Opinion

Transición ginecológica (léase escatológica)

Odian los toros, la caza, y han hecho polvo la industria del diesel, cuando no dejan de regar a 9.000 metros de altura todos los gases con efecto greenhouse con el Falcon.

Pura mayéutica –obstetricia- socrática del siglo IV, madre de la matronería, el embarazo, el parto, el puerperio y la neonatalidad, digo yo que será esto de la transición ginecológica de género y caso, que nos traen estos patéticos adelantados de Segovia o avisadores numantinos, porque otra cosa, la verdad resulta chocante cuanto menos. ¡Ah, la ironía socrática! ¿Andarán buscando la sabiduría latente con el diálogo que dicen entablar con los separatistas? Porque lo que es la otra…

Odian los toros, la caza, y han hecho polvo la industria del diesel con amenazas sin velar, cuando no dejan de regar a 9.000 metros de altura –aunque les llamen pies cuando los multiplican por 3,28- todos los gases con efecto greenhouse –Jet A y Jet A 1- con el Falcon, señores, que quema queroseno, como todos los aviones jet, porque los de hélice, además, riegan de plomo antidetonante y antidemocrático –Avigas 100, 130- los cielos y los mares, que no dejan de ser tan biosfera como la de tierra y encima la mayor reserva de biodiversidad de nuestro mundo mundial.

Para que se hagan una idea del volumen de la frágil biosfera terrestre, la biosfera aérea, de tres kilómetros de grosor sobre mar y tierra, cabría en un cubo de 1.150 km de lado y la acuática –donde reside la mayor biodiversidad del planeta- de cuatro kilómetros de grosor medio, cabría en otro cubo de 1.100 km de lado, que es la distancia lineal y recta entre Viena y Paris. Las dos sumadas, cabrían en un cubo de 1.560 km de lado: 1.560 x 1.560 x 1.560. Eso es todo su volumen, en un planeta de 6.371  km de radio medio, 12.742 km de diámetro y un perímetro ecuatorial de 40.000 km. Háganse una idea de lo que representa.

Lo de Paris de 2015, que sigue procurando reuniones, vete a saber para qué –la claudicación definitiva- les trae al fresco. Ni se lo plantean. ¿Será eso la transición ginecológica que dicen, o tanta hembra de ministra? Ahí bajan la cerviz y el trasero, cierran los ojos y meten la cabeza bajo el ala y se tragan lo que les den, eso sí poniendo a Trump todo lo verdegay que les indican los periodistas que tanto saben.

Les parece ideal fomentar los vuelos baratos que se suman diariamente a los cuarenta millones de ellos anuales –cada vez más baratos- poniéndolo todo perdido de CO2 en el peor de los escenarios, a la peor altura –evitándole el viaje de subida para su peor efecto- mientras aquí, en tierra andan con la bicicleta y el patinete asesino creyendo que es lo adecuado y que nos va a traer mucho bien. ¿T’amos tontos?

¿Qué decir del fomento de los cruceros brutales para ir a tomar la misma tortilla y el mismo jamón de York a un cuadrante del perímetro terráqueo, o a 10.000 km, allá por el Caribe o las Antillas? ¿Parece que hay un derecho al turismo de masas cuando crecemos cada año 70.000.000 de nuevos habitantes en la Tierra y nadie renuncia a nada, o creen no renunciar? Antes crucero era sinónimo de lujo, caviar y cosas así… Jamás a plazos. Ahora es cosa de menos entidad, bermudas y gorritos de colores… y a plazos. La pera.

Digo esto porque estos buques-hormiguero, que se llaman Celebrity, Sinphony y cosas de esas tan chulas, y que vomitan en los puertos de acogida –que cualquier día no les dejan bajar como si fuesen pateras- ingentes cantidades de desplazados con el bocadillo bajo el brazo, se gastan unos motores alimentados con bunker –cierto cuasiresiduo- de cien mil caballos y queman cada día 240m3 (240 toneladas) de combustible.

Claro, han costado 900.000.000 de dólares construirlos a los inversores y no pueden parar. Ahí está el negocio y prescindir de él sería una pérdida enorme, no exactamente para el público en general. Pues de esos hay cientos.

Sumemos a estos los grandes transportes mercantes de contenedores o de granel mineral, áridos y de grano, también por cientos, si no por miles, y los grandes petroleros en su lento desplazamiento durante semanas, como los barcos pesqueros por miles con las emisiones que producen y que en Paris se obviaron muertamente y veremos cuán ridículo es que andemos aquí con el pie de rey midiendo la longitud de las faldas y la cosa de los gases, si no es para otro negocio floreciente, el del parque móvil eléctrico, a pilas –que esa es otra- con el pretexto del CO2, y tirar los vehículos de gasolina al contenedor amarillo. ¿Vamos a tirar también los grandes camiones de quince y más toneladas, o les vamos a poner pilas para subir el Pajares?

Transición ginecológica, antropológica, ginecoantropológica, o parálisis infantil, al gusto, la que mejor les parezca, porque vamos de cabeza y empopados, ya inmersos en un desastre climático que no hay quién lo pare y que pagarán, como siempre, primero los más desgraciados y luego -cuando esto sea un baile de tifones, huracanes, inundaciones y sequías, aunque no les guste a muchos concejales, ni al Zapatero- hasta los agiotistas del transporte aéreo y marítimo y sus familias, aunque no fumen y sólo beban agua mineral.

VAMOS DE CULO Y EMPOPADOS. Esto va rápido y la culpa, me temo, no será de nadie, seguro.

Reciba gratuitamente nuestras noticias en su correo electrónico

RecibA en Su e-mail todas las novedades
Ha podido leer este artículo gracias al esfuerzo de quiénes hacen posible TradicionViva, un espacio de análisis y debate lejos de los dogmas de la corrección política, que se sostiene gracias a la generosidad de sus lectores. Si quiere ayudarnos puede hacer un donativo en la Cuenta 0073/0100/52/0498126649 – IBAN ES5100730100520498126649 o realizando una donación pulsando aquí. También puede colaborar remitiéndonos sus colaboraciones, reportajes, artículos de opinión, ilustraciones, reseñas de libros, noticias de tu asociación … a nuestra dirección redaccion@tradicionviva.es.

 

Descarga gratuita

Boletín mensual

Recibe gratis La Tradición de la Hispanidad

Mantenemos tu datos en privado.

Síguenos

¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES Y ENTÉRATE DE TODO LO QUE SUCEDE EN LA HISPANIDAD TRADICIONALISTA!

Facebook

Publicidad