Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

Siete pistas útiles para identificar a los auténticos extremistas del mapa político

Ya va siendo hora de devolverles esa etiqueta a quienes más se la merecen.

Una de las falacias más extendidas en la política y en los medios de comunicación es la que califica como «extremistas» a quienes defienden ideas muy legítimas.

Esa calificación casi siempre consiste en hablar de «extrema derecha». Para la mayoría de los medios de comunicación, la «extrema izquierda» no existe, por muchas barbaridades que digan quienes merecen ser calificados así. Pero si defiendes causas tan nobles como los valores cristianos, la vida de los niños por nacer, la familia, el amor a la Patria, la libertad de educación o la propiedad privada, entonces te llaman «extremista». Una calificación que a muchos nos rebala como el jabón a estas alturas. Pero ya va siendo hora de devolverle el adjetivo a quienes realmente se lo merecen. Vamos a repasar a continuación algunas pistas que nos pueden ayudar a identificar a los verdaderos extremistas del mapa político, a través de las cosas que dicen y hacen.

1. Extremista es apoyar a dictaduras, también a las de izquierdas

Es algo muy habitual ver apoyando a dictaduras comunistas a los mismos que llaman «extrema derecha» a la derecha democrática. La realidad es que no hay cosa más extrema que apoyar a los regímenes totalitarios que aún existen (todos de izquierdas), entre los que se cuentan Cuba, Venezuela, China, Corea del Norte, Nicaragua, Vietnam y Laos. El fascismo llegó a su fin hace muchos años, pero más de 1.500 millones de personas, el 20% de la humanidad, viven aún hoy bajo dictaduras comunistas. ¿Y vamos a aceptar que nos llamen «extremistas» los que apoyan a esos regímenes criminales? Pues no.

2. Extremista es negarse a condenar los crímenes del comunismo

Hoy en día, en nuestra sociedad hay un claro rechazo por los crímenes de genocidio cometidos por el nacional-socialismo, un rechazo absolutamente justo y necesario. No ocurre lo mismo con los crímenes de genocidio cometidos por las dictaduras comunistas, que acabaron con las vidas de más de 100 millones de personas. A día de hoy, gran parte de la izquierda, incluso la que presume de «moderada», se sigue negando a condenar esos crímenes. En marzo de 2021, toda la izquierda -incluyendo los que se dicen «socialdemócratas»- votó en contra de una condena de los crímenes del comunismo en el Parlamento español, incluso afirmando que los comunistas fueron «luchadores por la libertad», a pesar de que ese movimiento totalitario ha sembrado el mundo de dictaduras. Es la misma izquierda que llama «extrema derecha» a quienes sí condenan los crímenes del comunismo y los del nazismo. Esa izquierda sí que es extremismo puro y duro.

3. Extremista es promover el odio al Cristianismo

Aunque muchos lo ignoran, el Cristianismo es la religión más perseguida del mundo. Aún en la actualidad, ante la ignorancia de gran parte de la humanidad, cada año miles de cristianos son asesinados por su fe. La mayoría de los países en los que los cristianos son perseguidos son dictaduras comunistas y países confesionalmente islámicos, según datos de la ONG Puertas Abiertas. Mientras eso ocurre, una gran parte de la izquierda occidental insiste en seguir promoviendo el odio a los cristianos, un odio que no sólo da lugar a agresiones contra los fieles de esa religión y contra sus lugares de culto, sino también a la violación del derecho fundamental de las familias a educar a sus hijos conforme a sus convicciones. Lo extremista es promover y apoyar la cristianofobia, y no el mero hecho de querer vivir de acuerdo con los valores cristianos.

4. Extremista es llamar «derecho» a asesinar a inocentes

Una de las mayores perversiones morales de nuestro tiempo es la que consiste en llamar «derecho» o «libertad de elección» al cobarde asesinato de los seres humanos más inocentes e indefensos: los niños por nacer. Quienes promueven ese crimen lo hacen, a menudo, pisoteando la evidencia científica sobre el inicio de la vida, e incluso negando que un niño por nacer sea un ser vivo, lo cual es el colmo del disparate desde un punto de vista científico. Este crimen es, a día de hoy, la mayor causa de muerte de seres humanos en el mundo, con 42 millones de víctimas al año. Llamar «derecho» o «libertad de elección» a eso es una monstruosidad. Lo razonable y sensato es defender la vida: lo extremista es apoyar la cultura de la muerte.

Puede leer:  Entre la histeria provocada, el tema médico, las conjuras y la miseria económica

5. Extremista es considerar legítima la violencia contra tus rivales políticos

Este fenómeno está siendo cada vez más frecuente en Occidente, y no por parte de la extrema derecha (puramente marginal), sino de la extrema izquierda. Lo vimos en 2020 en EEUU con la ola de violencia promovida por los llamados «antifas», incluyendo asesinatos que fueron blanqueados por algunos medios. Lo vimos también en Europa con las algaradas de la extrema izquierda por esas mismas fechas. Y en España también lo hemos visto con la larga ola de violencia mafiosa de la ultraizquierda contra Vox, un partido de derechas que defiende sus ideas por medios democráticos y pacíficos. Las agresiones contra ese partido incluso fueron justificadas por miembros del gobierno de coalición formado por socialistas y comunistas y presidido por Pedro Sánchez. Son los mismos socialistas y comunistas que llaman «extrema derecha» a los agredidos.

6. Extremista es poner la ideología sobre la biología y la salud

En aras de la corrección política y la ideología de género, se nos pretende imponer la idea de que la biología es irrelevante para determinar el sexo de una persona y que lo importante es su mera autopercepción. Este disparate anticientífico se está imponiendo en centros educativos incluso a costa de amenazar a las familias que se niegan a aceptar ese aberrante adoctrinamiento para sus hijos. Lo extremista es querer imponer ideas anticientíficas sobre la sexualidad en aras de la ideología de género, violando derechos fundamentales de las personas. Y lo más extremista es poner en peligro la salud y las vidas de menores de edad con una infame e irresponsable promoción de la transexualidad en las escuelas, intentando convencer a niños y adolescentes aún intelectualmente inmaduros de que se hormonen y se sometan a operaciones que ya han desgraciado las vidas de muchas personas.

7. Extremista es creer que hay víctimas de segunda clase por su sexo

A menudo, los que se dicen «moderados» establecen víctimas de primera y de segunda clase en la violencia doméstica, hasta el extremo de silenciar los asesinatos de niños cometidos por mujeres, simplemente porque no encajan dentro del concepto ideológico de la «violencia de género», que prejuzga cualquier violencia de un varón contra una mujer como una manifestación de opresión contra todas las mujeres. Los promotores de ese concepto ideológico buscaban trasladar la tesis marxista de la lucha de clases a los sexos, y mucha gente que se dice de centro y de derecha se ha dejado imponer esa idea por miedo a ser señalada por la izquierda. La misma izquierda que ha utilizado ese concepto ideológico para violar el derecho a la presunción de inocencia de los varones y la igualdad ante la ley, otros dos derechos fundamentales que son erosionados en aras de los dogmas ideológicos de la izquierda.

Este artículo se publicó originalmente en https://www.outono.net/

COMPARTE:

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Foto del avatar
Escrito por

Contando Estrelas es un blog personal creado en 2004 y publicado desde España.

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Opinión

El caso es que entre la disidencia chusquera, entre los presuntos despiertos que presumen de estar iluminados...

Análisis

                                                                                     Alberto Buela Resumen:                   En nuestros días la economía ha reemplazado a la política como ciencia arquitectónica de la sociedad. La new left ha renunciado,...

Opinión

Para este señor el problema de la inmigración NO existe, el de la islamización tampoco y el de la seguridad publica aún menos. Son...

Opinión

Un partido, o partida, más bien una piara, de delincuentes políticos, a los que España les importa una mierda.

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.