Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

Pensionazo ministerial

Para comprobar si un político era de izquierdas o no, era tan simple como ver su progreso económico.

Una de las primeras medidas de este “Gobierno progresista y de Izquierdas”, vía decreto, naturalmente, ha sido revalorizar las pensiones públicas (algunas, no todas) a la friolera cantidad de 0,9%. Teniendo en cuenta que la pensión media en España es aproximadamente de unos 1.000€,/mes, dicha subida supondría unos 9€/mes. Vamos, como vulgarmente se dice una pasta.


No hay que olvidar, que para tener derecho a esa pensión media, es necesario, con motivo de las sucesivas reformas, tener cotizados 37 años, para conseguir el 100% de la Base Reguladora.

Curiosamente, el Consejo/a/e de Ministro/a/e/s, que vía decreto lo han aprobado, cuando ello/a/e/s lleguen a la edad de jubilación, tendrán derecho y, sólo por un día de trabajo como Ministro/a/e/s, al 80% de su sueldo. Teniendo en cuenta, que los Ministro/a/e/s, tienen asignado un sueldo anual de 73.300,80€/año y los Vicepresidente/a/s lo tiene por 78.087,12€/año, haciendo una sencilla operación aritmética, saldrían las nada despreciables cantidades de 58.640,64€/año y 62.469.70€/año, respectivamente.

Todo ello  está regulado en la Ley 74/1980, de 28 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado, donde se contemplan las pensiones de los ex ministros del Gobierno de la Nación, concretamente en su artículo 10.5.3º, que reproduzco a continuación:

Tercera. Cuando las personas a que se refieren las normas anteriores alcancen la edad de jubilación de los funcionarios tendrán derecho a pensión vitalicia del ochenta por ciento del haber regulador constituido por la cantidad asignada como sueldo en la Ley de Presupuestos vigente, en dicho momento, al cargo del Ministro o asimilado, sin perjuicio de la actualización posterior que proceda. Esta pensión será incompatible, en su caso, con la establecida en la norma primera de este número”.



Publicidad.
 

Decía Antonio Gramsci, Secretario General del Partido Comunista Italiano, que para comprobar si un político era de izquierdas o no, era tan simple como ver su progreso económico. Si su progreso había ido en paralelo a la clase obrera a la que decía representarera de izquierdas, por el contrario, si su progreso estaba muy por encima del de la clase a la que representaba, no lo era.

 

Juzguen ustedes mismos.
Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

Revista gratuita

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista "Soberanía Social", y la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

LIBRO

Carlismo para principiantes

Revista Tradición Viva

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

Podcast

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Rafapal: El carlismo

Opinión

La victoria sobre un pueblo no consiste tanto en destruirlo físicamente, sino en quitarle la voluntad de perseverar en la lucha.

Opinión

Nos duelen las más de 80.000 vidas segadas este año en el vientre de sus madres y las vidas de niños y niñas segadas...

Opinión

Si un país no funciona en lo más elemental, es imposible que funcione a ninguna escala.

Opinión

Y no, Madrid no se toca, no se toca España ni se tocará la libertad.

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.