Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tradición VivaTradición Viva

Opinión

Vacunas moralmente aceptables

El deber moral radica en que: si sabemos que el origen de la vacuna es ilícito, no debemos ponernos esa vacuna, así, lisa y llanamente.

Imagen Pixabay

La Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), califica a las vacunas anti-Covid como “moralmente aceptables”. Es decir que, si Usted querido católico, se pone la vacuna contra el Covid-19, y resulta que esa vacuna o vacunas están hechas con líneas celulares de fetos abortados, no peca. Sí, lee bien.

Las vacunas pueden crearse a partir de líneas celulares de fetos abortados. Pero, de abortos ilícitos hablamos, no de abortos espontáneos. Usted, no coopera con el mal, solo se pone la vacuna para matar al coronavirus.

Esto que paso en limpio es lo que dice el Vaticano al respecto. Usted está muy lejos de cooperar con el mal, ahora, los creadores de las vacunas, ellos sí, son los malos de la película. Esos se irán al fuego que no se apaga, no diga infierno que es pecado eh (Ironía=on). Pero Usted y yo, a sabiendas de que las vacunas pueden tener un origen ilícito, podemos vacunarnos con la conciencia tranquila, porque no incurrimos en problemas morales, Usted y yo, no hemos hecho nada, no matamos al bebé, no apoyamos el aborto, y somos provida, eso sí, seríamos algo hipócritas ¿no le parece?

La noticia revolucionó el mundo, imagínese, la misma CDF es quien dio el OK, o luz verde.

En la Argentina, de donde soy y en donde se está debatiendo la aprobación de la ley del aborto, esto se tomará como el V.B. (Visto bueno) por parte de Roma. La “Honorable Cámara de Senadores”, no tendrá mucho que debatir. El Aborto Libre y Gratuito será aprobado. Los fetos serán acribillados por doquier. Cremas, vacunas, etc., realizadas a base de fetos abortados, y todo, legalmente, con el aval de la CDF, es decir, la Iglesia Católica.

¿No se ha cansado Nuestro Señor Jesucristo de decir: ¡Hipócritas!? Si, en eso se han convertido los dirigentes de la Iglesia. El deber moral radica en que: si sabemos que el origen de la vacuna es ilícito, no debemos ponernos esa vacuna, así, lisa y llanamente. Ese es el deber moral, de lo contrario, el fin justificaría los medios y Usted y yo estaríamos avalándolo.

¿Qué haría Usted si ve que a una mujer le están robando su bolso en la calle? ¿Mirar hacia otro lado? ¿Irse por el lado contrario? ¿O, al menos, gritando intervendría? ¿Qué haría?

Si Usted sabe que la vacuna, que tiene una buena finalidad que es matar al coronavirus, está hecha con fetos abortados, ¿Qué haría? ¿Se la pone igual?

Repito, Usted puede ponerse la vacuna, la CDF le está diciendo que si a Usted y al mundo. Aunque su colaboración con el asesinato de fetos sea remota, algo hay.

Gracias a Dios, algo de Fe le queda a la CDF, y habla de aquellos con problemas de conciencia, que puede ser Usted o puedo ser yo, dice en el comunicado:

Quienes por razones de conciencia rechazan las vacunas producidas con líneas celulares procedentes de fetos abortados, deben sin embargo tomar medidas para evitar, por otros medios profilácticos y con un comportamiento adecuado, convertirse en vehículos de transmisión del agente infeccioso. Para evitar cualquier riesgo para la salud de las personas más vulnerables”.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Puede leer:  El sentido de las marchas en Colombia

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

En lo personal, aún no me la pondré, hasta que tenga las suficientes garantías. Eso sí, me lamento por lo que sucederá en Argentina… le abrieron las puertas al aborto.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Foto del avatar

Argentino, analista en Sistemas de la Información.

Click to comment

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Advertisement

DESTACADOS

El nuevo orden mundial (NOM)

Historia del carlismo

Advertisement

Opinión

Los globalistas que es lo mismo que decir comunistas o satanistas (yo prefiero emplear este último término que es mucho más exacto) desplegaron una...

Opinión

Cuando unos de los cimientos filosófico-teológicos y morales edifican su casa sobre arena, las lluvias y vendavales la derriban o la dejan tan desolada...

Opinión

Más de un millón de moros pululan por nuestras calles, y digo pululan, pues la mayoría no trabajan. ¿Para qué, si en España se...

Opinión

Si la venta del cuerpo como mercancía se llama prostitución, también se podría llamar así al acto de vender el alma —la dignidad, el...

Advertisement

Copyright © 2023. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.