Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Análisis

Jugando a ser dioses

Es necesario emprender urgentemente una rehumanización como tarea esperanzadora para la reconstrucción de las personas y sociedades deshumanizadas.

Imagen con licencia Pixabay

“Científicos españoles crean en China 132 embriones con mezcla de mono y humano, originando lo que se denominan quimeras”.

El pasado 15 de abril de este 2021, se publica en la revista Cell el primer trabajo en el que se describe la producción de híbridos humano-mono. Se inyectaron en embriones de mono (Macaca fascicularis) un tipo particular de células pluripotenciales humanas. Células pluripotenciales expandidas que tienen un potencial quimérico mejorado, es decir, mayor capacidad de desarrollarse en el embrión animal huésped. En el trabajo se ha comprobado que las células pluripotenciales sobreviven, proliferan y generan varias líneas celulares en el embrión de mono in vitro.

La investigación ha estado liderada por el español Juan Carlos Izpisúa, director del laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk de California (EEUU). Pero por cuestiones legales esta investigación la lleva realizando desde hace años en China, suscitando sus resultados un enorme debate ético sobre la creación de quimeras de embriones híbridos humano-mono. Muchos se han negado a admitir que esto pudiera estar sucediendo y adoptan la actitud del conocido dibujo del mono que ni oye, ni ve, ni habla.

Por el contrario, la doctora Mónica López Barahona, especialista en bioética, explica en una entrevista, las consecuencias que se derivarían y pone el ejemplo del experimento realizado al introducir células de una codorniz en una gallina. Con asombro vieron como la gallina adoptaba comportamientos propios de la codorniz. Del mismo modo al introducir células humanas que van a ir a colonizar todos los tejidos del animal receptor, se le va a dar a éste condición humana aunque no lo sea.

Publicidad.

Según afirma el grupo de Izpisúa, los embriones de mono humano no estaban destinados a crecer hasta la madurez y por eso, aseguran haberlos destruido. También afirman que el fin con que han realizado sus investigaciones es por hacer un bien pues consideran que  los embriones quiméricos pueden ofrecer una solución a los problemas éticos que dificultan los experimentos con embriones humanos. Eso podría conducir a nuevos tratamientos para enfermedades congénitas. Esta investigación en particular dice haberse inspirado en el deseo de cultivar órganos humanos en los cuerpos de los animales, desde donde eventualmente podrían usarse para trasplantes y de ese modo aliviar la prolongada escasez mundial de órganos trasplantables podría salvar muchas vidas. Solo en Estados Unidos, más de 100,000 personas están en listas de espera para recibir un órgano. Lo que, al parecer hace China para suministrar órganos “frescos”, con la aquiescencia de países y especialistas, para personajes con suficiente capacidad adquisitiva, es tan terrible que me siento incapaz de contarlo.

Visto que vivimos en una época en que el dios dinero está en lugar tan predominante que es al que se adora y escucha, los valores éticos sobran, no es que no se les tenga en cuenta, es que molestan. Nos planteamos, por ello, unas dudas al respecto de estas investigaciones:

  1. No podemos dejar de pensar la motivación que en este trabajo tiene el dinero y la fama y no tanto el bien de la gente, porque si así fuera, se dedicarían a buscar solución para tantos casos de enfermedades raras a los cuales por afectar a pequeños colectivos cada uno, no les prestan atención al no resultar rentable el esfuerzo.
  • Es difícil creer que hayan destruido los embriones. Llevan muchos años tratando de sacar estas investigaciones adelante, yendo de laboratorio en laboratorio buscando lugar cuya legislación no las impidiera, hasta recalar en China. No es creíble que tiren por la borda un trabajo que tanto esfuerzo y tanto dinero ha costado. Esto plantea a su vez dos supuestos:

b.1) Que si de verdad los investigadores han destruido esa quimera, han destruido una parte humana. ¿Esto no es punible? Supongo que en la sociedad actual, no, como tampoco lo son los millones de bebés abortados en el mundo que posiblemente aumentarán, ya que el católico Biden ha puesto fin a los límites del uso de tejido fetal para investigación.

b.2) Si fuera cierta la destrucción de embriones, plantea una gran contradicción con lo que exponen como su objetivo: conseguir donantes de órganos, porque para ello tienen que permitir que crezcan y se desarrollen.

  • Pero, si por el contrario, continuaran estimulando el crecimiento de esta quimera, llegarían a obtener un sub-humano, un Epsilon, como los que describió Aldous Huxley en su libro Un mundo feliz.

En él describe una sociedad en la que los  seres humanos se cultivan en laboratorios en el que están diferenciados por castas: Alfa, Beta, Gamma, Deltas y Épsilon, siendo los Alfas la cumbre, el nivel más alto de la especie humana, son inteligentes, altos, apuestos y guapos. Su papel social consiste en ocupar cargos de dirección en la tecnópolis y en realizar las tareas más complejas y que requieren mayor habilidad mental.

La casta siguiente son los Betas. Estos también cuentan con una inteligencia avanzada, pero menos que la de los Alfas. Su trabajo consiste en hacer tareas complicadas, pero que no requieren tanta agudeza como las de los seres superiores.

Los siguientes en la escala son los Gammas. Estos tienen una inteligencia media, y su misión es normalmente trabajar en fábricas, hospitales, etc.

Publicidad.

En cuarto lugar se encuentran los Deltas, individuos de escasa inteligencia, operarios manuales que trabajan en fábricas y apenas muestran interés intelectual.

Por último se encuentran los Epsilons, humanos estúpidos con inteligencia casi animal y sin capacidad alguna de razonar que realizan las tareas más sencillas en la comunidad: servir a las demás castas, subir y bajar ascensores, etc.

  • Éste, el de los Epsilon, sería el nivel del embrión creado por Izpisúa si lo desarrollara completamente. Yo supongo que el continuar el proceso es un reto, un afán difícilmente controlable para un investigador que se ve creador casi de la nada de un ser nuevo ¿No se dejará arrastrar por la tentación de culminar su obra?¿Y después, no seguirá perfeccionando el proceso hasta conseguir la escala humanoide? ¿Y, por último, todo ello no le llevará a creerse Dios Creador?

Escribe Huxley que todos esos seres viven en un mundo feliz porque todos son permanentemente felices permaneciendo cada uno en su casta y sin salirse de ella. No hay guerra ni pobreza, tampoco familia, diversidad cultural, arte, avance en la ciencia, ni en la literatura ni en la filosofía. Naturalmente que todo esto que ya vamos viendo introducir en la sociedad, nos lleva a pensar en lo que sibilinamente y poco a poco tratan de incrustar en nuestras mentes adelantándonos lo maravilloso que va a ser el mundo cuando se implante la Agenda 2030 en la que todos también viviremos en un mundo feliz.

Ocultan, claro lo de las castas, pero se ve venir cuando dicen, por ejemplo, que no se podrá viajar en avión para no seguir maltratando al planeta, pero ellos seguirán haciéndolo y les pagaremos el gasto. O cuando deciden por nuestro bien, naturalmente, que no debemos comer jamón serrano porque tendremos una subida de colesterol, pero ellos se atiborran de los de clase superior, los 5 J, porque para eso son Alfa.

¿Quiénes son los Alfa? No, no son los que por aquí suenan o caminan desfilando como si lo fueran. Estos todo lo más son Deltas con suerte, que actúan de Epsilon de los verdaderos Alfa. Los Alfa de verdad, por el poder que tienen, son los Rockefeller, Kellog, Mellon, Ford, Carnegie, Agnelli, Mac Cormick, Soros, Gates, etc. promotores de la globalización y de la Agenda 2030, −parte importante de aquélla−; los que seducen a los pueblos con peligrosas utopías para después esclavizarlos.

Publicidad.

En el año 2010, Roger Scruton[1], uno de los filósofos más profundos, sugerentes e interesantes del mundo de hoy, publicó The uses of pesimism and the danger of false hope (“Usos del pesimismo. El peligro de la falsa esperanza“, Ariel). En este libro Scruton advierte del peligro de que, ante la pérdida de convicciones morales y políticas que sufren nuestras sociedades occidentales, los individuos se dejen engañar por los que llama “optimistas sin escrúpulos”, vendedores de falsas esperanzas que se presentan dispuestos a redimir a los hombres y a establecer el Reino de Dios en la Tierra, cuando lo que buscan es seguir abusando de los pobres crédulos.

Scruton anima a las gentes de buena voluntad que quieren preservar los valores de la cultura europea a afianzarse en sus convicciones y a hacer uso de un pesimismo razonable para “restablecer el equilibrio y la sensatez en la dirección de los asuntos humanos”, y para frenar las peligrosas consecuencias que podrían derivarse de la toma del poder de estos ilusionistas utópicos capaces de cualquier cosa para no renunciar a sus sueños irrealizables.

Es necesario emprender urgentemente una rehumanización como tarea esperanzadora para la reconstrucción de las personas y sociedades  deshumanizadas. Hay que elegir, como decía Chesterton, entre la LUZ y la oscuridad. Debemos volver nuestra mirada al único Dios Creador que nos llamó “seres humanos” (Gn 5:1-2) y tengamos presente las palabras del gran Papa polaco:

Sin Dios la sociedad acaba deshumanizada

Publicidad.

[1] Sir Roger Vernon Scruton, FBA, FRSL ​​ fue un filósofo y escritor británico especializado en la estética y la filosofía política, particularmente en la defensa del tradicionalismo político. Fue editor desde 1982 hasta 2001 de The Salisbury Review, una revista política conservadora.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

RAFAPAL: EL CARLISMO

Publicidad

Análisis

Es principalmente el pecado o mal moral lo que hace que en una economía capitalista se concentre la riqueza.

Análisis

Más que una bioética necesitamos una biopolítica que responda a la pregunta si es ético que se gasten miles de dineros públicos.

Análisis

Milei predica una falsa solución a los problemas sociales y económicos de la Argentina.

Análisis

¿En qué sentido se puede considerar a George Soros y a Alexander Duguin como dos caras de una misma moneda?

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box