La que se avecina

Entonces, también como ahora en Venezuela, se sacaba a la gente de sus casas por los partidarios de Lenin y “el padrecito Stalin”, los llevaban a esas cárceles especiales que llamaban checas dotadas de todo tipo de torturas que utilizaban profusamente con los detenidos, para después hacerlos desaparecer.

La que se avecina

No les voy a hablar de la serie de televisión que trata de exponer los conflictos a que se ve sometida una comunidad de vecinos, sino de algunos de los que sufre una comunidad más importante como es la que conforma la totalidad del Estado. ¿Y qué es lo que se nos avecina? El poder en aumento de ese grupo que presume de estar inspirado por los genocidas de refinada crueldad asiática como el leninismo/estalinismo y sus sucesores, los dictadores del siglo XXI: Corea del Norte, los yihadistas y los de Cuba, Venezuela y los satélites que giran en su órbita.

Me refiero, claro, a los podemitas y si lo dudan, observen su comportamiento, no se queden sólo en ese lenguaje que emplean, generalmente moderado, ni en esa actitud de pobres chicos regeneradores del mundo, y verán que lo que dicen no se compadece con lo que hacen:

  • Ellos que dicen no ser casta, aseguran sintonizar con el conjunto de pobres españoles que sufren el paro, pero, teniendo una saneada cuenta corriente y varias empresitas, han abusado del trabajo de becarios, no contratan trabajadores y tratan de estafar a la Hacienda española.
  • Acusan a los demás partidos de falta de transparencia y a la primera de cambio ellos se niegan a dar explicaciones razonadas de la procedencia de sus cuentas corrientes, confirmando las sospechas sobre sus oscuras finanzas.
  • Se dicen demócratas y liberales, pero sepan que el viernes 20 en la convocatoria de Monedero, se negó a salir y explicar a los periodistas que llevaban 2 horas esperando, hasta que la policía (ésa a la que tanto atacan) sacó del recinto a un pobre señor disminuido físico que allí esperaba como los demás asistentes. ¿El motivo?

Este señor es un español regresado de su emigración a Venezuela y que por ello conoce de primera mano el régimen chavista y sabe bien de sus actuaciones. Se deduce que los valientes podemitas tuvieron miedo de no poder rebatir las acusaciones que pudiera lanzar contra el padrecito Chávez, ese que según estos tipos “nos hace tanta falta”.

  • Se dicen progres, feministas y abiertos pero se guardan lo que dicen defender ante el amo del dinero, es decir, prostituyen sus ideas y se achantan a la mínima. Esto es lo que le pasó a una congénere suya, Beatriz Talegón, militante de Izquierda Socialista y presidenta de Foro Ético (¿?), cuando acudió a los estudios de La Tuerka para ser entrevistada en el programa. Antes de comenzar la grabación, se encontró con que los responsables del espacio exigieron a la política socialista algo que en  ninguna otra tele pública ni privada de este país, ni siquiera en la de la Conferencia Episcopal, se habían atrevido jamás a proponer: que se pusiera un imperdible para cerrar el escote y que se cubriera los brazos sin mangas, aunque Beatriz no viste más extremada que cualquier chica española de su edad. Lógicamente Beatriz, feminista agresiva, protestó ante lo que consideró un insulto. “Tía, (en España últimamente abundan “las tías”), Tía, pues aquí te tienes que tapar porque nos lo exige el patrocinador, que es la tele de Irán“, le soltaron así por las buenas. Ella, atónita, se negó.

Los lectores de cierta edad recordarán los mantones con que cubrían, especialmente a las artistas, en los inicios de Televisión Española. Sin embargo, nada comparable. Hace 53 años se hizo basándose en un concepto muy rigorista de la moral pública; hoy sólo es por un concepto monetarista en el que lo que prima es la utilidad del mismo para conseguir el poder: el fin justifica los medios, todo vale, incluso seguir desdiciéndose de tanto como pregonan la libertad para luego someterse al “pagador”, pero claro, como dice un refrán español: Una cosa es predicar y otra dar trigo.

  • Quiero referirme, por último a la connivencia que hacen con el atropello a la libertad que realiza el régimen dictatorial de Maduro. Preguntados los podemitas en una rueda de prensa si iban a condenar los arrestos que los chavistas llevaban a cabo, mantuvieron un ominoso silencio. Y no crean que se trata de casos aislados como el alcalde de San Cristóbal en el estado de Táchira o el del alcalde de la propia capital de Caracas. La lista abarca amas de casa (por protestar por falta de comida que llevar a sus hijos), miembros de distintas organizaciones políticas opositoras, ex embajadores, elementos de la policía militar y varios altos cargos del ejército y muchísimos estudiantes y sus líderes estudiantiles

Maduro aseguró hace una semana que había sido frustrado un plan de golpe de Estado y que había sido detenido un grupo de militares de la fuerza aérea venezolana; una conspiración que, según su relato, habría sido “trazada” desde Washington y en la que también habrían participado dirigentes opositores venezolanos. La pasada semana el alcalde del municipio Libertador de Caracas, el chavista Jorge Rodríguez, acusó a Ledezma y al diputado opositor Julio Borges de ser los autores intelectuales del intento de golpe de Estado desarticulado.

Tras las declaraciones de Maduro, Estados Unidos ha pedido al Gobierno de Venezuela que cese en sus acusaciones “falsas y sin base” contra otros países para “distraer de los problemas reales” que enfrenta el país caribeño. También el gobierno español ha reclamado este viernes (20) al Gobierno de Venezuela que respete la libertad de empresa, de expresión y de opinión porque, defendió, “forman parte de cualquier democracia que se precie en serlo”. “Eso que hacemos es lo que le reclamamos a todos los demás Estados”.

Por su parte, la mujer del líder opositor de Venezuela Leopoldo LópezLilian Tintori, ha hecho un llamamiento al dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, para que pida al Gobierno de Nicolás Maduro que libere a su marido, en prisión desde febrero de 2014 por sus vínculos con las protestas contra el Gobierno venezolano. No han tenido a bien recibirla, quizás porque están de acuerdo con esas actuaciones chavistas que denuncian hasta el arzobispo de Coro, monseñor Lückert, para quien esta detención es un ejemplo de “dictadura” y una clara evidencia, en su opinión, de la “falta de democracia”.

Esto que está ocurriendo en Caracas me produce escalofríos. Me recuerda la situación vivida en España hace 79 años. Entonces, también como ahora en Venezuela, se sacaba a la gente de sus casas por los partidarios de Lenin y “el padrecito Stalin”, los llevaban a esas cárceles especiales que llamaban checas dotadas de todo tipo de torturas que utilizaban profusamente con los detenidos, para después hacerlos desaparecer en mares, ríos, pantanos y zanjas, de modo que las familias que encontraban a sus deudos al pie de las tapias de los cementerios, en medio de su dolor, se sentían confortadas.

Y la amenaza pública de un chavista al alcalde de Caracas y al diputado Borges, tiene gran similitud con aquellas que sufrió José Calvo Sotelo por denunciar la situación de violencia que se vivía en España e instar al gobierno a detenerla y a hacer valer el estado de derecho. Ante ello el socialista Ángel Galarza comentó sobre Calvo Sotelo:

“Pensando en su Señoría encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida”.

Diez días más tarde, el 11 de julio de 1936, tras un elocuente discurso de Calvo Sotelo denunciando de nuevo el caos ciudadano, Dolores Ibarruri, La Pasionaria, diputada comunista, le amenazó de muerte. Dichas palabras, como las de Galarza, nunca aparecieron en el diario de sesiones y la autora negó repetidas veces haberlas pronunciado, no obstante quedan testimonio de relevantes personalidades que estuvieron presentes. Tarradellas afirmó:

“Me acuerdo del día que Dolores Ibarruri le dijo a Calvo Sotelo aquello de “has hablado por última vez”, porque yo me sentaba en un escaño muy cercano al de Calvo Sotelo”[1].

Y Madariaga confirmó: “Dolores Ibarruri, la Pasionaria, del partido comunista de las Cortes, le gritó: «Este es tu último discurso» Y así fue”[2].

La madrugada del 13 de julio un grupo de guardias de asalto y militantes socialistas afines al diputado socialista Prieto se presentaron en la casa de la familia de Calvo Sotelo y exigieron llevarse al diputado a la Dirección General de Seguridad enarbolando una orden de detención falsa. Y apareció fusilado junto a las tapias del cementerio, entonces llamado del Este, y no de Nuestra Señora de la Almudena, porque ya sabemos la alergia que toda vinculación con la Iglesia les producía.

¿Hacia estas situaciones nos lleva PODEMOS?  


 

[1] Josep Tarradellas (entrevista por Pilar Urbano); Revista “Época“, nº 33; 1985; p. 26.

[2] MADARIAGA, Salvador de; España: ensayo de historia contemporánea; 1979, pg. 384.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada