Galgos,  podencos  y  el  laissez faire

Galgos,  podencos  y  el  laissez faire

“No son estos tiempos buenos para escudriñar en las esencias ni para debatir si son galgos o podencos”, dijo el rey Don Juan Carlos de Borbón en una carta publicada en la web de la Casa Real. El mensaje de don Juan Carlos se produce en un momento especialmente delicado para los intereses de España, cuando el Gobierno aún se estaba planteando si acudía al rescate propuesto  por la UE y cuando estaba a punto de celebrarse el debate parlamentario sobre los Presupuestos Generales del Estado. En esa misiva, el Monarca va más allá y asegura que ese era “un momento decisivo para el futuro de Europa y de España y para asegurar o arruinar el bienestar que tanto nos ha costado alcanzar”. Y añadía que el objetivo de superar las dificultades solo se lograríá “actuando unidos, aunando nuestras voces, remando a la vez”. (El País, 18 Sep 2012)

La alusión a galgos y podencos está tomada  de una fábula de Tomás de Iriarte[1] cuyos personajes, dos conejos, hablaban entre sí:

Por entre unas matas, seguido de perros,
no diré corría, volaba un conejo.

De su madriguera salió un compañero
y le dijo: «Tente, amigo, ¿qué es esto?»

«¿Qué ha de ser?», responde;«sin aliento llego…;
dos pícaros galgos me vienen siguiendo».

«Sí», replica el otro, «por allí los veo,
pero no son galgos».

«¿Pues qué son?» «Podencos
«¿Qué? ¿podencos dices?

Sí, como mi abuelo.
Galgos y muy galgos;
bien vistos los tengo.»

«Son podencos, vaya, que no entiendes de eso.»
«Son galgos, te digo.» «Digo que podencos

En esta disputa llegando los perros,
pillan descuidados a mis dos conejos.

De modo que el Rey, con esta fábula trata de advertir del problema que podría derivarse de la pérdida de tiempo de los políticos elucubrando sobre las características de los peligros que nos acechan, (si son galgos o podencos, blancos o negros) ya que corremos el riesgo de que lleguen los perros y nos pillen “descuidados” advirtiendo que nos podría ocurrir como advierte Iriarte en su moraleja:

Los que por cuestiones de poco momento
dejan lo que importa, llévense este ejemplo.

La situación con que se encuentra su hijo y sucesor, Felipe VI, es aún muchísimo peor que aquella por la que advertía el Rey, ahora emérito. En algún momento hablamos de la “España craquelada”; en este instante, los surcos producidos y las grietas de aquella craquelación, ya son auténticas simas. Estamos al final del camino.

Así las cosas y puesto que surgen voces sobre el papel a desempeñar por el Rey en esta crisis, recordaremos que entre sus funciones está representar a España de forma permanente; según el artículo 62 de la Constitución en sancionar de forma solemne con su firma las leyes o estar presente en los actos de Estado generalmente decididos por otros. Debe realizar además una función mediadora derivada de ser la cabeza visible de la Nación por cuanto posee una magistratura no política, lo que le convierte en representante de toda la sociedad, de  manera que el monarca debe escuchar, aconsejar y recibir a miembros de todos los estamentos para poder así estar informado de lo que sucede en el país.

Entonces ¿quién es el responsable de no cortar la peligrosa deriva que lleva España?

De los tres poderes en que el Estado se divide, poder legislativo, poder judicial y poder ejecutivo es éste quizás el preponderante ya que es el que tiene a cargo la toma de decisiones y la administración del gobierno en materia económica, social, educativa, política, etc; garantizar el cumplimiento de las leyes desarrolladas a través del poder legislativo y administradas de acuerdo al poder judicial. Sin embargo, podríamos decir que en una parte del territorio español, (Cataluña) el gobierno no cumple con su obligación de hacer cumplir las leyes, por ejemplo, la que impone el derecho a utilizar el idioma español en España!!!

La palabra, Ejecutivo (poder ejecutivo) deriva del latín “exsequitus”, que puede traducirse como “relativo a continuar hasta el final”. Muchos españoles, viendo la trayectoria del gobierno, temen, que esto de “continuar hasta el final” no lo haga. Están demasiado acostumbrados al “laissez faire, laissez passer” que habitualmente practican. La frase completa de Le Mercier de la Rivière es “Laissez faire, laissez passer, le monde va de lui même” (“Dejen hacer, dejen pasar, el mundo va solo”). Esta es la actitud del gobierno de España, pero como afirman en la página Católicos Alerta, “Estamos en tiempos en que no podemos dormir; la voluntad de Dios no nos quiere inactivos, y para cumplir con ello, debemos estar informados. Este es el objetivo de este pequeño artículo.

Surgió esta teoría como una doctrina del fisiocratismo de la que pronto se apropió la masonería a través del liberalismo. En la Francia del siglo XVIII esta expresión fue la fórmula mediante la cual los revolucionarios comprimían su programa, cuyos precursores espirituales y ejecutores provenian de las filas de la Masonería: Montesquieu, Voltaire, Mirabeau o Lafayette. Se desarrolla el  “filosofismo revolucionario”y las ideas racionalistas y demoburguesas que se van extendiendo entonces por Francia, pasan a otras naciones generando las revoluciones de los primeros cincuenta años del siglo XIX en Europa y modelando así, casi toda la historia contemporánea. De Ségur[2] escribe que “la mayor parte de los revolucionarios de 1830 (…) eran francmasones y fray E. de Guadalupe apunta la característica de asociación universal, internacional, “cuya jefatura y sede internacional no se conocen”. Otro tanto sucedió en 1848, estableciendo los derechos humanos generales que contenían los principios fundamentales del liberalismo político. Le Monde (22-X-1992) afirma que “a principio de siglo, la fracmasonería tenía como tarea principal la consolidación de la República y la instalación de la laicidad”.

En España su actuación ha sido continua desde finales del s. XVIII hasta la actualidad. Una de las primeras actuaciones políticas fue el propiciar la revolución liberal de 1820, que dio lugar al Trienio Constitucional. Escribe A. Andrade al respecto:

“A comienzos del siglo XIX nació en La Coruña la masonería gallega, y lo hizo al amparo del talante liberal de los habitantes de la ciudad. Dos logias coruñesas fueron claves en la historia de España, la Constitucional de la Reunión Española, fundada en 1814, y la de Los Amigos del Orden, que vio la luz en 1817. La Constitucional de la Reunión fue la primera en nacer en este país tras los años del denominado bonapartismo, mientras que la segunda era una colectividad militar, en cuyo seno se fraguó la conspiración liberal que se tradujo en el pronunciamiento del general Riego en Cabezas de San Juan (…) Valín considera que Los Amigos del Orden “fueron el desencadenante del levantamiento popular liberal, una revolución burguesa que se extendió a toda España y que se tradujo en el advenimiento del Trienio Constitucional. Fueron momentos de una enorme actividad filantrópico-laicista”. La Voz de Galicia, 1-VI-1996.

Años después, en una entrevista a Arturo Cuadrado, masón, secretario del partido republicano de Casares Quiroga que coelaboró el Estatuto de Galicia, declara que “En Santiago fundamos la logia `Libredón´, en el 28 o 29, y a ella pertenecían los más destacados republicanos (…) La implantación de la República la conseguimos y casi logramos la del estatuto (…) Los masones éramos republicanos”. El Correo Gallego, Revista, 24-XI-1991, p. 8.

El sacerdote Manuel Guerra Gómez, experto en sectas, cree que esta sociedad relativista y laicista demuestra que la masonería está infiltrada en el PSOE y el PP porque hacía tiempo que se habían infiltrado en el PP gallego y en el canario recientemente en el PP vasco”. Últimamente hemos conocido que en una declaración institucional votada en el parlamento balear, la totalidad de los diputados apoyan un texto que califica de “honorable” la sociedad secreta de tintes demoníacos que tanto daño ha causado[3] Y si nos referimos a Esquerra Republicana de Catalunya, tradicionalmente trufada de masones, en la actualidad, en su mayoría estaría controlado por las logias. Guerra señala a Carod Rovira (que ya no milita en el partido) y Maria Àngels Prats, abogada y ex Gran Maestra de la Logia Derecho Humano (Orden Masónica Mixta Internacional fundada en 1883).

Y volviendo a las dudas que suscita la inacción de Rajoy que muchos achacan a una posible pertenencia a la masonería que  enlazan con el disfrute de unas vacaciones en Méjico, señalando  el influjo de masones de alta graduación en aquél país, pero también en España”. Debo recordar que la existencia de logias muy activas en su propio lugar de nacimiento no haría necesario el desplazamiento al otro lado del Atlántico. Los masones aseguran ser buenos, preocuparse por el bien de la humanidad, pero se ocultan aún en un momento político que no solo no se les persigue, sino que se les protege y gozan de buenas prebendas.

Sin embargo, podemos acercarnos mucho a la posibilidad de su pertenencia si aplicamos la frase: “por sus frutos los conoceréis” que Jesús[4] nos dio para ayudarnos a distinguir entre los verdaderos y los falsos profetas. Siguiendo este criterio, encontramos un claro hilo conductor entre Zapatero y Rajoy, y la defensa de unos puntos comunes. Ambos, han puesto a su partido en las coordenadas del Nuevo Orden Mundial, donde no tienen cabida las nociones fuertes de patria, las creencias religiosas, los valores morales y la idea de libertad que, traducida al terreno económico, equivale a libre empresa, alta competitividad y lo que llaman marca España, una España que ya es irreconocible. Es significativo que a partir de marzo del 2008 se produce el abandono del partido de figuras destacadas al parecer, por no estar de acuerdo con la deriva ideológica que propugnaba. Esa libertad política es asimilada al liberalismo ideológico, ese modelo político en el que las ideas masónicas pueden adquirir una mayor plasmación social. Y de ello tenemos constancia con la ley de educación (que permite que en las aulas catalanas se enseñe que Cataluña es un estado en el Nuevo Orden Mundial),[5] del aborto, la aberrante LGTBI, el matrimonio homosexual, la gestación subrogada, también conocida como maternidad subrogadasubrogación uterina o, de forma más clara, vientre de alquiler,[6] la laicidad, etc., pero nada comparable con la desastrosa situación política a que nos han conducido los gobiernos de esta mal llamada democracia.

Hoy se ha celebrado la Diada que Puigdemont aprovecha para llevar a las calles su insurrección al Estado. Lidera para ello una manifestación multitudinaria, aunque menos que otros años. “Ésta es la fuerza de la gente, el mejor impulso para el 1-O”, dice el presidente de la Generalitat. La manifestación se convirtió en conjura: en un compromiso colectivo de no retroceder, de desobedecer las prohibiciones del Tribunal Constitucional, que ya han empezado a llegar. «Las decisiones del TC ya no nos vinculan. Nuestra ley es la del Parlament y nuestra obediencia es a nuestro Govern», resumió el presidente de la masónica ANC, Jordi Sànchez. Poco se habla de la implicación de la masonería dentro de las políticas nacionales, pero hoy (11 de septiembre de 2017) en un artÍculo de Nació Digital, han comentado que la masonería independentista se presenta en sociedad con el nombre de “Àgora Maçònica”. Ya en el 2013 un colectivo de masones se integraron en la Assamblea Nacional de Catalunya, bajo el nombre Maçons per la Independència. El diario La Vanguardia hizo un reportaje sobre la integración de miembros del Gran Oriente Catalán en la ANC los cuales declaran sin ambages la” necesidad de darse a conocer a todas las hermandades masonas por el mundo para expandir el movimiento separatista” (José María Casal). Carlos Castellanos añade que “la Masonería puede ayudar a tirar adelante con el movimiento. Y puede influenciar a muchos campos sociales e internacionales”.

De modo que la actitud de estos masones, a pesar de las afirmaciones de que la masonería no se inmiscuye en política, proponen acciones claramente a favor de una rebelión contra el Estado. Ante esta postura surgen voces contra la pasiva actitud de Rajoy por no actuar con contundencia. Algunos afirman que es mejor así porque los separatistas buscan una reacción del gobierno que les permita hacerse los mártires. Yo disiento de esa postura. En 1934 al gobierno republicano no tuvo tantos escrúpulos, no le tembló la mano y metió en la cárcel a los miembros de aquel gobierno catalán que se había declarado independiente. Los partidarios de la primera opción dicen que hay que esperar a que se produzca esa situación. Puede ser, pero tengo mis dudas y mi temor es que actúen como unos nuevos ayacuchos que ya saben que deviene de la actitud mantenida por los dos jefes militares, realista y criollo separatista, al mando de ambos ejércitos en la batalla que se desarrolló en la Pampa de Quinua o Ayacucho,​ Perú, el 9 de diciembre de 1824. Ambos mandos militares y hermanos masones, se reunieron para establecer unas capitulaciones que fueron más beneficiosas para los criollos a pesar de que el ejército realista era superior en tropas y medios. El consentir que, sin apenas lucha, el ejército independentista criollo ganara supuso la desaparición del contingente militar realista más importante que seguía en pie, sellando la independencia del Perú con una capitulación militar que puso fin al Virreinato del Perú.

En realidad, se dice que fue una capitulación, pero éstas siempre suelen ser más beneficiosas que la captura y conquista de los asentamientos en disputa ya que evitan pérdidas en las facciones enfrentada. No fue el caso, puesto que apenas hubo lucha; más bien se trató de una rendición. Así se tomó en España y de ahí que lo de “ayacucho” por aquella falta de honor y valentía de los líderes del ejército realista, haya pasado a ser utilizada con tintes peyorativos como sinónimo de traición.

Aquella dejación en la  batalla significó la pérdida de América del Sur. El temor es que esta dejación ante el desafío catalanista, signifique la pérdida de un trozo de España porque los que tienen la obligación de defenderla es decir, de los tres poderes, el encargado de hacer, de ejecutar las acciones provenientes al bien de España, pacten como en Ayacucho, y siendo muchos más los constitucionalistas, consigan los radicales masónicos la rendición de España. La desconfianza viene de la poca energía desarrollada en frenar una deriva que se arrastra históricamente y que lleva a cualquier españolito de a pie a plantearse si como los conejos de la fábula no estarán perdiendo el tiempo debatiendo si el peligro “son galgos o podencos” mientras, a modo de nuevos ayacuchos, establecen unas capitulaciones por las que entregar Cataluña a los separatistas encubiertas bajo la propuesta de una “España plurinacional” que hará de ésta un castillo de naipes para derrumbarlo al menor soplo.

¡!Y comunistas y masones frotándose las manos!!

 


[1] Tomás de Iriarte y Nieves Ravelo, (Puerto de la Cruz, Tenerife, 18 de septiembre de 1750-Madrid, 17 de septiembre de 1791), poeta español de la Ilustración y el Neoclasicismo y también músico aficionado, hermano de los diplomáticos Bernardo de Iriarte y Domingo de Iriarte y sobrino del humanista, bibliógrafo y poeta Juan de Iriarte.​

[2] MONSEÑOR DE SEGUR (1820-1881), prelado francés, hijo de la célebre escritora católica. Condesa de Segur y fundador de la obra de San Francisco de Sales, figura junto al Cardenal Pie, Dom Guéranger, Monseñor Gay, Bonald, Le Play, Blanc de Saint-Bonnet y algunos otros, entre los máximos exponentes del pen­samiento contrarrevolucionario francés del siglo XIX.

[3] Gabriel Ariza, en Infovaticana, 20 de febrero de 2017

[4] Mateo: Mt 7,15-20.

[5] La Razón 20-2-2013

[6] Técnica de reproducción asistida que mayor variedad de opiniones suscita debido a las consecuencias éticas, jurídicas, médicas y psicológicas que pueden derivarse de su aplicación

Le recomendamos






Comenta

Comenta nuestras noticias con tu cuenta facebook.

entrevistas tv
logo opinion portada