Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

Progreso: una quimera

La idea de progreso propiciaría milenarismos, es decir, formas nuevas de milenarismo religioso.

Imagen con licencia Pixabay

La idea de que el mundo progresa conforme los avances científicos y tecnológicos es una consecuencia última de la teología cristiana.

En Oriente ha primado siempre una visión cíclica del mundo, es el eterno retorno de Nietzsche, basado en las filosofías de esos lares que se guiaban por los ciclos de la naturaleza. Ciclos que se acaban, como el invierno, pero que luego dan lugar a la primavera.
El judaísmo, y más adelante el cristianismo, inauguraron una visión teleológica, es decir, que el sentido del mundo nace de un principio, que es Dios, se encarna en el Israel unificado (judaísmo) y posteriormente (cristianismo) en Dios hecho hombre, Cristo, que ha de venir al fin de la historia para cerrar la etapa de la evolución cósmica. No hay etapas cíclicas nítidas, hay una evolución ascendente (en el cristianismo, germen de la sociedad occidental, evolución Paraíso-caída/Redención de Cristo/Segunda Venida-Juicio Final. Y así se completa la historia).

El surgimiento de la ciencia moderna, separada de la teología, en el siglo XVII fue propiciando una visión optimista y segura acerca de que los conocimientos que nos proporcionaría la ciencia, en principio unida y luego ya alejada de la religión, supondría una evolución de la sociedad hacia mejor. Caló esa nueva visión teleológica, pero secularizada, en los filósofos franceses de la Ilustración, que borraron la noción de pecado original, según la cual los cristianos no creen en el paraíso terrenal, sino en el celestial. El pecado nunca inaugurará una utopía.

La idea de progreso propiciaría milenarismos, es decir, formas nuevas de milenarismo religioso (basado en unextraño versículo de la Biblia sobre unos supuestos futuros mil años de paz en la tierra), secularizados. Bebían todos de los primeros milenarismos medievales, principalmente el de Joaquín de Fiore, creyendo que llegaría un paraíso terreno.
Así la idea de progreso, primero se basó en las fijistas ideas del universo perfecto newtoniano y el evolucionismo de Darwin —cuya lectura sesgada fundamentaría el liberalismo depredador—, sumadas a los innumerables avances científicos de la Revolución Industrial del XIX, en una globalización decimonónica que parecía haber dado final a grandes guerras en Europa.

Pero algo se rompió a comienzos del siglo XX. La nueva teoría de la relatividad de Einstein y el surgimiento de la física cuántica barrieron por completo el determinismo newtoniano, surgiendo nuevas dudas en un universo más desconocido, sobre todo para aquellos que daban por terminada ya la era de la física.

La Primera Guerra Mundial demostró que la dialéctica de estados seguía imperando frente al intento anglosajón de primar la economía sobre la guerra. La ‘Belle Époque’ parecía llegar a su fin.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Los nuevos milenarismos nazi y bolchevique parecían prometer un nuevo paraíso en la tierra, frente a los excesos del liberalismo. Uno duró doce años, otro ochenta, con resultados bien sabidos. 

Sorprende pensar que mucha gente siga creyendo en la idea religiosa secularizada del progreso ilimitado en este mundo, lleno de mezquindades. Nos venden transhumanismo y una nueva era poshumana los intelectuales ajenos a la realidad de los Imperios; el liberal, USA, el autocrático pseudozarista de Rusia y el autocrático ultracapitalista de China. Y todo mientras Europa decae sin remedio ante su baja natalidad y el Islam, con su fundamentalismo, parece ser el futuro.

Puede leer:  Si la Iglesia Católica se inspira en la ley divina, ¿cómo va a ser perjudicial su santa doctrina para el buen gobierno de un Estado?

Nadie sabe que pasará en el siglo XXI. Pero no existe el progreso ilimitado basado en la idea del buen salvaje rousseauniano. El paraíso trasciende lo que conocemos. ¿Y qué pasará con Europa? Sin mirar a su historia, sin apreciar su cultura, como ocurre hoy en día, no tenemos futuro.

COMPARTE:


EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 12.000.000 de páginas vistas anualmente en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en Telegram: t.me/tradicionviva / Facebook: @editorial.tradicionalista / Twitter: @Tradicion_Viva / Youtube: youtube.com/c/tradicionvivaTv / Suscríbete a nuestro boletín digital gratuito, pulsa aquí.

Publicidad.

TE NECESITAMOS: Google nos ha censurado la publicidad por ser peligrosa nuestra información. Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política por lo que puedes  colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Escrito por

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NUESTROS LIBROS

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.
Publicidad

DESTACADOS

EN AMAZON

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Publicidad

Opinión

En puridad, hoy no hay ya ideologías, sólo disfraces de mercadotecnia electoral.

Opinión

¡Que asco más grande! ¡Qué manera de ridiculizarse! Ayer, “Don Almeja-Carmena”, alcaldito pepero de Madrid, “celebraba” el “gaymonio” de un tal Euprepio Padura con...

Opinión

Por Ramiro Grau Morancho. Nuestro amado líder, ha encargado la producción de una serie, docudrama, o lo que sea, titulado “Las cuatro estaciones” rememorando...

Opinión

Solamente la miserable “ley del silencio” imperante en los diversos medios de intoxicación de masas y de desinformación impiden que diariamente sea noticia de...

Publicidad

Copyright © 2022. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.