Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

El nuevo problema ‘latino’ de los demócratas: el fantasma de James Monroe

Hispanoamérica no tiene ningún interés militar en apoyar al gobierno corrupto de Ucrania y tiene un enorme interés económico en mantener abiertas las rutas comerciales con Rusia y China.

Imagen con licencia Pixabay
image_pdfLEER EN PDF

Roberto Óscar López

En las redes sociales, han circulado algunos mapas inquietantes que muestran el mundo en términos de qué naciones han sancionado a Rusia por su invasión de Ucrania. El escritor boliviano Ollie Vargas publicó este mapa , que deja en claro que las sanciones en Rusia se consideran una necesidad absoluta en Europa, el mundo de habla inglesa, Japón y Corea del Sur. En todas partes, las solicitudes del presidente Biden de una guerra económica contra Rusia han sido rechazadas.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó recientemente que hemos «básicamente aplastado » la economía de Rusia a través de sanciones, pero ¿es esto cierto? Las sanciones no pueden funcionar para aplastar la economía rusa y forzar la destitución de Putin si solo un pequeño porcentaje del mundo está realmente sancionando a Moscú. A pesar de lo importante que son los Estados Unidos y sus aliados, Rusia todavía tiene un campo de juego enorme en el que recuperar el comercio.

A nivel nacional, los demócratas se enorgullecen de ser el partido de la inclusión. Pasaron media década convenciéndonos a todos de que Trump era racista; Los republicanos eran supremacistas blancos despreciados; y las personas de color en todas partes aceptarían los gestos liberales de diversidad de Walt Disney, la Iniciativa Global Clinton, Twitter, Bloomberg, MSNBC y la Universidad de Harvard. Parece que personas negras, marrones, amarillas y otras no blancas le han dicho al partido progresista de Biden que haga una caminata.

Quizás vean en Biden todo aquello por lo que los demócratas condenaron a Trump; simplemente piensan que Trump hace un mejor trabajo al ser Trump que Biden. Trump nunca trató de intimidarlos para que privaran a sus ciudadanos de trigo, productos petroquímicos, fertilizantes, cebada, centeno, gas y petróleo rusos. Aparentemente, este pequeño detalle importa mucho más que los rumores de que Trump alguna vez habló sobre países s-hole.

Es difícil interpretar los acontecimientos como algo más que un duro golpe a la credibilidad estadounidense en el extranjero. En todo el mundo, la gente se solidariza con los civiles inocentes heridos en Ucrania. Pero hay una diferencia en cómo la gente moraliza y culpa. Los europeos, las naciones anglófonas, Japón y Corea del Sur toman en serio las afirmaciones y promesas de Estados Unidos, principalmente porque su experiencia con la credibilidad estadounidense ha sido bastante útil.

Por otro lado, ahora sería un buen momento para que todos los teóricos de la Raza Crítica en Nueva York y California actualicen sus suposiciones anticuadas. Las personas fuera de la ordenada esfera de influencia de los EE. UU. no ven la invasión de Ucrania como una simple dicotomía buena/mala. Muchos reconocen que el golpe de estado de 2014 que puso en el poder al actual régimen ucraniano es una típica operación de inteligencia occidental, algo que pueden reconocer en sus propias historias. Por lo tanto, no se dejan influir simplemente por la idea de que Zelensky es, naturalmente, el chico bueno en virtud de ser el que tenía el poder antes de que comenzara la guerra. Muchos de ellos miran a Zelensky y ven un títere, un agente de la infiltración y subversión occidental, no muy diferente a los innumerables farsantes que la CIA ha instalado en los cuatro rincones del globo.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Lo más deprimente es el hecho de que gran parte del mundo simplemente no nos cree. No tienen muchas razones para creernos porque la administración Biden quedó atrapada en bastantes mentiras recientes . Nuestra razón para interesarnos tanto en una disputa entre Rusia y Ucrania parece sospechosa, dada la cantidad de puntos críticos que existen en el mundo, que Estados Unidos casi ignora.

Los estadounidenses creen que el resto del mundo ve a una nación liderando la lucha por la libertad, la democracia, la prosperidad y la bondad humana. El resto del mundo ve algo de ese idealismo resplandeciente, mezclado con mucho cinismo e hipocresía. Solían ser los republicanos quienes no querían admitir que la gente en el extranjero tenía alguna razón para desconfiar de los EE. UU. Ahora los demócratas son incapaces de considerar si su fascinación por la energía verde, los derechos LGBT, el feminismo, la raza y las grandes tecnologías persuaden a la gente en África. , Asia y América Latina o simplemente asusta a mucha gente.

¿Quiénes son los países que dijeron que no?   

Que África y Oriente Medio se encogieran de hombros ante los llamados de Biden no es tan sorprendente, dado que Estados Unidos nunca ha tratado los problemas de África como una alta prioridad.

Después de la guerra contra el terrorismo, no esperábamos que los países de Medio Oriente se subieran al carro de Biden, especialmente porque Biden votó a favor de la invasión de Irak por parte de la administración Bush.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Las negativas de alto perfil de China e India son desconcertantes, por decir lo menos, dadas sus enormes poblaciones (juntas, casi ocho veces la población de los EE. UU.) y las perspectivas de que su comercio continuo con Rusia podría crear una economía mundial alternativa a partir de la cual el Estados Unidos se habrá exiliado efectivamente.

Pero quizás las deserciones del dominio estadounidense que menos se denuncian y, de hecho, las más peligrosas han tenido lugar en América Latina. El presidente de México proviene del Partido de la Revolución Democrática y ha sido celebrado por ser el primer líder verdaderamente indígena del décimo país más poblado del mundo (cerca de 130 millones de personas). Uno pensaría que un hombre con credenciales tan izquierdistas estaría encantado de trabajar con un demócrata después de cuatro años de Trump… pero estaría equivocado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció poco después de la imposición de las sanciones que México no participaría en ellas: “No vamos a tomar ningún tipo de represalia económica porque queremos tener buenas relaciones con todos los gobiernos del mundo”.

Digamos que es menos que reconfortante que tengamos una frontera abierta de 1.900 millas con un país que acaba de anunciar que quiere buenas relaciones con un gobierno ruso que Estados Unidos ha jurado públicamente aplastar.

La otra potencia al sur de la frontera es Brasil, donde el presidente Bolsonaro tampoco juega a la pelota con Joe Biden. Además de burlarse del estatus de Zelensky como comediante, Bolsonaro dijo que Brasil necesita la asociación rusa para apoyar su agroindustria y alimentar a su población de más de 200 millones de personas. Como informó Reuters , «[él] agregó que estaba en contra de cualquier sanción que pudiera tener repercusiones negativas para Brasil, citando los fertilizantes rusos que son cruciales para el gigante sector agroindustrial del país».

Los países con poblaciones más pequeñas tampoco se están frenando. Al presidente Nayib Bukele de El Salvador le encanta molestar al gobierno de los Estados Unidos en Twitter ahora que Biden está en el cargo. En respuesta a los llamados a un frente único contra Rusia, Bukele escribió : «La verdadera guerra no está en Ucrania, está en Canadá, Australia, Francia, Bruselas, Inglaterra, Alemania, Italia. Solo quieren que mires para otro lado». Hoy en día parece envalentonado para usar Bitcoin como moneda alternativa a pesar de que el Congreso de los Estados Unidos emitió declaraciones que se oponen firmemente a tal movimiento. En respuesta a las críticas sobre la moneda, Bukele preguntó en Twitter si El Salvador merece «soberanía» de la misma manera que Ucrania.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

En la vecina Nicaragua, todavía dirigida por la superestrella ahora mayor de la geopolítica de la era Reagan, Daniel Ortega, ese rechazo a las sanciones es la menor de las preocupaciones de Biden. Ortega se ha puesto abiertamente del lado de Rusia y apoya sus últimos movimientos, diciendo : «Si Ucrania entra en la OTAN, le dirán a Rusia que vayamos a la guerra, y eso explica por qué Rusia actúa así. Rusia simplemente se está defendiendo». Recientemente, el viceprimer ministro de Rusia, Yuri Borisov, visitó Venezuela y Cuba, ambas naciones que irónicamente han sobrevivido a las sanciones estadounidenses contra ellas , aunque no sin dolor.

Podríamos ir de Guatemala a Argentina, con cada nación teniendo su propio sabor y ángulo específico sobre el tema. Pero el continente no va a sancionar a Rusia.

Eso no es bueno para Estados Unidos por muchas razones, pero sobre todo por una razón: Joe Biden pidió pública y agresivamente a todos los países del mundo que sancionaran a Rusia y la convirtieran en un estado paria. Al decir no a una solicitud tan importante, nuestros vecinos han convertido a la América de Biden en un estado paria.

La doctrina Monroe regresa como un zombi

Si fueran solo Brasil y México, podríamos culpar al presidente de derecha en el primero y/o al presidente de izquierda en el segundo. Pero todos parecen odiar la América de Biden y lo que representa en América Latina. La izquierda tendrá que lidiar con esto en los próximos años.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Tanto a los demócratas como a los republicanos les encantaría ignorar la respuesta de América Latina y decir: «Bueno, ¿quién los necesita de todos modos?» No estoy tan seguro de que sea una posición viable para tomar. Nuestra frontera con México está abierta. Si el reciente desliz de Biden (» Putin no puede permanecer en el poder «) dijo una verdad involuntaria y nuestro objetivo secreto es un cambio de régimen en Rusia, estamos ante una guerra que durará mucho tiempo, en la que Rusia defenderá su territorio contra un agresor extranjero.

Puede leer:  Juicio a Javier Milei, el más herético de los liberales argentinos

En el papel de defensor, Rusia probablemente contará con el apoyo de China e India. Nuestras operaciones militares y de inteligencia se van a agotar. Si la guerra continúa, probablemente necesitaremos un reclutamiento para dotar de personal a nuestros esfuerzos militares. Simplemente no podremos defender nuestra patria de los activos rusos y chinos que llegan a las muchas naciones de América Latina. En pocas palabras, no podemos ponernos en guerra con Rusia, China e India, mientras llevamos a cabo una operación encubierta y de inteligencia en expansión en toda América Latina para mantener a todos esos países fuera de la alianza con Rusia y China. Y a diferencia del Medio Oriente, los países latinoamericanos viven junto a nosotros.

A pesar de las posturas de los dos partidos, tanto los republicanos como los demócratas han heredado la Doctrina Monroe como marco predeterminado. El 2 de diciembre de 1823, el presidente James Monroe pronunció un discurso sobre las repúblicas latinoamericanas que recientemente se habían independizado de España. La década de 1820 fue una época de emoción y rápidos cambios en las Américas, especialmente con la colorida figura de Simón Bolívar en medio de todo.

Hablando del espíritu de la época, James Monroe equilibró los sentimientos en conflicto. Por un lado, muchos estadounidenses estaban encantados de que los revolucionarios latinoamericanos como Bolívar emularan a Washington, Jefferson y Adams, y de hecho modelaron su movimiento según el espíritu del ’76. Por otro lado, Estados Unidos ya tenía casi cincuenta años y necesitaba lidiar con ciertas realidades políticas. Los estadounidenses habían llegado recientemente a un acuerdo con España y adquirido Florida. A los Estados Unidos les interesaba no enemistarse con Madrid permitiendo que las repúblicas independientes firmaran tratados con el rival de España, Inglaterra; los españoles, gobernados por la misma dinastía que los franceses en el siglo XVIII, se habían puesto del lado de los estadounidenses contra los británicos en la Guerra Revolucionaria.

La ideología no era tan cara como para pagar cualquier precio para ayudar a otras democracias si eso significaba poner en peligro la nuestra. Una cosa era tener un imperio español extenso dirigido por reyes borbones débiles al sur de nosotros. Otra cosa muy distinta era tener un clan pendenciero de repúblicas ardientes de idealismo y de dudosa estabilidad. Los líderes estadounidenses temían que la volatilidad de la América Latina independiente, combinada con la influencia entrometida de Inglaterra, Francia, España y posiblemente Rusia (que entonces promovía sus intereses en la cuenca del Pacífico), convertiría al continente en un caldo de cultivo para grupos subversivos de los intereses estadounidenses. .

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Monroe pronunció un discurso el 2 de diciembre de 1823, equilibrando estos sentimientos encontrados y elaborando un esquema de política conocido como la Doctrina Monroe, que determinó la política estadounidense en América Latina desde la presidencia de Monroe hasta la década de 1990. Monroe estableció tres principios , que resultarían flexibles y estarían sujetos a interpretaciones muy diferentes por parte de presidentes posteriores que los invocaron:

1. Las repúblicas latinoamericanas, una vez liberadas, no serían objeto de recolonización por ninguna potencia extranjera. [Esencialmente, esto se convirtió en el principio de que Estados Unidos tenía derecho a intervenir si los países latinoamericanos celebraban tratados con otros países que no servían a nuestros intereses.]

2. Cualquier potencia extranjera que intente ejercer influencia sobre las repúblicas latinoamericanas sería y debería ser vista como una acción hostil hacia los Estados Unidos y debe ser tratada como tal. [Esto se convirtió en el corolario de Roosevelt, que permite a Estados Unidos interpretar la propia búsqueda de alianzas de las repúblicas latinoamericanas como actos de guerra de facto y motivos para la intervención estadounidense].

3. A cambio de que las potencias europeas se abstengan de los asuntos latinoamericanos, Estados Unidos se abstendrá de las disputas europeas. [Esta fue en realidad una idea que gustó a algunos latinoamericanos, porque significaba que serían recusados ​​de obligaciones peligrosas con combatientes hostiles fuera del hemisferio, pero la cláusula fue casi abandonada en el siglo XX cuando Estados Unidos presionó a los latinoamericanos para que tomaran partido en luchas como la Guerra Fría.]

A lo largo de la década de 1990, con la excepción de las políticas del «buen vecino» de Franklin D. Roosevelt durante un período de tiempo limitado, los presidentes estadounidenses respetaron la Doctrina Monroe y la citaron afirmativamente. En 1947, durante las negociaciones que llevaron a la formación de las Naciones Unidas, la administración Truman citó la Doctrina Monroe como justificación para formar una liga multinacional separada, la Organización de los Estados Americanos, e incluso la nombró en uno de los artículos fundacionales de la OEA.

Tres artículos que puedo recomendar si desea una descripción general de esta política que va más allá de Wikipedia se enumeran al final de este artículo. Cuando profundizo en la larga historia de la Doctrina Monroe, encuentro un enorme tesoro de estudios sobre ella de todo el mundo porque pasó por varias fases, todas las cuales afectaron a otros países.

Los eruditos rusos, como los eruditos de todas partes, han estudiado la Doctrina Monroe porque se destaca como un principio muy importante en el desarrollo de la política global. Desafortunadamente, todas las cláusulas de la doctrina se ven y suenan exactamente como la justificación de Rusia para invadir Ucrania. Si tratamos de hablar sobre los paralelismos o descartar esa comparación como «qué pasa con el», no vamos a ganar amigos ni influir en las personas. Simplemente socavamos nuestra propia credibilidad y parecemos payasos hipócritas. Sin la Doctrina Monroe, Los Ángeles y Dallas serían parte de México. Eso no es un detalle pequeño e irrelevante.

La lista de intervenciones estadounidenses en los asuntos latinoamericanos es larga y sangrienta. Prácticamente todas las naciones de América Latina han sido objeto de invasiones u otros tipos de dominación por parte de los Estados Unidos. No todos en América Latina guardan rencor contra Estados Unidos, pero la mayoría de las personas en América Latina no serán receptivas al argumento moral de que deben respaldar a Estados Unidos contra Rusia sobre la base de los principios del derecho internacional. Sería extremadamente ofensivo que el presidente Biden incluso tratara de presentar tal argumento.

Aparte del argumento moral, Estados Unidos no tiene otro argumento más allá de las amenazas y la intimidación que una crisis con Rusia dejaría a Estados Unidos demasiado débil para hacer cumplir. Ningún país de la región tiene motivos para creer que Biden podría sancionarlos por no sancionar a Rusia; Las apresuradas propuestas de Biden al despreciado gobierno de Caracas lo demuestran.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

América Latina no tiene ningún interés militar en apoyar al gobierno corrupto de Ucrania y tiene un enorme interés económico en mantener abiertas las rutas comerciales con Rusia y China.

Como el monstruo de Frankenstein que regresa para matar al científico que lo creó, la pestilente y andrajosa Doctrina Monroe vuelve a caminar entre nosotros. Monroe está reivindicado, en un sentido: tenía razón en que las lealtades de América Latina con potencias extranjeras socavan la posición política de Estados Unidos en casa. Sin embargo, la diferencia entre 1823 y 2022 es marcada. En 1823, las repúblicas querían mantenerse en buenos términos con los Estados Unidos y construir sus países lo mejor que pudieran. En 2022, miran a Estados Unidos y la ven dirigida por alguien a quien no respetan.

El problema para el presidente Biden es que hereda todas las deudas y la culpa que conllevan doscientos años de la doctrina de Monroe, mientras que no posee la fuerza ni los conocimientos políticos necesarios para ponerla en marcha. Ese es un problema que quizás nunca resuelva. El corolario de Biden podría ser simplemente perderlo todo, en todas partes, todo el tiempo.

Este artículo se publicó en inglés en https://www.americanthinker.com/

BIBLIOGRAFÍA

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Gilderhus, MT (2006). La Doctrina Monroe: Significados e Implicaciones. Presidential Studies Quarterly , 36 (1), 5–16. http://www.jstor.org/stable/27552742

Kasturi, N. (1941). LA DOCTRINA MONROE. The Indian Journal of Political Science , 3 (2), 176–181. http://www.jstor.org/stable/42743711

Sessions, Gene A. «LA MULTILATERALIZACIÓN DE LA DOCTRINA MONROE: EL TRATADO DE RÍO, 1947». Asuntos Mundiales 136, no. 3 (1973): 259–74. http://www.jstor.org/stable/20671521

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Otros medios
Escrito por

Selección de noticias en otros medios.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Videos

LEER EN PDF El editor recomienda Vasconia hispánica. Interesante conferencia de Javier Barraycoa VÍDEO: Brindis a la virtud de la piedad cena homenaje a...

Videos

LEER EN PDF Este vídeo se ha realizado con la colaboración de la revista de historia de España «Laus Hispaniae» y está basado en...

Actualidad

Nancy Pelosi dice ser católica pero defiende ardientemente el crimen del aborto.

Economía

Parece que la segunda mitad de este año será aún más desafiante que la primera, y eso tendrá enormes implicaciones para todos nosotros.

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box