El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte adjudica las obras de restauración del Monasterio de Guadalupe (Cáceres)

Los trabajos, promovidos por el Instituto de Patrimonio Cultural Español, durarán nueve meses y abordarán, entre otras tareas, la recuperación de las cubiertas inclinadas de teja del claustro mudéjar, la nave central de la basílica, la Torre de la Portería y el antecamarín y tienen un plazo de ejecución de 9 meses

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte adjudica las obras de restauración del Monasterio de Guadalupe (Cáceres)

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha adjudicado el proyecto de restauración de las cubiertas del Real Monasterio de Guadalupe (Cáceres), un monumento declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 1993. Los trabajos, promovidos e impulsados por el Instituto del Patrimonio Cultural de España, costarán 569.922€ y tienen un plazo de ejecución de nueve meses desde el inicio de las obras.

La intervención afecta a las cubiertas de la capilla mayor, al crucero, al presbiterio, a la nave principal y a las laterales de la basílica, así como a los anexos a ésta por las partes norte, oeste y sur. Los trabajos de restauración, adjudicados a la empresa Cabero Edificaciones, se extenderán también a la cubierta de la capilla de Santa Ana, a la cubierta del ala sur del claustro Mudéjar, a la cubierta del acceso a la torre de la Portería y a las de la capilla de Santa Catalina y Santa Paula, camarín y antecamarín.

La intervención recupera las cubiertas inclinadas de teja del claustro Mudéjar, la nave central de la Basílica y celda adosada al sur, acceso a la Torre de la Portería y antecamarín. En estos casos plantea desmontar la teja existente para su reposición, disponiendo bajo la misma una impermeabilización, recuperando el estado actual de los aleros y manteniendo el sistema de canalones y bajantes actualmente existente, salvo en el caso del claustro mudéjar, en donde se dispone un canalón de mayor sección debido a la acumulación de vertidos pluviales aguas arriba. En el caso de la nave central se plantea una reparación de la estructura metálica, que presenta partes afectadas por corrosión, mediante el cepillado, pintura protectora y aporte puntual de refuerzos de acero.

Un poco de historia:

El Real Monasterio de Santa María de Guadalupe es propiedad del Estado, que lo tiene cedido a la Orden de San Francisco desde el año 1906. El edificio fue edificado en diversas campañas constructivas superpuestas. Las fases iniciales proceden de principios del siglo XIV, aunque es probable que existieran construcciones anteriores.

La primera iglesia data del reinado de Alfonso XI, circa 1340. Posteriormente y en un proceso ininterrumpido se edificarían la ampliación de la iglesia a una basílica de 3 naves y crucero, desde 1340 hasta 1450, con modificaciones de los paramentos y retablo de la capilla mayor en 1618 y reformas decorativas y de la sillería del coro en 1742. A los alrededores de la iglesia van surgiendo diferentes añadidos: torres defensivas y murallas durante el reinado de Pedro I, circa 1350; claustro mudéjar con templete y naves laterales tras la cesión al orden jerónima construidos desde 1389 hasta 1410; capilla de Santa Ana y portales nuevos hacia 1440-1460; capilla sepulcral de don Dionisio de Portugal (de Santa Catalina y Santa Paula) hacia 1450; pabellón de la sala capitular y librería y celda del prior, hacia 1445; edificios de la mayordomía y portería hacia 1460; hospedería o Palacio Real de 1485 a 1490; complejo de la enfermería y claustro gótico desde 1516 a 1525; edificio octogonal del relicario hacia 1595; sacristía nueva (de Zurbarán) hacia 1615; camarín hacia 1687; iglesia nueva hacia 1730.

La etapa más importante del monasterio se desarrolla a finales del siglo XV cuando se convierte en uno de los monasterios más ricos y prósperos de España. Contaba con grandes recursos económicos, escuelas y talleres de ilustración, miniado, ropas y alhajas litúrgicas, y la presencia de los más importantes artistas de la época: Egas Cueman, Jan Guas, etc, convirtiéndose en un foco artístico de gran importancia dotado de una de las mejores bibliotecas de España, incontables joyas, lámparas votivas, custodias y una gran colección escultórica y pictórica. Se convirtió así en una de las mejores muestras del arte hispano de la época, como hibridación del gótico y del mudéjar.

El Real Monasterio de Santa María de Guadalupe ilustra cuatro siglos de arquitectura religiosa en España, al tiempo que se encuentra vinculado a dos hechos de gran trascendencia histórica que ocurrieron en 1492: el final de la Reconquista por los Reyes Católicos y la llegada de Cristóbal Colón a América.

Este conjunto arquitectónico se encuentra en la Puebla de Guadalupe, en la provincia de Cáceres. Los inicios del Monasterio se remontan al siglo XIII, cuando un pastor de Cáceres encontró una talla de la Virgen cerca del río Guadalupe, cuya iconografía se convertiría, en los siglos siguientes, en un modelo ampliamente difundido en el Nuevo Mundo. Se decidió entonces levantar una ermita para albergar la imagen, que el rey Alfonso XI transformó en iglesia años más tarde. En 1340, el rey pidió a la Virgen su protección para la Batalla del Salado, y en agradecimiento por la victoria obtenida, el edificio fue de nuevo ampliado y declarado Santuario Real. A partir de entonces se convirtió en un relevante lugar de peregrinación llegando a ser uno de los santuarios más importantes de España y uno de los más célebres de la cristiandad. Hasta 1835, durante casi quinientos años, la Orden Jerónima estuvo a cargo del Monasterio. En 1908 pasó a manos de los monjes franciscanos, hasta la actualidad.

El Monasterio no fue solo un centro religioso de primer orden sino también cultural, con una importante escuela de médicos, hospital, scriptorium y biblioteca. Además, fue escenario de significativos acontecimientos, como la visita en 1492 de los Reyes Católicos para agradecer a la Virgen la reconquista de Granada, último enclave islámico en la Península, o la de Cristóbal Colón para solicitar financiación en su expedición a las Indias.

El Real Monasterio es un conjunto arquitectónico de gran armonía en el que predominan los estilos gótico y mudéjar, a los que se unen elementos característicos de otros estilos, desde el renacentista al barroco y neoclásico. Es de destacar su bella fachada mudéjar, los claustros de Mayordomía y Mudéjar, el camarín de la Virgen, el relicario y el coro de la iglesia. El Monasterio alberga también una importante colección pictórica de artistas como Luca Giordano, Francisco de Zurbarán o Vicente Carducho, cuyas obras se integran perfectamente en el conjunto arquitectónico.

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada