Contacte con nosotros

¿Qué quieres buscar?

Tradición Viva

Opinión

¿Se salvarán los no vacunados?

Dar rienda suelta a una cacería de brujas contra los no vacunados sería cruel e ilógico.

POR JANE STANNUS

George Orwell dijo una vez: “Si el pensamiento corrompe el lenguaje, el lenguaje también puede corromper el pensamiento”. Su punto ha sido probado para él cientos de veces, sobre todo en las últimas semanas, como el Dr. Joseph Meaney muestra su artículo del 30 de julio “La retórica de la ‘vacilación en las vacunas” . El Dr. Meaney, quien se desempeña como presidente del Centro Nacional Católico de Bioética (NCBC), explica cómo el lenguaje con carga ideológica ya se usa contra la gente común que no ha aceptado una vacuna COVID-19. Dicho lenguaje sirve como medio para corromper el sentimiento público hacia estas personas, con miras a segregarlas y deshumanizarlas.

A estas alturas, todos hemos escuchado las frases “vacilación ante la vacuna” y “vacilación contra la vacuna” cientos de veces. La noción de  vacilación,  dice Meaney, indica que los no vacunados están indecisos en cuanto a su curso de acción y están “en necesidad de persuasión o incluso coerción de las autoridades que saben más”. Implica que las personas que no se han vacunado no han reflexionado sobre el tema ni han tomado una decisión personal a la luz de todos los factores conocidos. En cambio, los retrata como “atrapados por miedos irracionales” en un estado de inacción o ignorantemente opuestos a la ciencia. Se sugiere enfáticamente que esas personas atrasadas y de mente débil son dignas de desprecio, especialmente en comparación con las personas iluminadas y seguras que se inscribieron para la vacuna de inmediato.

Ahora, suponga que no está de acuerdo con el artículo del Dr. Meaney. ¿Haría todo lo posible para defenderlo, o demostrar que un lenguaje tan cargado de emociones en realidad  tiene la  intención de avivar el sentimiento popular contra las personas que no están vacunadas?

Publicidad.

Ese, curiosamente, parece ser el curso preferido por  el columnista de National Catholic Reporter  Michael Sean Winter en una publicación de blog la semana pasada. “¿Sabes? Quizás Meaney tenga razón ”, escribe Winter. “Comencemos a reemplazar ‘vacilación por las vacunas’ por ‘estupidez por las vacunas’ o ‘egoísmo por las vacunas’”.

Mmm. ¿A qué otra clase de personas está bien llamar “estúpidos” y “egoístas” en una columna de un periódico nacional? Adictos? No, hay que tenerles lástima, no juzgarlos. Suicidios Ciertamente no. Criminales? Nuevamente, no como un grupo general. Muchos, sin duda, son víctimas de circunstancias que conducen a la delincuencia por razones sociales que escapan a su control.

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

No: las personas que no han recibido la vacuna COVID se consideran enemigos públicos. A nadie se le pide que camine una milla en sus zapatos. A nadie se le pide que sienta empatía por ellos. Las sugerencias de que deben ser tratados con respeto, como seres humanos racionales, son recibidas con indignación, a pesar del hecho de que un poco de compasión incluso podría ayudar a resolver algunas de sus preocupaciones sobre la vacuna, como Michael Brendan Dougherty escribió recientemente en una columna reciente para National Review . No: no debemos sentir ninguna vergüenza por llamar a estos congéneres humanos estúpidos y egoístas.

Puede leer:  Masterplan contra el Magisterio (V); Hasta las brujas sufrieron opresión

De hecho, Winters está de acuerdo en que la retórica utilizada con respecto a los no vacunados tiene una carga ideológica, destinada (aunque no lo dice con tantas palabras) a segregar y deshumanizar. Es más, si se produce otro cierre, Winters dice que los no vacunados serán los culpables, no los que desataron este virus en el mundo, ni los que no prepararon sus sistemas nacionales de salud para emergencias, ni los que insisten en perseguir el imposible cero. Políticas COVID a expensas de cualquier otra preocupación social. Eso es a pesar del hecho de que las personas vacunadas en todo el mundo todavía contraen y propagan la enfermedad, mientras que quienes contraen y se recuperan de COVID desarrollan una inmunidad sólida.

Publicidad.

Donde el Sr. Winters y el Dr. Meaney no están de acuerdo es en el mejor clima para la toma de decisiones. La posición de NCBC es que “las mejores decisiones éticas se toman ‘en el momento’ con base en una buena comprensión de los hechos, cuando las personas no están sujetas a presiones o bajo el control de emociones poderosas”. Parece que el Sr. Winters cree, junto con muchos otros en los medios de comunicación y el gobierno, que aplicar altos niveles de presión y estrés emocional es la mejor manera de ayudar a las personas a tomar decisiones que pueden cambiar sus vidas.

Pero lo que más molesta al Sr. Winters es la declaración del Dr. Meaney de que algunos podrían rechazar las vacunas debido a su vínculo con el aborto. Winters dice que ningún católico puede justificar tal posición, porque tanto el Vaticano como el Papa han declarado que los católicos pueden tomar las vacunas con buena conciencia. Además, el Papa dijo en una entrevista que cree que todos deben vacunarse, que es “la elección moral”.

Mentes más grandes que la mía no están de acuerdo en si las deliberaciones de Roma sobre este asunto demuestran los rigores teológicos que merece un tema tan importante. En cualquier caso, los comentarios casuales del Papa en una entrevista difícilmente pueden invocarse como una imposición de la obligación universal de vacunarse bajo pena de pecado.

“En la duda, libertad”, como dice el refrán. Cada individuo tiene la responsabilidad de formar su conciencia y actuar en consecuencia. Y los requisitos de conciencia se aplican no solo a las preocupaciones éticas sobre la procedencia de las vacunas, sino también a la decisión de aceptar por uno mismo o de dirigir a quienes están bajo su cuidado a aceptar un nuevo tipo de intervención médica que conlleva una cierta cantidad de riesgo y potencial. , efectos secundarios aún desconocidos.

Publicidad.

En la obra de Robert Bolt  A Man for All Seasons,  hay un momento en el que el bien intencionado duque de Norfolk le suplica a su amigo Sir Thomas More que preste el juramento de supremacía, señalando todos los nombres de los grandes y buenos que han prestado el juramento. . “¿No puedes hacer lo que hice y venir con nosotros para tener compañerismo?” implora.

Puede leer:  «La crisis del coronavirus muestra que es hora de abolir la familia» [sic]

Sir Thomas se conmueve, pero su réplica es incontestable: “Y cuando estemos ante Dios, y seas enviado al Paraíso por hacer según tu conciencia, y yo estoy condenado por no hacer lo mío, vendrás conmigo, porque ¿compañerismo?”

Esto no quiere decir que alguien pueda enfrentar la condenación por tomar una decisión equivocada sobre si debe vacunarse o no. El problema está lejos de ser claro, y hay muchas cosas que simplemente no sabemos en este momento. Más bien, es para ilustrar a personas como Michael Sean Winters que la responsabilidad individual es solo eso: individual.

Hasta ahora, las personas todavía son libres de aceptar la vacuna o rechazarla. De hecho, debe firmar un formulario de consentimiento. Esto significa que el individuo debe tomar su propia decisión, con suerte no en un frenesí de miedo, sino de una manera informada y reflexiva. Señalar esto, como lo ha hecho el NCBC, no es libertario, no católico o anti-ciencia. Es simplemente un hecho.

COVID tampoco ha creado una situación nueva y sin precedentes en la que las elecciones de cada persona afectan de repente a todos. Las decisiones individuales, desde las más importantes hasta las mundanas —con quién casarse, qué trabajo tomar, qué dieta elegir, qué tratamiento médico seguir, qué camino tomar para ir al trabajo— siempre  han  afectado a todos, directa o indirectamente. Tener que vivir con las consecuencias de las acciones de otras personas es tanto la agonía de la humanidad como su éxtasis.

Publicidad.

Dar rienda suelta a una cacería  de brujas en pánico  contra los no vacunados no solo sería cruel e ilógico. Y ya lo ha hecho, pondría al niño contra el padre, el hermano contra la hermana, el vecino contra el vecino, el trabajador contra el trabajador. Es un acto de violencia contra el tejido de la sociedad, un mal mayor, me parece, que el sufrimiento compartido de la enfermedad.

Esto es lo que el Dr. Meaney está llamando con razón. Los obispos tienen razón al acudir a la NCBC en busca de orientación ética, y uno espera que continúen haciéndolo. Su postura tranquila y racional es exactamente lo que se necesita en este momento.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en crisismagazine.com

COMPARTE:

Publicidad.

EMBÁRCATE EN LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA: Si quieres defender la cristiandad y la hispanidad, envíanos tus artículos comentando la actualidad de tu país hispano, o colaboraciones sobre la fe católica y la cultura, así como reseñas de libros, artículos de opinión… Ya superamos las 10.000.000 de páginas vistas en todo el mundo, únete a nuestro equipo de voluntarios y difunde la verdad compartiendo en redes sociales, o remitiendo tus colaboraciones a redaccion@tradicionviva.es . Puedes seguirnos en:

TE NECESITAMOS: Somos un espacio de análisis lejos de los dogmas de la corrección política; puedes colaborar haciendo una DONACIÓN (pulsando aquí)

Te puede interesar:

🔔Evite la censura de Internet suscribiéndose a nuestro Telegram (pulse aquí)🔔

Click para comentar

También puedes comentar con facebook:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicidad

NUESTROS LIBROS

Revista gratuita

Boletín Gratuito

Reciba gratuitamente en tu correo la selección de artículos del editor.

Agenda

No hay próximos eventos actualmente.

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL (NOM)

HISTORIA DEL CARLISMO

Análisis

Índice 1. Prólogo – p. 2 2. Un año de Tiranía Sanitaria Mundial – p. 5 3. La triple mentira plandémica – p. 8...

Análisis

Debemos abordar tales mandatos con serio realismo sobre la condición humana caída y lo que sucede cuando los individuos poseen demasiado poder sobre los...

Opinión

Estimado “vacunado”: Si me lo permites, te diré un par de cosas, con la esperanza de que puedan serte de alguna utilidad. Para que...

Opinión

La izquierda y sus mentiras también son consecuencias del liberalismo.

Publicidad

Copyright © 2021. Creado por la Asociación Editorial Tradicionalista - redaccion@tradicionviva.es Revista de historia, actualidad y análisis tradicionalista. Editada en Madrid (Spain). Fundación: 2010. - ISSN 2253-8569 - Director: Carlos Pérez- Roldán Suanzes. Director honorario: Jose Antonio Pérez- Roldán y Rojas. TradicionViva.es un espacio de resistencia civil que pretende crear estados de opinión, análisis y debate en donde las imposiciones políticas no existen. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Por ello te pedimos que difundas nuestra publicación, y colabores remitiéndonos artículos y estudios que no tienen cabida en otros medios de comunicación.

Boletín gratuito

Reciba en su correo nuestro boletín digital

(tras cumplimentar el formulario le enviaremos un correo para que confirme la suscripción)

Holler Box