado negocios y aislado a las personas en sus casas. Prometieron billones de dólares para mantener la economía con vida. Si Corea del Sur y Singapur son la guía, la privacidad médica y electrónica está a punto de descartarse. Es la extensión más dramática del poder estatal desde la Segunda Guerra Mundial.

Publicidad.

Un tabú tras otro se ha roto. No solo en la amenaza de multas o prisión para la gente común que hace cosas comunes, sino también en el tamaño y el alcance del papel del gobierno en la economía. En Estados Unidos, el Congreso está listo para aprobar un paquete de casi $ 2 billones, el 10% del PBI, el doble de lo prometido en 2007-09. Las garantías de crédito de Gran Bretaña, Francia y otros países valen el 15% del PBI. Los bancos centrales están imprimiendo dinero y usándolo para comprar activos que solían despreciar. Por un tiempo, al menos, los gobiernos buscan prohibir la bancarrota.

Para los creyentes en un gobierno limitado y mercados abiertos, Covid-19 plantea un problema. El Estado debe actuar con decisión. Pero la historia sugiere que después de las crisis el Estado no cede todo el terreno que ha tomado. Hoy eso tiene implicaciones no solo para la economía, sino también para la vigilancia de las personas.

No es casualidad que el Estado crezca durante las crisis. Los gobiernos pueden haber tropezado en la pandemia, pero solo ellos pueden coaccionar y movilizar vastos recursos rápidamente. Hoy son necesarios para imponer cierres comerciales y aislamiento para detener el virus. Solo ellos pueden ayudar a compensar el colapso económico resultante. En Estados Unidos y en la zona del euro, el PBI podría caer entre un 5 y un 10% interanual, tal vez más.

Publicidad.

Una razón por la cual el papel del Estado ha cambiado tan rápidamente es que Covid-19 se propaga como un incendio forestal. En menos de cuatro meses, pasó de un mercado en Wuhan a casi todos los países del mundo. La semana pasada se registraron 253,000 casos nuevos. La gente tiene miedo del ejemplo de Italia, donde casi 74,000 casos registrados han abrumado un sistema de salud de clase mundial, lo que ha provocado más de 7,500 muertes.

Ese miedo es la otra razón para un cambio rápido. Cuando el gobierno de Gran Bretaña trató de retroceder para minimizar la interferencia del Estado, fue acusado de hacer muy poco y demasiado tarde. Francia, por el contrario, aprobó una ley esta semana que le otorga al gobierno el poder no solo de controlar los movimientos de las personas, sino también de administrar los precios e incautar bienes. Durante la crisis, su presidente, Emmanuel Macron, ha visto elevarse sus índices de aprobación.

En la mayor parte del mundo, el Estado hasta ahora ha respondido a Covid-19 con una mezcla de coerción y peso económico y a medida que avanza la pandemia, también es probable que explote su poder único para monitorear los datos de las personas. Hong Kong utiliza aplicaciones en teléfonos que muestran dónde se encuentran para imponer cuarentenas. China tiene un sistema de pasaportes para registrar para quién es seguro salir. Los modeladores de datos telefónicos ayudan a predecir la propagación de la enfermedad. Y si un gobierno suprime el Covid-19, como lo ha hecho China, tendrá que evitar una segunda ola entre los muchos que aún son susceptibles, atacando a cada nuevo grupo. Corea del Sur dice que el rastreo automático de los contactos de infecciones recientes, utilizando tecnología móvil, obtiene resultados en diez minutos en lugar de 24 horas.

Publicidad.

Este gran aumento en el poder del Estado ha tenido lugar casi sin tiempo para el debate. Algunos asegurarán de que es solo temporal y que casi no dejará huella, como ocurrió con la gripe española hace un siglo. Sin embargo, la escala de la respuesta hace que Covid-19 se parezca más a una guerra o la Depresión. Y aquí el registro sugiere que las crisis conducen a un Estado permanentemente más grande con muchos más poderes y responsabilidades y los impuestos para pagarlos. El Estado de bienestar, el impuesto sobre la renta, la nacionalización, todo surgió del conflicto y la crisis.

Como sugiere esa lista, algunos de los cambios de hoy serán deseables. Sería bueno si los gobiernos estuvieran mejor preparados para la próxima pandemia; si invierten en salud pública, incluso en Estados Unidos, donde la reforma es muy necesaria. Algunos países necesitan un salario por enfermedad.

Otros cambios pueden ser menos claros, pero serán difíciles de deshacer porque fueron respaldados por grupos poderosos incluso antes de la pandemia. Un ejemplo es la mayor eliminación del pacto de la zona euro que impone disciplina a los préstamos de los estados miembros. Del mismo modo, Gran Bretaña ha tomado sus ferrocarriles bajo el control del Estado, un paso que se supone que es temporal pero que puede nunca retrotraerse.

Publicidad.

Más preocupante es la propagación de los malos hábitos. Los gobiernos pueden reclinarse en la autarquía. Algunos temen quedarse sin los ingredientes de los medicamentos, muchos de los cuales se fabrican en China. Rusia ha impuesto una prohibición temporal a la exportación de granos. Los industriales y los políticos han perdido la confianza en las cadenas de suministro. Es solo un pequeño paso desde allí hacia el apoyo estatal a largo plazo para los campeones nacionales que los contribuyentes habrán rescatado. Las perspectivas del comercio ya son escasas y todo esto nublaría aún más la recuperación. Y a largo plazo, una expansión vasta y duradera del Estado junto con una deuda pública dramáticamente más alta probablemente conducirá a un tipo de capitalismo más pesado y menos dinámico.

Pero ese no es el mayor problema. Las mayores preocupaciones se encuentran en otra parte, en el abuso del cargo y las amenazas a la libertad. Algunos políticos ya están tomando el poder, como en Hungría, donde el gobierno busca un Estado de Emergencia indefinido. El primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu, parece ver la crisis como una oportunidad para evadir un juicio por corrupción.

Lo más preocupante es la difusión de la vigilancia intrusiva. La recopilación y el procesamiento de datos invasivos se extenderán porque ofrece una ventaja real en el manejo de la enfermedad. Pero también requieren que el Estado tenga acceso de rutina a los registros médicos y electrónicos de los ciudadanos. La tentación será usar la vigilancia después de la pandemia, al igual que la legislación antiterrorista se extendió después del 11 de septiembre. Esto podría comenzar desde el rastreo de casos a traficantes de drogas. Nadie sabe dónde terminaría, especialmente si, después de haber tratado con Covid-19, la China, loca por la vigilancia, es vista como un modelo.

Publicidad.

(Publicado en inglés por The Economist originalmente el 26 de marzo de 2020)

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Opinión

Los estadounidenses no pueden permitir que el ruido de Twitter abrume la realidad política.

Opinión

La Sra. Calviño es peligrosa, no por ser “comunista”, evidentemente, sino por la representante del mundialismo y la delegada de la UE para controlar...

Actualidad

Al poner la “responsabilidad” del control de la enfermedad en manos de cada ciudadano, negándose a cerrar la sociedad, Costa sigue un camino que...

Actualidad

Ahora el Secretario General de la ONU dice que "en un mundo con COVID-19, la ONU es más necesaria que nunca".

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.