Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Opinión

Españoles en Cuba

En Televisión Española no se habló de cómo los cubanos siguen buscando todo tipo de sistemas para abandonar la isla en busca de una vida mejor, como hacían los alemanes del Berlín oriental, o varios millones de venezolanos en los últimos tiempos.

Desde que se inventó el mando a distancia el zapeo es una actividad que practica la mayor parte del personal cuando no le convence lo que la pantalla del televisor le ofrece; y yo también tengo esa costumbre que ayer me llevó a caer en un programa de la que hace tiempo era nuestra única cadena televisiva. Españoles por el mundo se llama y ayer nos ofrecía la vivencia cubana de una serie de connacionales.

Me impactaron las imágenes en dos aspectos particulares, el personal y el espacio físico. Respecto al primero no dejaba de llamarme la atención que todos, ellos y ellas, estuviesen felizmente casados o emparejados con naturales del país, notoriamente más jóvenes, y por lo tanto fuesen residentes fijos en el mismo; hecho este que pudiera estar detrás de la prudente ausencia total en sus manifestaciones sobre la situación política y social del país.
Siguiendo sus explicaciones pareciera que en lugar de vivir en La Habana se encontrasen disfrutando de unas continuas vacaciones en la Isla; no parecía existir ningún tipo de dificultad para desarrollarse como personas llevando una existencia plena. El marco espacial iba desde unas maravillosas playas de aguas turquesas a los rincones urbanos más llamativos y hermosos de la ciudad en los que todas las casas mostraban unas esplendidas fachadas pintadas recientemente. Todo parecía alegre y atractivo, era difícil no sentir envidia viendo la completa felicidad en la que todos parecían desenvolverse.

El reportaje o documental no debió encontrar tiempo para pasar por esas otras calles de La Habana Vieja o Centro en las que no se pinta una fachada desde que en 1959 llegase Fidel Castro a la ciudad, ni se lleva a cabo ningún mantenimiento; calles en las que cada vez que se producen lluvias torrenciales, frecuentes en el Caribe, los vecinos rezan a la católica Caridad del Cobre o al Babalú santero para que no sea la suya una de las casas que se derrumben en esa ocasión.

Tampoco hubo ocasión de que nos mostrasen en esas calles no agraciadas por los trabajos de restauración de Eusebio Leal, el insigne Historiador de La Habana, alguno de los muchos “salideros”, así llaman a los escapes de aguas fecales que hasta los ciegos reconocen por el picante y desagradable olor con el que te asaltan; y es que la red de aguas la construyó el general Albear en el S. XIX, y ahí sigue, la red, y su estatua enfrente del Floridita. No debía ser apropiado para un programa tan atractivo.
Se habló de cuentapropistas, equiparándolos a nuestros autónomos, pero no se contó como aquellos tienen que luchar contra las trabas legales de todo tipo, que buscan que nadie supere el nivel de subsistencia por el temor cerval que la dictadura tiene a que ningún grupo alcance una mínima independencia económica. Se trata de mantenerlos a todos sumisos y dependientes.

Publicidad.
Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral “Soberanía Social”, y semanalmente la selección de artículos del editor.

Tampoco se habló de cómo los cubanos, pese a que Obama en su última semana anuló la Ley de Ajuste cubano que les permitía adquirir la residencia de forma casi automática, siguen buscando todo tipo de sistemas para abandonar la isla en busca de una vida mejor, como hacían los alemanes del Berlín oriental, o varios millones de venezolanos en los últimos tiempos. La vida en Cuba era maravillosa en este reportaje.

Publicidad.

Los años que viví en la Isla me sirvieron para conocer la realidad de su presente y para estudiar el pasado que lo construyó. Me chocaba ya entonces, hace aún pocos años, la visión edulcorada que transmitía nuestra televisión estatal que, en cierto modo, sirve para que la mayoría de los españoles siga manteniendo una imagen que está muy lejos de ser la real. Sigo sin entenderlo.


Nuevo (Telegram): Canal para suscribirse https://t.me/tradicionviva

Te necesitamos

Somos un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar remitiéndonos tus artículos, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es, o haciendo una DONACIÓN.

 

Publicidad.

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BOLETÍN GRATUITO

Recibirá nuestros artículos en su correo.

Gracias por suscribirse.

Algo ha fallado.

EL LIBERALISMO ES PECADO

Publicidad

Revista Soberanía Social

Reciba gratuitamente la revista cuatrimestral "Soberanía Social", y semanalmente la selección de artículos del editor.

Podcast

Publicidad

LIBRO

Carlismo para principiantes
Publicidad

Opinión

Por ello, las teorías marxistas sentaron las bases del igualitarismo económico más absoluto (aparte del control absoluto y centralizado de los medios de producción...

Opinión

En el 36 los carlistas no pusieron la otra mejilla, y se alzaron en armas en una de las mejores milicias de la guerra...

Opinión

Se trata, en definitiva, de una ilusión óptica que nos oculta la realidad, casi siempre para mejorarla

Opinión

Las personas somos todas valiosas, pero de un tiempo a esta parte nos estamos deshumanizando, pensamos que hay parte de la población que ya...

Publicidad

Copyright © 2020. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.